El cerro de Cristo Rey renació de las cenizas un año después del gran incendio

Escuchar este artículo

Así fue como el cerro de Cristo Rey renació de las cenizas un año después de gran incendio

Agosto 31, 2019 - 12:05 a. m. Por:
Redacción de El País 
cristo rey

Las jornadas de siembra y riego que se han hecho en Cristo Rey han permitido recuperar el ecosistema, sin embargo la restauración total de este tardaría unos 20 años. En octubre se instalará una cámara térmica en la culata del cerro.

Oswaldo Páez / El País

Con una guadaña y una máscara de protección, la guardabosques del Dagma, Luz Adriana Muñoz, poda la maleza que hay en el terreno donde están creciendo los árboles que se sembraron luego del devastador incendio que el pasado 31 de agosto del 2018 consumió 103 hectáreas de vegetación en el emblemático cerro de Cristo Rey.

Es mediodía, el viento es fuerte y el sol inclemente. Sin embargo, pese a las adversidades del clima, el milagro de la vida ha sabido renacer entre las cenizas, así como el Ave Fénix, aquel mítico animal que le dio nombre a la estrategia con la que hoy se han logrado sembrar 13.743 árboles, el 8 % de los cerca de 180.000 individuos que se quemaron en esa conflagración, la mayor destructora de la zona en los últimos 30 años.

Le puede interesar: ¿Por qué líderes rurales demandarán ley que convirtió a Cali en Distrito Especial?

Hoy, exactamente un año después de esa tragedia, los resultados de la iniciativa son evidentes. La mayoría del terreno luce verde, con algunos tramos de vegetación amarilla y café debido al intenso verano. Los arbolitos más grandes alcanzan los 1.80 metros de alto, pero aún siguen siendo frágiles y por eso hay que cuidarlos, esa es la clave para que puedan sobrevivir.

“Las primeras siembras comenzaron en octubre del 2018 y, a los tres meses, el cerro ya estaba como si nunca le hubiera pasado nada. Sin embargo, como guardabosques nuestra función es velar porque las especies plantadas crezcan sanas y para eso les hacemos labores de mantenimiento como aplicación de bono, riego y les quitamos la maleza que les crece alrededor”, explica Luz Adriana, guardabosques del Dagma.

cristo rey

Estas plantas se llaman cabuyas y se han sembrado en Cristo Rey como una estrategia para evitar que, en casos de incendios, las llamas se expandan.

Oswaldo Páez / El País

“En el marco del plan Ave Fénix, hemos realizado 40 jornadas de siembra en dos temporadas, la primera entre finales de octubre y principios de diciembre del 2018; y la segunda, entre finales de abril y principios de mayo de este año. En total se han plantado 13.743 individuos forestales y el porcentaje de supervivencia de los mismos está en un 90 %, que es bueno si se tiene en cuenta que las características de este cerro son muy complejas porque la precipitación es muy bajita y el porcentaje de radiación en el día es muy alto”, señala Mónica Londoño, líder del grupo de Ecosistemas del Dagma.

Vale la pena precisar que las jornadas de siembra han despertado el civismo de los caleños, puesto que en estas han participado más de 6500 personas de fundaciones, colectivos, ONGs y el sector público y privado.

“Hace un año, cuando salí del trabajo y estaba en el Bulevar, vi que Cristo rey estaba en llamas y quedé impactado. Entonces comencé a convocar a ciudadanos para reforestar el cerro y de allí nació ‘Súmate’. Empezamos 10 personas a darle forma al proyecto de la mano del Dagma y luego conseguimos árboles tocando puertas en empresas y fundaciones.

El pasado 19 de mayo sembramos 3000 árboles en un día y en esta jornada logramos que 300 árboles fueran adoptados por personas que dieron una donación de $20.000 para el mantenimiento de los mismos”, cuenta Sebastián Vega, líder del colectivo ciudadano Súmate.

Continúan la búsqueda por proteger a Cristo Rey de los incendios

En los sitios de ecosistema que son susceptibles para que se inicien las conflagraciones se han sembrado cabuyas, unas plantas que actúan como barreras cortafuegos ya que, al estar llenas de agua, son resistentes a las llamas, las ahogan y evitan que éstas se propaguen.

“Además tenemos un esquema de vigilancia en las torres de control desde las cuales ya hemos podido alertar varios incendios de manera temprana. Asimismo, los guardabosques se ubican en sitios estratégicos y hacen recorridos permanentes en el cerro, entonces, cuando ven humo o que alguien está prendiendo basura, nos informan inmediatamente”, asegura la líder del grupo de Ecosistemas del Dagma.

Entre tanto, Rodrigo Zamorano, secretario de Gestión del Riesgo de Cali, aseveró que a finales de septiembre se instalará una cámara térmica en la culata de Cristo Rey que permitirá detectar de manera temprana incendios que ocurran en el ecoparque. El equipo se compró con otras dos cámaras más que estarán ubicadas en el cerro de la Teta y en la vía al mar (a la altura de Terrón Colorado). El costo de este proyecto tiene un costo de $750 millones, dinero que proviene de la sobretasa ambiental de la CVC.

Además, con recursos de este mismo impuesto, también se está construyendo un reservorio sismo resistente con una capacidad de almacenamiento de agua de 96 metros cúbicos.

“La obra quedará lista en octubre y es una solución innovadora que permitirá tener agua en la parte alta para que, cuando haya un incendio, ésta pueda bajar por gravedad y así no tengamos que subirla”, remató Rodrigo Zamorano.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad