Convenio entre Credivalores y Emcali, de nuevo en la lupa del Concejo

Convenio entre Credivalores y Emcali, de nuevo en la lupa del Concejo de Cali

Julio 30, 2019 - 05:32 p.m. Por:
Redacción de El País
Concejo de Cali, imagen de referencia.

Concejo de Cali. Imagen de referencia.

Archivo de El País

Las quejas por las afectaciones que denuncian los usuarios de Empresas Municipales de Cali, Emcali, que acceden a la tarjeta Crediuno por medio de la factura de servicios públicos volvieron a ser centro de un debate en el Concejo de Cali.

El debate de control político se llevó a cabo este martes en el hemiciclo de la corporación y fue citado por el concejal Carlos Andrés Arias Rueda.

De acuerdo con Arias, el servicio “genera unos perjuicios importantes para las personas que lo toman, como el cobro de tasas de interés por encima de usura; o el hecho de que cuando el inquilino de una vivienda adquiere la tarjeta de crédito, no paga y se va del inmueble, este último es el que queda afectado con ese cobro financiero”.

En diálogo con El País, aseguró además que otro gran inconveniente es que el cobro del servicio financiero está “amarrado” al de los servicios públicos y “si la gente no paga completo ambos cobros, le cortan al usuario el servicio público”.

Lea también: Sigue el lío con la Base Aérea: restricciones afectarían obras de Ciudad Paraíso y Corredor Verde

Arias también aseguró que el negocio no es rentable para Emcali, puesto que la diferencia entre el dinero que recauda Credivalores, la empresa encargada de la tarjeta, y el que le debe entregar a la empresa pública es muy alto.

“Hoy a todas las personas que tienen ese servicio financiero les cobran 16.900 pesos de cuota de manejo y 3.700 pesos de seguro. Lo que implica que son 20.600 pesos mensuales por más de 62.000 tarjetahabientes, lo que significa que ellos recogen, al mes, 1.300 millones de pesos —solo en eso— y por 12 meses son casi 16.000 millones, y a las empresas municipales les dan solo 4.000 millones”.

El concejal aseguró que los más afectados son los usuarios de los estratos 1, 2 y 3, que representan el 87% de los tarjetahabientes

“A la gente le ha tocado acudir a 'gota a gota', no le atienden rápido sus peticiones, la reportan en datacrédito, le cortan los servicios públicos, a los propietarios de los inmuebles les afectan el predio porque el inquilino se va”.

El concejal aseguró que pidieron “que se mejoren las condiciones de los usuarios y que se suspenda la aplicación de esa alianza o que simplemente en mayo de 2020 que se puede renovar ese contrato, que no se dé”.

Vea también: Cali, Distrito Especial: ¿en qué localidad quedaría su comuna?

Al respecto, indicó que el gerente de Emcali, Gustavo Jaramillo, reveló que él no iba a generar la prórroga con Credivalores y este tema quedaría en manos del próximo Gobierno.

“Creo que este debe ser un tema que debe asumirse por parte de los candidatos a la Alcaldía, decir qué va a pasar con ello porque es un tema de ciudad importante que está generando unas quejas muy grandes”, puntualizó.

“Crediuno permite a estratos 1, 2 y 3 acceder a crédito formal”

El vicepresidente Comercial de Credivalores, Juan Guillermo Barrera, aseguró a El País que en el debate se vio “un desconocimiento grande del mundo financiero” y que las cifras se manejaron, de cierta forma, de manera irresponsable.

“Emcali, de la mano de Credivalores, fue un pionero en el desarrollo de este modelo de negocio. Después de eso, ese mismo esquema fue llevado a muchas otras ciudades en las que tenemos convenio con otras empresas de servicios públicos. El que más adelante va y el que mejores ingresos genera hoy a través de ese convenio es Emcali”, aseguró Barrera.

El vicepresidente resaltó que el mayor porcentaje de la población que accede al servicio está en los estratos 1, 2 y 3, que no pueden acceder fácilmente a los créditos tradicionales, por lo que el convenio con Emcali les significa una posibilidad de adquirir un crédito sin los riesgos de un modelo no formal, como el 'gota a gota'.

“Emcali le está dando a los clientes una oportunidad de mejorar sus condiciones de vida, porque todas las personas, independiente de su estrato social, requieren del apalancamiento financiero para poder generar una mejora en su vida”, indicó.

Barrera aseguró que el porcentaje de reclamo de los usuarios es menor al 1% y tiene que ver principalmente con falta de educación financiera.

Sobre las críticas hechas en el Concejo por el cobro mensual —$ 16.900 de cuota de manejo y $ 3.700 de seguro—, indicó que no es cierto que este sea una tasa fija y que si el usuario no usa la tarjeta en el mes o el consumo es menor a la cuota de manejo, no se le cobra esta tarifa.

“Nosotros somos la tarjeta, comparados con el segmento, que tiene el menor costo de cuota de manejo. Las tarjetas que atienden más o menos en el orden de los 20.000 pesos. Y nosotros pudiendo cobrar tasa de usura, por lo general estamos por debajo”.

Así mismo, negó que la deuda que la persona asuma por la tarjeta conlleve a una suspensión de los servicios públicos: “la mora de la tarjeta de crédito en nada afecta el servicio público de la empresa”.

Ante la solicitud de los concejales acerca de separar los cobros, Barrera dijo que esto implicaría una logística adicional que llevaría a incrementar los costos.

“En la medida en que yo también pueda ser mucho más eficiente mandando en la misma factura de la empresa de servicios públicos y no tenga que enviar un extracto por aparte, una comunicación por aparte, se me hace mucho más fácil atender esta población. Si se decidiera separar los cobros nos tocaría evaluar el impacto económico y probablemente no seríamos capaces de atender a los mismos precios”.

Finalmente, desmintió que la deuda asumida por un inquilino de un inmueble sea responsabilidad del arrendador una vez que el arrendatario se va de la vivienda.

“El cliente que está de inquilino no le tiene que pedir ningún permiso especial al propietario para poder endeudarse frente a la tarjeta de crédito. Nosotros le preguntamos al arrendatario quién es el propietario del inmueble y le hacemos una llamada contándole el tema, no pidiéndole permiso sino contándole porque no lo tiene que autorizar”.

Agregó, “pero el dueño del inmueble en ningún momento es solidario de la deuda. Cuando el inquilino se va y el propietario —de la vivienda— se acerca a nosotros y nos dice que el arrendatario se fue de la casa y dejó la deuda, nosotros se la separamos, no le vuelve a llegar a la casa y empezamos la búsqueda del inquilino para hacerle la gestión de cobro a él”.

Cinco años de cuestionamientos

No es la primera vez que se hacen estas denuncias. El Concejo ya había presentado incluso testimonios de usuarios que se han visto afectados con los créditos por medio de esta modalidad, en un debate que se llevó a cabo el pasado 24 de octubre de 2018.

En ese debate, los concejales pidieron que se modificara la forma de acceder a los servicios de Credivalores y se revisara el contrato firmado en 2017 entre esa entidad y Emcali; además solicitaron más puntos de atención para los usuarios.

En ese momento, el gerente de la Entidad aseguró que este convenio permite que las personas no accedan al 'gota a gota' y que solo el 7% de los usuarios entran en mora. Así mismo, que ellos no hacen corte de servicios a los usuarios que se atrasen en su obligación con Credivalores.

Sin embargo, los reclamos vienen desde tiempo atrás. Hace cinco años, en julio de 2014, el concejal Juan Carlos Olaya Ciro cuestionó que Credivalores ofrece la tarjeta a quien se lo solicite, sin verificar si es propietario o arrendatario del inmueble.

“La situación se vuelve compleja y demanda la atención de Emcali, cuando propietarios de apartamentos, casas o locales, van a solicitar que la deuda de Credivalores se cobre al arrendatario que adquirió la tarjeta, encontrándose que eso no es posible, pues para la entidad crediticia o financiera es 'comodo' seguir con el procedimiento de cargar el cobro a la factura de servicios públicos”, denunció en su momento Olaya Ciro.

El contrato entre Credivalores y Emcali se firmó en el año 2008. En julio de 2017 se renovó, con la posibilidad de prorrogarlo por tres años más.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad