¿Cómo será la Feria sin Cabalgata? Responde la gerente de Corfecali

¿Cómo será la Feria sin Cabalgata? Responde la gerente de Corfecali

Octubre 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruiz Girón, reportera de El País
¿Cómo será la Feria sin Cabalgata? Responde la gerente de Corfecali

Luz Adriana Latorre, gerente de Corfecali.

Luz Adriana Latorre, gerente de Corfecali, habla sobre lo que le espera a la versión 57 de la Feria de Cali en materia artística, económica y de seguridad.

Hay algo que Luz Adriana Latorre, gerente de Corfecali, tiene claro. Que la Feria de Cali de este año será un éxito pese a la cancelación de la cabalgata y que su reemplazo, la denominada ‘Calle de la Feria’, contará con los requisitos necesarios para que sea un evento seguro. En entrevista con El País, la líder de la organización del evento más importante de fin de año describe un panorama de lo que le espera a la feria en materia económica, cultural y de seguridad.¿Cuáles son las expectativas frente a la Feria de Cali de este año, sin cabalgata?Si bien es cierto que la cabalgata movía una cantidad importante de gente, no solo la cabalgata es feria. Tenemos eventos igualmente emblemáticos como el Salsódromo, que en seis años que lleva, se convirtió en uno de los más aclamados y recordados de la Feria de Cali. Creemos que estamos haciendo una feria en la que retomaremos eventos tradicionales, que tienen una aceptación importante del público, y traeremos un nuevo evento que reemplaza la cabalgata, que es la ‘Calle de la Feria’. Con todo lo que se está diseñando, esta feria será un éxito sin la cabalgata.¿Está descartado su regreso?Para este año las condiciones no estaban dadas para realizar la cabalgata, por temas de seguridad y logística, recordemos, además, que no solo se suspendió por inconvenientes con los jinetes, sino también con el público. Para el próximo año estoy segura que voces que reclaman la cabalgata nos pondrán en la necesidad de volver a revisar el tema y, si es necesario, lo haremos.La apuesta para reemplazar la cabalgata es una verbena popular, que tendrá conciertos hasta más allá de la medianoche, donde habrá consumo de licor. ¿Que garantizará que este evento no se salga de control?La ‘Calle de la Feria’ no fue un evento que nos inventamos porque nos gustó. Ya lo tuvimos en la década de los 80, y habiendo pasado tanto tiempo la gente lo recuerda como algo positivo que quieren volver a vivir. Es un evento que permitirá la asistencia masiva de personas y será gratuito. Lo que necesitamos es adicionar la cuota que ponen los caleños de buen comportamiento, tolerancia y la alegría.¿Cómo fue la selección de los ritmos que estarán en las cuatro tarimas de este evento?Lo primero que dijimos fue que si tendríamos 'Calle de la Feria' indiscutiblemente debía incluirse la salsa, el ritmo que identifica la ciudad. Sabemos que la música del pacífico le encanta a los caleños, son ritmos tan contagiosos y que los hemos escuchado en varios escenarios, un aguabajo, un currulao, que la gente los disfruta. Después vinieron las otras opciones, buscamos una oferta de calidad. Corfecali recibió un buen número de propuestas de otros ritmos que no tienen mucha cabida en la Feria, como los vallenatos, la música popular, el merengue y el reguetton. Con estos cuatro ritmos podemos armar una muy buena tarima crossover, con exponentes importantes de cada género, respondiendo al gusto variado de un gran porcentaje de la población caleña. Y el último ritmo está muy ligado a que los turistas salseros identifican la música de otra forma, pero hay unos ritmos asociados a la evolución de la salsa, como los afro antillanos, guarachas, sones, boleros, que también tienen un público, por eso instalaremos la tarima de vieja guardia antillana, sin que esto signifique que competirá con el evento de Melómanos y Coleccionistas.Lo que preocupa a los vecinos del sector son los desmanes. ¿Qué garantías de seguridad tendrá la ‘Calle de la Feria’?Corfecali no trabaja solo para organizar la Feria. Nos articulamos con Secretaría de Gobierno, Policía Metropolitana, Secretaría de Salud y Tránsito, Dagma, cada uno de ellos hacen su contribución desde lo que les corresponde, para diseñar un evento que nos permita brindarle unas condiciones de seguridad. Lo que no puede poner Corfecali ni las otras entidades es el comportamiento ciudadano. Yo diría que el 50 % del éxito de la Feria depende de cómo se comporte el público.¿Qué decir sobre la seguridad para todos los eventos de la Feria? Hay preocupación en algunos sectores por la difícil situación que enfrenta Cali en materia de violencia...Podemos tomar como referencia lo que sucedió el año anterior. La gente también tenía una preocupación por la inseguridad de la ciudad, sin embargo la Feria no disparó los índices de violencia. Aquí lo que necesitamos es hacer un llamado a la comunidad para que hagan la contribución a que esa percepción cambie.¿Corfecali está satisfecha con el apoyo que le da la Policía? Lo que se ve en la Feria son muchos auxiliares y pocos oficiales profesionales...Hemos presentado esta inquietud ante la Policía y la respuesta que nos da tiene lógica y es que la Feria se concentra en unos lugares, pero la ciudad entera hay que protegerla. Hemos vuelto a solicitarles la asignación de oficiales de mando para eventos que puedan llegar a preocupar como, por ejemplo, la ‘Calle de la Feria’. La Policía seguramente tendrá que hacer unos refuerzos allí. En estos momentos se encuentran haciendo el análisis.Además de que será de noche ¿Qué tendrá de nuevo el Salsódromo?Estamos trabajando con Emcali y Metrocali para iluminar la Autopista con luz blanca, tanto el recorrido como la periferia. También trabajamos en un diseño de luces como parte del show. Nos ocupamos de mejorar el sonido, rediseñamos las paradas del Salsódromo y con ello la coreografía y la distribución de los grupos. Los shows serán más vistosos e incluiremos a bailadores, que no son bailarines de escuela, sino personas que tienen una condición innata para bailar, que lo han hecho toda la vida en viejotecas, salsotecas, establecimientos nocturnos de la ciudad antes de que existieran las escuelas de salsa. Es un tributo al caleño común y corriente, que sabe bailar y lo hace bien.Dicen que la búsqueda de los bailarines ha sido difícil, que las escuelas de salsa no están muy fortalecidas...Llevamos tres meses de ensayos y evidentemente coordinar las coreografías es un trabajo dispendioso. Hay problemas que se detectan, como el sobrepeso en niños y niñas, este año menos que el anterior, que dificultan la respiración y alzadas. Y los expertos, según lo que he aprendido de ellos, hablan de problemas de carácter técnico en algunos movimientos. Hemos querido que los bailarines se acerquen al bolero, al son, y hemos encontrado dificultades, pero esas son grandes oportunidades para que el baile caleño y las escuelas de salsa se fortalezcan. Hay mucho camino por recorrer.Entre círculos conocedores de salsa critican la inclusión de la salsa choke en el Salsódromo. Dicen que no es un ritmo que no se ajusta a lo tradicional de la salsa. ¿Usted qué piensa?Hemos entendido el movimiento de la salsa choke como algo actual, amplio, una realidad de la ciudad. Es un movimiento que, incluso, le ha dado a Cali un reconocimiento gigantesco. Para contarle un ejemplo, acabamos de llegar de una feria en Perú invitados por Proexport y nos preguntaban por la salsa choke, por el tema que la Selección Colombia hizo famoso en el Mundial, por los grupos caleños, con nombre propio. Entonces vemos que la salsa choke se convirtió no solo en un referente nacional, también es internacional, de manera que la vamos a tener tanto en el Salsódromo como en toda la Feria de Cali.El desfile de Cali Viejo tuvo muchas críticas el año pasado por lo que algunos llamaron la pobreza de las comparsas. ¿Qué se espera este año?Lo que hemos tratado es seleccionar a los mejores. Esa debilidad que se vio el año pasado en vestuarios y accesorios, buscamos compensarla dictando tres talleres, uno de vestuario de carnaval, otro de tocados y uno más de maquillaje. Esperamos que con ese insumo que da Corfecali logremos mejorar eso. Para robustecer el desfile, hemos convocado a las colonias nacionales y extranjeras residentes en Cali para que muestren la cultura de su lugar de origen. Estamos definiendo con cuántas comparsas vamos a contar.¿Cómo están las finanzas de la Feria?Faltando dos meses, puedo decir que vamos bien. Empezamos a trabajar el área comercial de la Feria desde abril, sabiendo que tendríamos dificultad por el Mundial de Fútbol. Este fue, durante muchos meses, antes y después del evento, la excusa para que muchas empresas dijeran que los presupuestos se les habían agotado. A medida que se acerca la Feria, las empresas comienzan a sentir la necesidad de participar. Ya tenemos el 52 % del presupuesto. La Feria cuesta cerca de $9000 millones, de ellos ya tenemos $4700 millones, que es el aporte de la Alcaldía. Ahora estamos en la venta de los patrocinios y buscando ingresos adicionales.La gente se queja de los precios altos de los palcos...Yo digo que no son caros, con comparaciones claras. En el Carnaval de Barranquilla el acceso a un desfile es más caro que a un desfile de Feria de Cali. Hay que decirlo, el caleño está esperando que todo sea gratis. Cuando un va a un partido de fútbol o a un concierto, hay que pagar la boleta. Lo que creo es que hay que cambiar el discurso.¿Qué tanto golpeó las finanzas la cabalgata?La cabalgata solo generaba dos ingresos específicos. La venta de gallardetes, que el año pasado sumaron $397 millones, y la venta de boletería en graderías. El evento que reemplaza la cabalgata es gratuito, es decir que allí no tenemos retorno de ese dinero, entonces lo que hemos tenido que hacer es convertirnos en unos vendedores más agresivos con toda la feria de Cali y buscar mercados nuevos, en lo regional y nacional para atraer a los que tienen grandes, medianas, pequeñas y muy pequeñas opciones de inversión. No es un trabajo fácil.Hasta hace algunas semanas, algunos artistas se quejaban por redes sociales porque Corfecali aún les debía recursos por presentaciones o participaciones en eventos de la feria del año pasado ¿Qué fue lo que pasó?La Feria de Cali y Corfecali terminaron con un balance positivo el año pasado. Más de $2000 millones de ingresos, de los cuales $500 millones quedaron para reinvertir en la entidad, el resto fue para el pago de deudas. A todos los artistas se les pagó pronto y a tiempo, los que se quejan, diría yo, no tienen motivo. Si un artista no radicó una cuenta de cobro o la radicó mal, con ausencia de documentos y demás, la cuenta se le puede demorar mucho tiempo, tanto como se demore en aportar los documentos o radicalos como la norma exige. Todas esas quejas no tienen fundamento.¿Qué es lo que usted espera al cierre de la Feria de este año?Al final, lo que esperamos es que el eslogan que escogimos este año 'Cali, capital de la alegría', lo hayamos podido cumplir en cada día de Feria. Necesitamos una feria segura, con calidad artística, técnica, escenica, con un público que sienta que se han cumplido con sus expectativas. Esperamos que Corfecali cumpla con sus proyecciones económicas, con una Feria autosostenible, que nos entregue resultados positivos en todo sentido. Si eso es así, me sentiría totalmente satisfecha y dormiré tranquila el 31 de diciembre.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad