Escuchar este artículo

Conozca al biólogo que retrata el lado artístico de la naturaleza

Enero 08, 2018 - 11:45 p. m. Por:
Leidy Tatiana Oliveros M., reportera de El País
Historia de biólogo

Francisco López Machado es profesional en biología con énfasis en entomología. Es especialista en docencia y fotógrafo macro de la naturaleza.

Foto: Julián Reina Rodríguez/ Especial para El País

El obturador de la cámara del biólogo entomólogo Francisco López Machado cerró 1, 2, 3 veces para capturar la pequeña mariposa de la especie Hemiargus hanno, pero la foto no salió del todo bien. En el séptimo intento, tras hora y media, pudo obtener la fotografía que lo convenció y que hoy es una de las dos imágenes de su autoría que se publican en el calendario 2018 de la Sociedad Americana de Entomología.

Este es el quinto año consecutivo que las fotos de insectos de Colombia, tomadas por Francisco, aparecen en el calendario de la organización más grande del mundo al servicio de las necesidades profesionales y científicas de entomólogos e individuos en disciplinas relacionadas. A esta convocatoria se presentaron 600 autores de varias partes del mundo.

El año pasado, en la vía Buga- Loboguerrero, este fotógrafo de la naturaleza logró retratar esta bella mariposa (ver foto). Eran las 5:30 p.m. cuando la encontró en medio del pasto de una reserva de la Universidad Nacional. “Es muy pequeña, su belleza es difícil de apreciar de lejos; a la distancia se ve gris y muy chiquita, pero cuando se observa a través de un lente macro, se alcanza a ver todos los detalles”, dice López.

Al parecer, su lente prefiere disparar para fotografiar insectos y orquídeas, más que cualquier otra cosa, pues en los ocho años que lleva alternando su profesión con la fotografía macro, ha acostumbrado a su cámara a obturar casi por inercia cuando estos ‘bichos’ se le aparecen en el camino.

Lea también: ¿Los cóndores del Parque Nacional Puracé están destinados a la extinción?

La paciencia, el amor y la tolerancia han sido claves para lograr buenas fotos. “La fotografía macro es una labor de mucha paciencia, no importa cuántos años lleve haciendo lo mismo. Muchas veces uno necesita de varias tomas para lograr la foto que quiere. A veces se sale a trabajo de campo, se lleva todo el día y cuando regresa no tiene ni una sola foto que valga la pena”, asegura este amante de la naturaleza.

El propósito de Francisco es mostrar los insectos de un lado más artístico. “Quiero que otras personas pueden ver lo que no pueden observar a simple vista y lo que es para ellos desconocido, eso se los quiero enseñar a través de una foto”, resalta.

Asimismo, confiesa que le fascina combinar su profesión con la fotografía y buscar la perfección en cada pieza gráfica. “No hago una fotografía macro solo desde mi profesión (biólogo), sino que trato de hacerla lo más artística posible, me fijo mucho en los detalles, procuro siempre que queden muy bien, para que cuando las personas vean las fotos se puedan sorprender”.

Pero esta pasión no nació de la noche a la mañana. Desde muy pequeño le llamaron la atención los insectos y las plantas. Recuerda que en su casa nunca faltó una enciclopedia de ciencias naturales y como los insectos le fascinaban, leía mucho sobre ellos.

En esa época no sospechaba que podía estudiar biología en Colombia y menos especializarse en entomología (estudio de insectos).

Cuando terminó bachillerato, su inclinación profesional era la arquitectura, pero el gusto por la naturaleza le ganó, al descubrir que la carrera de biología estaba abierta en la Universidad del Valle. Cuando ingresó, el amor por la misma empezó a crecer más y así lo reflejó en su trabajo de grado, el cual fue reconocido en el año 2000 con el Premio Nacional de la Sociedad Colombiana de Entomología. La tesis incluyó la grabación del sonido emitido por varios insectos.

Su predilección por la fotografía se le despertó desde pequeño. “A mi papá le fascinaba la fotografía, hasta teníamos en casa un cuarto para revelar”, anota.

Sus propias fotos las empezó a realizar con una cámara de rollo. Sin embargo, durante un lapso decidió dejarla de lado porque se retó a formar empresa. Tiempo después, cuando llegó la fotografía digital, se enamoró aún más de este campo. “Cuando vi las ventajas de la fotografía digital, decidí retomar el tema. Me compré una cámara pequeña, con ella ya no tenía que ir a un laboratorio, era un proceso mucho más fácil”, asegura.

Poco a poco fue mejorando el equipo de trabajo, lo que le permitió cada vez aumentar la calidad. “Cuando realicé una expedición a Gorgona tuve que adquirir un equipo más profesional. Esta experiencia fue fascinante. Fueron nueve días dedicados solo a hacer fotografías en un entorno totalmente natural”.

Francisco disfruta de todas las salidas de campo, al punto que el amor por la profesión lo ha llevado a tomar riesgos. En el 2013 realizó una expedición con investigadores al Valle del Patía (Cauca), pero “cuando nos íbamos a ir nos advirtieron que no fuéramos solos, pues en la zona había presencia de grupos armados; se sentía una presión muy alta, y aunque logré concentrarme y tomar las fotos, siempre estaba con temor”, comenta López.

En su trayectoria cuenta con imágenes que lo llenan de orgullo y que hoy adornan las paredes de diversas instituciones y viviendas. En unas se debe esforzar más, pero “todas tienen un grado de dificultad que uno tiene que aprender a sortear”, aclara.

Todo el esfuerzo para él vale la pena, pues “es motivo de mucho orgullo participar en el calendario de la Sociedad Americana de Entomología, para dar a conocer lo que me apasiona, los insectos, y la riqueza de nuestro país”, concluye este caleño buscador de orquídeas.

Historia de biólogo

En el jardín de su casa, Francisco logró esta imagen de una orquídea de la especie Catasetum ochraceum, característica de bosque seco.

Francisco López Machado / Especiales para El País

Logros 

En 2016, Francisco participó en la publicación del libro ‘Parque Nacional Natural Farallones de Cali, un tesoro hídrico de Colombia’.

Sus fotos han sido publicadas en el calendario forestal Smurfit-Kappa, fotografía macro de hongos, insectos y flora para 2017, y de agua, recurso vital para el 2018.

Hizo parte del proyecto ‘Guía ilustrada de las orquídeas del Valle geográfico del rio Cauca y piedemonte andino bajo’. Incluyó macrofotografía en campo e invernadero de varias especies.

Para conocer su trabajo o para tomar las clases de macrofotografía, puede buscarlo en redes sociales como Francisco López Machado.

Historia de biólogo

Esta mariposa del Valle del Cauca aparece en el calendario 2018 de la Sociedad Americana de Entomología.

Francisco López Machado / Especiales para El País

Tragedia ecológica

De acuerdo con el profesional López, hay varias teorías por las cuales podrían estar desapareciendo las abejas, una de las más fuertes son insecticidas de última generación que se suponía eran seguros, pero parece que están afectándolas.

Si llegan a desaparecer, sería una tragedia a nivel ecológico y global , porque las plantas dependen de las abejas para su polinización, es decir, si no están, las plantas no pueden producir semillas y en unos años no habría una generación que las reemplace.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS