Escuchar este artículo

¿Deberían implementar toque de queda y ley seca en Cali por Halloween?, así está el debate

Octubre 29, 2020 - 02:21 p. m. Por:
Álvaro José Carvajal / Reportero de El País
Cali apagada noche de toque de queda

Imagen de la tradicional Calle 5 en la noche de viernes por toque de queda a inicios de la cuarentena por covid-19.

Foto: El País

Aunque varias ciudades del país y municipios del Valle implementarán el toque de queda y la ley seca para el puente festivo de Halloween, la Alcaldía de Cali ha expresado que, hasta el momento, no se tomarán decisiones en ese sentido en la ciudad.

El pasado martes, el alcalde Jorge Iván Ospina aseguró que en la ciudad están prohibidas las caravanas de vehículos en la noche de Halloween, así como las fiestas en centros comerciales y cualquier evento masivo que pueda generar aglomeración.

El mandatario, sin embargo, ha optado por no decretar medidas más restrictivas por ahora. "Más que la decisión radical de autoridad, es hablarle a la conciencia del ciudadano para que pueda asumirse como un protagonista de la vida", dijo ese día durante la Cumbre Metropolitana que se llevó a cabo en la ciudad.

Esta postura fue apoyada por la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, en el Valle, quienes han pedido constantemente que se eviten medidas que ocasionen limitaciones para la actividad empresarial.

"Siendo coherentes con las solicitudes que hemos venido planteando desde meses atrás, respecto a que la economía, el empleo, no resisten más restricciones y cierres, acompañamos esta decisión", indicaron desde la agremiación a través de un comunicado.

Una posición similar expresaron desde la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodrés, capítulo Valle, el gremio que reúne al sector de restaurantes, cafeterías, pastelerías y panaderías en el departamento.

"Las medidas de toques de queda y ley seca, con todo el respeto que la autoridad se pueda llegar a merecer, son inservibles, porque para el informal, para el desadaptado, para el irresponsable, no sirven y se termina afectando al empresario formal, al empresario que acata todas las medidas", indicó Brany Prado, director ejecutivo de la agremiación.

A estas voces se unió la de Asobares, que reúne a los establecimientos nocturnos. "Si llegaran a poner esta medida para nosotros sería catastrófico", expresó a El País Manuel Pineda, presidente del capítulo Valle de esta agremiación, quien aseguró además que el toque de queda frenaría la economía y la ley seca incentivaría la clandestinidad.

"Ya estamos en un 35 % de establecimientos cerrados. Si este fin de semana ponen toque de queda y ley seca vamos a incrementar son las quiebras de los empresarios, más aún cuando hicieron una inversión para tener todas las medidas de bioseguridad que fueron costosas, casi que remodelar los lugares, implementar cosas nuevas, hacer compra de equipos y capacitar personal", advirtió.

Lea también: Preocupación por cifras de covid-19 en área metropolitana de Cali

El miércoles pasado (28 de octubre) se reportaron 654 casos de covid-19 en Cali. La ocupación de camas en UCI en el Valle está en el 53% para pacientes confirmados y sospechosos de covid-19.  Hay 47% de camas disponibles para pacientes con el virus, según Gobernación del Valle.

Preocupación por pandemia e inseguridad

A pesar de las afectaciones mencionadas por los comerciantes y lo expuesto por el alcalde Ospina, varios sectores siguen abogando por que se apliquen medidas más restrictivas durante el puente de Halloween, ante los riesgos sanitarios y de seguridad que enfrenta la ciudad.

El concejal Milton Castrillón, del partido Conservador, incluso pidió que durante el fin de semana haya patrullajes conjuntos de Policía y Ejército ante la posibilidad de que se presenten actos de indisciplina.

"Cali es un foco de contaminación, volvimos a las cifras de contagio de covid-19 de los meses de mayo y junio, debido a que los ciudadanos no estamos atendiendo las normas de autocuidado y en muchos sectores los protocolos de bioseguridad no se aplican", aseguró Castrillón en el hemiciclo de la corporación.

La concejala Diana Rojas, del partido Liberal, reconoció por su parte que este tipo de medidas han sido sometidas a un desgaste reciente, pues durante casi medio año se implementaron varias veces con el fin de controlar el orden público y atender la emergencia sanitaria, lo que ha provocado que a algunos ciudadanos "les dé igual".

Sin embargo, dijo que ante la problemática de inseguridad y homicidios que presenta la ciudad, considera que la administración debería revisar su posición sobre el toque de queda.

"El toque de queda debe ser aplicado para prevenir fiestas y aglomeraciones en la noche, pero permitiendo que primero las familias puedan salir a comer o pasear con sus hijos. No debe empezar temprano y debe ir acompañado de la garantía de que las autoridades harán controles en las zonas que ya sabemos que son las más problemáticas", aseveró a El País.

Recordó que desde junio hay una tendencia creciente en el número de homicidios en la ciudad, con cifras mayores a las registradas en 2019, por lo que apuntó que la Alcaldía debe concentrar la atención en las zonas de mayor riesgo.

"Está bien que la administración quiera ser permisiva el 31 de octubre, pero creo que no es el momento para bajar la guardia con las cifras de inseguridad y de homicidios que tenemos en la ciudad", puntualizó.

Le puede interesar: Asalto en el oeste prende las alarmas del sector gastronómico por seguridad

Responsabilidad conjunta

Uno de los principales temores de la ciudadanía es que en los locales comerciales se presenten aglomeraciones y se puedan convertir en focos de contagio de covid-19 durante el puente de Halloween.

Al respecto, los gremios enfatizaron en que están trabajando fuertemente para cumplir los distintos protocolos de bioseguridad y sancionar a quienes no lo hagan.

"Tenemos que ser muy duros, por decirlo así, en la cuestión de inspección, de vigilancia y de control. Debemos comprometernos y no debemos ser un comité de aplausos para las mismas empresas, debemos ser veedores de que estas empresas cumplan con todos los protocolos que nos hemos comprometido a implementar en los diferentes pactos", recalcó Prado.

El directivo de Acodrés aseveró además que "ya tuvimos bastante tiempo para vivir el modelo de pedagogía, y si ya a estas alturas no entienden cómo se aplica el protocolo y la importancia del cuidado desde el establecimiento, pues deben ser objeto de sanción. No vamos a estar alcahueteando la irresponsabilidad de unos cuantos".

El presidente de Asobares indicó por su parte que los establecimientos nocturnos no impedirán que las personas puedan ir disfrazadas, pero mantendrán los controles y restricciones vigentes para que no haya aglomeraciones. En varios casos, agregó, se han dejado de incentivar fiestas y concursos que habitualmente se hacían.

"Estamos acompañando a la secretaría de Seguridad y Justicia para que haga los controles necesarios. Si hay algún establecimiento que incumpla, nosotros mismos desde el gremio hemos invitado a la secretaría para que tome las sanciones correspondientes", dijo Pineda, y añadió que le han solicitado a las autoridades más control y severidad con las fiestas y lugares clandestinos.

Desde Fenalco hicieron finalmente un llamado a la comunidad y a la sociedad en general "a entender que la situación actual ya no es solo un tema de limitaciones y restricciones, es un asunto de autocontrol, de disciplina social, de respeto por la vida de cada uno y de todos los que nos rodean".

Hasta este jueves, y poco más de 48 horas de la tradicional noche, la decisión de la administración sigue inclinándose por apostar a la responsabilidad de los ciudadanos. La discusión, sin embargo, sigue sobre la mesa.

Con toque de queda y ley seca

A nivel nacional, los departamentos de Antioquia, Huila y Quindío han decretado toque de queda y ley seca en todo su territorio. En el caso de las dos últimas regiones, el toque de queda solo aplica para menores de edad.

Medidas similares se han tomado en las ciudades de Manizales, Tunja (toque de queda solo menores), Popayán (toque de queda solo menores), Cúcuta (toque de queda solo menores, sin ley seca), Pereira (con su área metropolitana) y Santa Marta, así como varios municipios de departamentos como Cundinamarca y Atlántico.

En el Valle del Cauca se ha anunciado toque de queda y ley seca en Buga, Yumbo, El Cerrito, Candelaria, Calima - El Darién y Buenaventura

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS