El lío judicial que le costaría más de $12 mil millones a Metrocali

El lío judicial que le costaría más de $12 mil millones a Metrocali

Junio 18, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
Metrocali Mío

La troncal de Aguablanca es uno de los corredores principales del sistema de transporte masivo MÍO. Esta infraestructura, que fue contratada en el 2009 por Metrocali, se sitúa en la Autopista Simón Bolívar entre carreras 28D y 29.

Archivo de El País 

Debido a incumplimientos en los pagos, falta de reajustes contractuales e impactos en la productividad de las obras, Metrocali deberá pagar $27.509 millones al Consorcio CC, encargado de la revisión y ajuste de los estudios y diseños y construcción del corredor centro troncal Aguablanca.

En dicha instancia judicial se resolvió que de la suma total que el ente gestor del MÍO deberá pagar al contratista, $2276 millones son por perjuicios de menor productividad, $12.901 millones por falta de reajustes contractuales y $9980 millones por el no pago de obras ejecutadas.

A dichos costos se suman otros $2350 millones que deberán cancelarse por los costos del proceso. En total, el Municipio deberá desembolsar $27.509 millones.

En sí, en el tribunal de arbitramento se admitieron tres de las cinco pretensiones del Consorcio CC, pues fueron desestimadas las reclamaciones por mayor permanencia y sobrecostos financieros y que, entre todas, sumaban pretensiones por $35.000 millones.

Antecedentes del proceso

Este proceso inició en febrero del 2016 como producto de unas reclamaciones por sobrecostos y perjuicios sufridos por el contratista y que fueron desestimadas por la interventoría del proceso, basándose en conceptos técnicos.

Entre las solicitudes realizadas por el Consorcio CC -compuesto por Conciviles y Conconcreto- a Metrocali durante la ejecución del contrato de la troncal de Aguablanca, localizada en la Autopista Simón Bolívar entre carreras 28D y 29, se estipulaba que debido a problemas en la planeación del proyecto como la falta de diseños y la no disponibilidad de predios se le generó al contratista mayores costos de operación y ejecución de los trabajos.

Las obras de la troncal de Aguablanca fueron contratadas en el 2009, durante la administración de Jorge Iván Ospina, y tenían un tiempo estipulado de ejecución de 19 meses -debían terminar en 2011-. Sin embargo, los trabajos excedieron el límite de tiempo estimado y se prorrogaron durante 54 meses.

En su momento esto fue advertido por la Contraloría Municipal, que en su informe de auditoría de la vigencia 2012 a Metrocali indicó que “la adjudicación de este contrato sin diseños de redes de servicios públicos aprobados, lo que ha causado también el atraso en la construcción de la terminal intermedia Julio Rincón”.

Dicho planteamiento fue reiterado por la Procuraduría durante el tribunal de arbitramento que finalizó el pasado 7 de junio de este año. En el laudo arbitral se estipula que “ese plazo inicial no se cumplió, y es por ello que de 19 meses proyectados se pasó a 54 meses de ejecución, lo cual desborda cualquier principio de planeación y debida presupuestación (sic) de una propuesta económica”.

Lo que dice Metrocali

De acuerdo con la directora de Defensa Judicial de Metrocali, Carolina Cardona, la decisión de los jueces de sancionar el pago de los $27.509 millones “no se ajusta a las condiciones y tratativas del contrato de concesión, toda vez que el Consorcio CC sabía de antemano las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las que se desarrollaría el contrato”.

La funcionaria indicó que “si bien es cierto que el plazo inicial era de 19 meses y el contrato se amplió a 54 meses para la ejecución de las obras, esto obedeció a que se debieron realizar tres adiciones para optimizar las condiciones del contrato inicial; además, el mayor tiempo de permanencia en el contrato fue por solicitudes de suspensión y prórroga solicitadas por el Consorcio CC y esas solicitudes no fueron imputables a Metrocali”.

Cardona indicó que uno de los puntos que se someterá a revisión del tribunal de arbitraje es el fallo en torno a la falta de reajustes del contrato dado que, según Metrocali, en el vínculo original se estableció que no habría lugar a ajustes debido a que las obras se ejecutarían con recursos de la cofinanciación del Banco Interamericano de Desarrollo y en los términos de dicha organización se estipula que los contratos con una duración menor a los 24 meses no son susceptibles de reajustes.

“Además, el tribunal está reconociendo por esta causal $12.901 millones, esto no debe ser así porque, en caso que la solicitud fuera válida, ese valor no puede ser superior a $3484 millones, que eran las pretensiones del Consorcio, o a $1800 millones, que fue lo probado por el perito financiero; lo que se falló fue una suma superior al 370 % de lo pretendido por el contratista”, aseguró Cardona.

Por este motivo, Metrocali interpondrá hoy ante el tribunal de arbitraje de la Cámara de Comercio de Cali una solicitud de aclaración para establecer si debe o no pagar los $12.901 millones correspondientes a la falta de reajustes del contrato de construcción de la troncal Aguablanca.
Teniendo en cuenta esto, la funcionaria señaló que además de la solicitud de dicho recurso de aclaración, adición o corrección, se presentará un recurso de anulación, otro de revisión y, en caso de ser necesario, una acción de tutela para evitar pagar dicha cantidad.

Para el concejal Carlos Andrés Arias los problemas de planeación en las obras de Metrocali “es una de las mayores venas de la corrupción porque no se planea bien una obra, se le da al eventual contratista para que haga diseños pero no se tiene en cuenta el estudio de redes subterráneas y alcantarillado. Cuando empiezan a ejecutarse las obras, los contratistas se dan cuenta que existen estas variables y empiezan a pedir adiciones que, en ocasiones, pueden ser hasta del 50 % del valor del contrato”.

¿Qué es un tribunal de arbitramento?

El tribunal de arbitramento es un mecanismo alternativo de resolución de conflictos, en donde las partes en pugna no acuden a la justicia ordinaria, sino que escogen unos árbitros que dirimen las controversias.

Estos árbitros son especialistas en la materia que está en disputa. En sí, el tribunal de arbitramento entra a dirimir o resolver el conflicto que se está presentando.

Las personas que conforman el tribunal de arbitramento deben estudiar la situación conflictiva y luego toman una decisión respecto a la solución la cual es llamado laudo arbitral.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad