Cali aún no define sus nuevas fuentes de abastecimiento de agua

Escuchar este artículo

Cali aún no define sus nuevas fuentes de abastecimiento de agua

Julio 14, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Redacción de El País
Cali aún no define sus nuevas fuentes de abastecimiento de agua

La contaminación del Río Cauca también genera que en ocasiones, el agua que entra a Puerto Mallarino, llegue con bajísimos niveles de oxígeno, lo que hace imposible tratarla.

Hay varias alternativas de abastecimiento de agua para Cali distintas al río Cauca. Sin embargo, ninguna ha ido más allá del papel. Falta de gobernabilidad lo explicaría.

Los estudios más recientes, dice el ingeniero de Emcali Eduardo Arbeláez, se realizaron hace ya tanto: 1998. Ahí se dice que Cali podría tener, básicamente, cuatro nuevas fuentes de abastecimiento de agua distintas al contaminado río Cauca. La primera opción es el mismo Cauca, pero captando el líquido aguas arriba, en puntos alejados de la turbiedad de hoy. Ese punto podría ser el Paso de la Bolsa, en el límite entre los departamentos del Cauca y el Valle. La segunda alternativa es algo denominado Fuentes de Agua del Sur, y consiste en captar las aguas de los ríos Timba, Jordán, Claro, Vélez, Jamundí. La tercera opción es tomar el agua desde el Pacífico - una de las zonas más lluviosas del país - exactamente de los ríos Naya, Grande, Calima. Y la cuarta es construir un embalse de regulación de las aguas del río Cali, haciendo una especie traspaso del río Pichindé, para aumentar su caudal.Ese, sigue Eduardo Arbeláez, Jefe de Planeación de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, es el proyecto más avanzado con el que se cuenta, aunque en realidad no tanto: está a nivel de factibilidad. Es decir que se determinó que tiene viabilidad técnica, se puede realizar, pero no se ha ido más allá. Las otras alternativas, todas, están a nivel de prefactibilidad. Estudiar si en realidad se pueden poner en marcha o no, si funcionarían, tarda entre 12 y 18 meses y cuesta $12.000 millones en promedio. La ciudad, entonces, tantos años después de los estudios, de los diagnósticos, aún no ha definido cuáles serán sus nuevas fuentes de abastecimiento que eviten lo sucedido el lunes pasado: desde el mediodía hasta las 7:00 de la noche, el 70 % de Cali, que se surte del Río Cauca, se quedó sin agua. La contaminación del líquido por lodos, hojas, palos, hizo que fuera imposible potabilizarlo, se suspendió el servicio. Aquella es una noticia repetida. Cuando llueve o cuando hace mucho sol, no interesa, se arrastran los lodos, los palos, las hojas, la planta de tratamiento de Puerto Mallarino debe detenerse para dejar pasar el agua turbia durante horas. Mientras tanto, en casa, los ciudadanos esperan para poderse bañar, cocinar, soltar los baños. Medio día sin agua es un asunto desesperante. ¿Por qué, a pesar de que existe esa problemática que es tan vieja como los estudios, no se ha avanzado en la búsqueda de nuevas fuentes de abastecimiento para la ciudad? El ingeniero sanitario Jorge Latorre advierte que habla a título personal, no compromete la entidad para la que labora: el Instituto de Investigación y Desarrollo en Abastecimiento de Agua, Saneamiento Ambiental y Conservación del Recurso Hídrico, Cinara, de la Universidad del Valle. Según Latorre, que en Cali aún no se haya avanzado en la búsqueda de otras fuentes de agua se explica por la crisis de gobernabilidad de los últimos 15 años. Solo hasta ahora, dice, se está viendo un cambio, un intento de reorganización. Solo hasta ahora. - Se están recuperando entidades como la CVC, en donde hay un director que conoce de la temática ambiental y del agua, el Dagma igual, va por buen camino. Pero antes esas entidades eran utilizadas para darle respuesta a unos compromisos de ciertos políticos. En ese sentido hay un dicho popular: la crisis en el agua es motivada, siempre, por una crisis en la gobernanza. Latorre, por cierto, tiene varias propuestas que podrían, en un mediano y largo plazo, evitar los cortes prolongados del servicio como el del lunes pasado. Antes de que la ciudad decida invertir en una gran obra para suplir al Cauca, sugiere, se podría identificar las razones de la alta contaminación del río, intervenirlas, para mejorar la calidad del agua que llega a Puerto Mallarino. - A largo plazo lo que Cali podría hacer es una recuperación integral de cuencas hidrográficas para ir pensando en el mejoramiento de la calidad del agua de esas cuencas y por supuesto, del río Cauca. Óscar Pardo, el nuevo gerente de Emcali, piensa en cambio que la ciudad aún no ha definido sus nuevas fuentes de agua porque los gobernantes, las gerencias de Emcali, la ciudad en general, ha venido priorizando otros asuntos. La ciudad, al fin y al cabo, asegura, tiene agua garantizada hasta el año 2036. El problema, sin embargo, acepta, es la calidad de esa agua, la contaminación del Cauca. Y el costo de bombearla y tratarla. El ingeniero Arbeláez tiene una teoría similar. La ciudad, dice, de momento no tiene dificultades con la cantidad de agua que produce, y eso ha hecho que no se haya considerado, tantos años atrás, seguir avanzando en los estudios, definir cuáles serán las otras fuentes de abastecimiento. Arbeláez hace cuentas. Emcali puede producir 11.92 metros cúbicos de agua potable cada segundo. Y la demanda actual de Cali está en 8.6, 8.7 metros cúbicos por segundo. Además, asegura, desde 1998 los consumos han ido disminuyendo gracias a las campañas de uso razonable del agua, pero también gracias al costo de los servicios públicos. La gente ahorra, lo piensa dos veces para dejar el grifo abierto mientras enjabona los platos, la espalda. - Hace 15 años el consumo de agua por suscriptor era del orden de 31, 32 metros cúbicos por mes. En este momento el promedio es de 19, 20 metros cúbicos. Sin embargo, somos conscientes que la ciudad requiere otras fuentes de agua. Por esos problemas del río Cauca es que hemos considerado la necesidad de retomar los estudios de aquella época, 1998, y tomar decisiones que nos permitan evitar los cortes, dice Arbeláez. Pero nadie, sin embargo, sabe exactamente cuándo será eso. Nadie sabe cuándo Cali hará los estudios de factibilidad, los comparará, definirá cuál es el más indicado para suplir al río Cauca como fuente de abastecimiento. Óscar Pardo, el nuevo gerente (e) de Emcali, explica que hacer todo ese trabajo es una de la propuestas que va a llevar a la junta directiva de la entidad en los próximos días. Aún, entonces, no se ha empezado. El director de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, Óscar Libardo Campo, tiene el mismo concepto. - En nuestro caso, la CVC ha venido retomando los estudios que hay, desarrollándolos, para poder tomar decisiones. Si no se tienen esos estudios desarrollados, si no se tienen buenos estudios, la ciudad no puede tomar decisiones sobre el tema. Pero no puedo decir aún cuándo pueden estar listos los estudios, no hay fechas definidas. Fortunato Carvajal, director de la Alianza Colombo-Holandesa por el Agua, entidad que ha venido asesorando a las autoridades de la ciudad en el tema, coincide en lo mismo, es la sugerencia que han hecho: Cali, primero, tiene que realizar los estudios de factibilidad de las alternativas de abastecimiento que tiene para tomar la mejor decisión. Sin embargo, mientras eso pasa, 12, 18 meses, años, quién sabe, los cortes del servicio seguirán inevitablemente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad