Comerciantes del Columbus tendrán 30 días para desalojar el edificio del centro de Cali

Comerciantes del Columbus tendrán 30 días para desalojar el edificio del centro de Cali

Septiembre 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El plazo fue otorgado el lunes, cuando se iba a realizar la diligencia. La estructura amenaza ruina. Hay quejas.

Un plazo de 30 días tienen los propietarios de cinco locales comerciales del edificio Columbus, en el centro de Cali, para desalojar la infraestructura  que, al parecer, amenaza ruina.  Lea también: Por amenaza de ruina realizan polémico desalojo en edificio Columbus, centro de Cali

La decisión fue comunicada por la inspectora urbana de la Policía, Patricia Corina Rojas, quien es la encargada de realizar los procedimientos de desalojo. 

Cabe recordar que esta edificación, al igual que el Hotel Aristi, fue declarada en amenaza de ruina hace meses  luego de un estudio de la infraestructura realizado por la empresa Multipropósito, lo que   llevó a que un juez emitiera las órdenes de desalojo.  

 Aunque la intención de la inspectora Rojas era realizar el procedimiento el martes, los comerciantes le solicitaron una prórroga de 30 días para determinar qué van a hacer con la mercancía que tienen. 

 El  31 de agosto de este año, la funcionaria ya había adelantado un proceso de desalojo a un local comercial  de la parte baja del edificio Columbus.  

“Yo le dediqué a este negocio casi 40 años de mi vida, con esto levanté a mis hijos y construí un hogar. Saber que tengo que desalojar es algo duro, la incertidumbre es mucha; llevo mucho tiempo sin poder dormir esperando este día”, relató Raúl Agualimpia Montoya, propietario del almacén de ropa La Corona, que tiene abiertas sus puertas desde el año 1948. 

 Según Otoniel González, abogado de los comerciantes, “este proceso es irregular porque el peritaje para determinar que este edificio amenaza ruina fue hecho por una empresa que contrató el grupo G50 y nosotros hemos consultado con expertos y nos dicen que este edificio no amenaza ruina”.

 El grupo empresarial G50, que  adquirió  el edificio Columbus y el hotel Aristi, ya había adelantado obras dentro de estas instalaciones con el fin de construir allí un centro comercial. 

 Esas obras fueron suspendidas luego de que el Ministerio de Cultura interviniera, pues  dicha infraestructura hace parte del patrimonio cultural y estaba siendo modificada sin los permisos correspondientes. 

 “Lo que ellos quieren es hacerle creer al Municipio  que esta edificación amenaza ruina para poder modificarla y construir su centro comercial. Pero en esos planes  los principales perjudicados somos nosotros,  los comerciantes que llevamos toda una vida aquí, con esto nos están derrumbando nuestro bienestar. No sabemos qué vamos hacer”, dijo Stella Contreras, propietaria del local comercial Singer.

Los mayores problemas de los comerciantes, según indicaron, son las deudas que tienen. Muchos de ellos ya habían comprado la mercancía para  la temporada decembrina. 

  “En estos momentos le debo impuestos a la Nación, a los proveedores tengo que responderles por la mercancía que me dejaron y también les   debo a mis trabajadores por sus servicios. Si nos desalojan no solo me quitan el local, sino que me dejan inmerso en un mar de deudas”, señaló Nilo González, propietario del negocio Bike Depot.

Aunque las oficinas del G50 que funcionaban desde el edificio Columbus  también fueron desalojadas por la Inspección de Policía en cumplimiento de del fallo de un  juez que señala a esta infraestructura como amenaza de ruina, los planes de ese grupo empresarial por construir, allí y en el hotel Aristi un centro comercial siguen vigentes.

 Así lo manifestó Nathalie Rueda Acosta, representante del G50. “Por ser considerado el hotel Aristi un patrimonio cultural nos exigen unos procedimientos especiales para poder llevar a cabo el proyecto; uno de ellos es presentar la idea de manera escrita ante el Consejo Municipal de Patrimonio, eso ya lo hicimos y ellos ya adelantaron una visita aquí en la edificación para mirar la viabilidad”. 

  Según Rueda Acosta, el proyecto debe ser devuelto con las sugerencias y una respectiva respuesta  en un término de 30 días. 

“Paralelo a esto, el Ministerio de Cultura también le está haciendo un seguimiento al proyecto. Con eso, si la respuesta es positiva, entraríamos a diligenciar las licencias de construcción para arrancar las obras del centro comercial”, dijo Rueda.

 De acuerdo con la representante del G50, un centro comercial en este sector reactivaría esta emblemática zona del centro de Cali, “sería un avance muy positivo para la ciudad y en especial para el corazón de  Cali”, concluyó.

 Sanción  Por realizar las obras al interior del hotel Aristi y el edificio Columbus  sin los trámites pertinentes, el grupo empresarial G50, Importadores Mayoristas y Banco de Occidente, propietario del predio,  deberán pagar $206.836.200 por cada uno de los dos predios en los que están las mencionadas estructuras.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad