Columna: el blanco que los negros lloran

Columna: el blanco que los negros lloran

Enero 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Ray Charrupi, director Chao Racismo.

Germán Patiño tuvo la genialidad y el compromiso ético, moral y cultural de reivindicar la cultura del Pacífico y sus gentes, históricamente marginada y olvidada por el país central.

En la vida hay cosas tan grandes y fuertes que hacen que todos tengamos que hablar y concordar. Eso es lo que pasa hoy en Cali y en el Pacífico con la muerte del fundador del Festival Petronio Álvarez de Música del Pacífico, Germán Patiño Ossa. Lea también: Sector cultural de Cali lamenta la muerte de Germán Patiño.Patiño tuvo la genialidad y el compromiso ético, moral y cultural de reivindicar la cultura del Pacífico y sus gentes, históricamente marginada y olvidada por el país central. Alguien me preguntó al verme conmovido por la noticia de su muerte: ¿Por qué Germán Patiño se interesó y promovió tanto la cultura afro y del Pacífico? La respuesta es esta: A veces nacen hombres y mujeres que se cansan de lo mal establecido y deciden salir de los esquemas para trascender. Germán Patiño era así. Así como Abraham Lincoln dijo “No más” a la esclavitud y sometió a todos los Estados Unidos al imperio de la libertad. Así como Obama dijo “No más” a un bloqueo de más de 50 años a Cuba, que lo único que logró fue bloquear al mundo del aporte cubano. Así como Jéssica Bueno Kennedy decide no ser una “gomela” y piensa que en el Pacifico hay todo un potencial y le apostó a ChocQuibTown. Así como Gustavo de Roux decide no ser un simple académico, sino usar la investigación para demostrar que en Cali los afro son más del 55% población. Así como David Soto deja la decanatura de Gobierno del Externado de Colombia para dedicarse a llevar desarrollo a los sectores afro rurales. Los hombres y las mujeres trascienden no por el dinero, los títulos académicos o nobiliarios si no por lo que hacen. Y Germán Patiño lo hizo.La última vez que lo vi le pregunté si él se imaginó que con su obra (Petronio Álvarez) además de gestar un espacio para que los afro mostraran su acervo cultural, también se generaba toda una industria con resultados como: Socavón, ChocQuibTown, Hugo Candelario, Gualajo, Esteban Copete, Herencia de Timbiquí, Canalón, Saboreo, Contundencia y decenas más de grupos y artistas. Él me dijo que lo intuía, porque estaba seguro que solo era cuestión de oportunidades y que cada centavo invertido en la cultura del Pacífico daría grandes frutos. Como dice Tostao de ChocQuibTown: “Germán fue de los primeros en tener la sensibilidad y el tacto de entender que Cali es una meca donde convergen el Pacífico con sus gentes, su música, su folclor. Más que sensible, fue un genio de la inclusión. ChocQuibTown ha tocado en los principales escenarios del mundo, pero para nosotros el Petronio siempre será el más importante; el evento donde jamás los negros hemos sido más dignos e incluidos; el que creó Patiño”.Qué no darían los que pretenden usurpar las curules de los ‘afro’, por lograr lo que Germán Patiño, que siendo tan estéticamente blanco nos tiene llorando a todos los negros del Pacífico. Porque él sí nos representaba y representará después de su muerte. Porque cuando pensemos en Germán Patiño, todos pensaremos en Petronio. Porque cuando lo recordemos, lo haremos con absoluto agradecimiento y amor. Chao Racismo y la Fundación Acua promoverán que se premie en el próximo Festival Petronio Álvarez, las mejores canciones que se hagan en honor a Germán Patiño. Qué coincidencia que Germán muera el mismo mes que se conmemora la vida de Martin Luther King, autor del mejor discurso que se haya pronunciado en todos los tiempos: ‘Yo tengo un sueño’ (I Have a Dream). De Luther King recordemos por siempre y para siempre que no se quedó de manos cruzadas y realizó el sueño. Germán también hizo el suyo. Descansa en Paz, pero en la de este festival: ¡Petronio!

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad