Decenas de ventas ambulantes siguen invadiendo los alrededores del MÍO

Decenas de ventas ambulantes siguen invadiendo los alrededores del MÍO

Junio 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Así lo pudo comprobar Elpais.com.co en un recorrido por estaciones de la Calle 13 y Calle 15, en el centro de Cali, y de la Buitrera y Universidades, en el sur de la ciudad.

Casi 15 días después de que la Secretaría de Gobierno de Cali anunciara fuertes operativos para desalojar a los vendedores ambulantes de los alrededores del MÍO, el panorama no ha cambiado como se esperaba.En un recorrido que realizó Elpais.com.co por las principales estaciones y sectores objeto de la intervención a cargo de 50 policías, se pudo comprobar que aún existen decenas de negocios estacionarios alrededor del sistema de transporte masivo de Cali.En las estaciones de la Calle 13 y Calle 15, en el centro de Cali, se observan decenas de vendedores asentados que ofrecen su mercancía sin ningún inconveniente, mientras los peatones y usuarios del sistema se ven obligados a transitar en medio de los mismos.Sin embargo, en la Buitrera y Universidades la situación no es tan crítica. En el caso de la primera estación, se encuentran principalmente vendedores de artesanías en los muros y en la otra, se pueden contar uno o dos negocios a su alrededor.Frente a este panorama, la subsecretaria de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Esperanza Sandoval, se limitó a decir que "los operativos han arrojado resultados positivos".Pero más allá de ese escueto reporte, lo cierto es que el anuncio oficial volvió a poner sobre el tapete una vieja polémica sobre la forma en que el Gobierno de Cali ha enfrentado el problema de ocupación del espacio público.La directora del programa Cali Cómo Vamos, Arabella Rodríguez, aseguró que los espacios alrededor del MÍO deben permanecer despejados para facilitar la movilidad de los usuarios, por lo que "no se puede permitir ningún asentamiento de ventas". Asimismo, expresó que el espacio público se controla con autoridad y creatividad, algo de lo que, según Rodríguez, carece la ciudad en este momento."En Cali nunca ha existido autoridad, solo se han hecho operativos esporádicos. Finalmente se vuelve a lo mismo, porque no hay un uso creativo y constructivo de ese espacio público", dijo Rodríguez.En ese sentido, la directora de Cali Cómo Vamos manifestó que se debe hacer "un control más permanente", en el que intervengan auxiliares de policía, guardas cívicos y funcionarios de Metrocali, "cuya única relación con el espacio público ha sido construirlo". "Hay una responsabilidad no solo de la Secretaría de Gobierno, sino de la oficina de Metrocali, que no ha promovido cultura ciudadana y no ha hecho campañas de cuidado", explicó Rogríguez, al enfatizar que "faltan estrategias para dignificar esos espacios para los usuarios".También, planteó una alianza con la Policía Nacional, el Programa de Guardas Cívicos, la Secretaría de Cultura y el sector privado para que "de forma lúdica y clara se ratifique el uso de ese espacio para los usuarios del MÍO y no para las ventas ambulantes".Para el veedor ciudadano, Jaír Llanos, la problemática de los vendedores ambulantes alrededor del MÍO es caótica y muy difícil de solucionar, porque las autoridades se "dejaron coger ventaja"."Echarle reversa a eso es muy complicado. Uno no sabe si de pronto son estrategias de los gobernantes para que las cosas se vuelvan caóticas. Es increíble que en Cali tengamos ese panorama tan horrible alrededor de las estaciones del MÍO, no solo en las del sur y centro, sino en todas", dijo Llanos.El veedor estuvo de acuerdo con la directora de Cali Cómo Vamos al expresar que hace falta autoridad y aseguró que desalojar a los invasores del espacio público es una labor que puede desempeñar la Policía, sin necesidad de la Secretaría de Gobierno."En las estaciones hay policías, quienes deben hacer retirar a esa gente, pero el principio de autoridad no funciona. La Policía no debe estar acompañada de la Secretaría de Gobierno, ni de Fiscalía, para hacer respetar el espacio público", puntualizó.Además, agregó que los auxiliares de policía pueden contribuir en esa labor "si son más estrictos", pero descartó que los guardas cívicos puedan ejercerla."Los guardas cívicos no tienen la investidura para retirar a un vendedor ambulante, mientras que los auxiliares de policía, de pronto, si fueran un poquito más estrictos podrían ayudar y colaborar", dijo el veedor, al concluir que hasta el momento nadie asume con responsabilidad la protección del espacio público en Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad