Alarma por casos de drogas y violencia sexual en colegios de Cali

Alarma por casos de drogas y violencia sexual en colegios de Cali

Marzo 03, 2019 - 11:38 p.m. Por:
Redacción de El País
Requisas Colegios Policía

Sistema de Información de Convivencia Escolar recibió 2348 reportes. ¿Cuál es el panorama?

Archivo de El País

Embarazo en adolescentes, hurto, comercialización de drogas, lesiones autoinflingidas, maltrato, violencia sexual...

La lista hace parte de las 2348 situaciones que fueron reportadas durante el 2018 al Sistema de Información Unificado de Convivencia Escolar de Cali, Siuce. Aunque los datos corresponden al primer semestre (debido a que la información del segundo semestre está en proceso de análisis) y solo a las instituciones educativas oficiales, son un reflejo de los problemas que están afectando los entornos escolares en la ciudad.

De hecho, hace dos semanas se presentó una alerta por un joven de 14 años que resultó intoxicado por el consumo de una sustancia psicoativa, en un colegio privado ubicado en el Sur, según el reporte del Cuerpo de Bomberos de Cali.

Y en efecto, el Siuce señala que el consumo de sustancias psicoactivas, con 669 situaciones, fue el mayor reporte que hicieron las instituciones educativas, involucrando en su mayoría a estudiantes de 11 a 14 años y de 15 a 17 años, con 351 y 297 casos, respectivamente.

El segundo lugar lo ocuparon los reportes de salud mental, con 503 casos, que incluyen situaciones como autolaceraciones (55%), ideación suicida (37%) e intento de suidicio (8%).

Entre tanto, las violencias sexuales, otra situación que genera alerta, tuvo 269 reportes. De estos, un 67 % (181) por presuntos abusos sexuales, 30 % (80) presunto acoso sexual y un 3% (8) por presunta explotación sexual.

“En todas las situaciones de violencias sexuales, las niñas y adolescentes presentan mayores reportes. En especial en las situaciones de presunto abuso sexual se reportan 4 niñas por cada niño”, señala el informe.

Lea también: 'Estas son las aplicaciones y páginas para denunciar el bullying'.

El lugar de ocurrencia de estos casos en su mayoría es el hogar, con un 50 %, y 26 % en espacios de la institución educativa. Con respecto a los reportes sobre el “presunto ofensor”, se identificó un 31 % como integrantes de la familia, en su mayoría o, padrastro, hermano, padre y abuelo. En el caso del 5 % identificado en la institución educativa en su mayoría son: estudiante, servidor público y portero del establecimiento educativo.

“En general hay varios flagelos que afectan a nuestra población. El consumo de sustancias psicoactivas sigue siendo lo más complejo, es muy fácil para los muchachos acceder a estas drogas y parece ser que las autoridades ahí fallan; en segundo lugar, es muy triste las violencias sexuales, que evidencian descomposición no solamente en las familias sino en la sociedad. Necesitamos mucho apoyo en las instituciones educativas, de psicología, que no tenemos, de trabajador social, las IPS tampoco ayudan porque se supone que activamos rutas y remitimos al sector salud, pero como también está colapsado les dan la cita a los estudiantes a los tres meses”, dijo Mónica Medina, rectora del colegio Santa Librada.

¿Y en los colegios privados?

Aunque las instituciones educativas privadas aún no reportan al Siuce, que fue un sistema creado a partir de la Ley 1620 de 2013, de Convivencia Escolar, la idea es que este año empiecen a hacerlo, según Luz Elena López, líder del Sistema Municipal de Convivencia Escolar:

“Nosotros nos encontramos ampliando el reporte, este año ya todas las instituciones públicas y privadas van a reportar a través de una plataforma que hemos venido consolidando. Veníamos en una fase empírica, exclusivamente con el sector oficial y este año ampliamos al sector privado y de cobertura contratada”.

Lea también: 'Los impactos tras la salida de ‘Ser pilo paga’'.

María Esperanza Rivas, rectora del colegio Diana Oese y representante de las instituciones educativas privadas en el Sistema Municipal de Convivencia Escolar, indicó que no tienen un listado con los problemas que más están afectando la convivencia escolar, ya que cada centro educativo es autónomo en el manejo de estos temas.

“En nuestro caso, no tenemos inconvenientes de convivencia y si hay colegios que los tienen son muy esporádicos porque los rectores de los colegios privados somos muy juiciosos con esto, hacemos mucho seguimiento a los niños, los papás colaboran muchísimo desde los hogares, y los mantenemos muy ocupados, no solo estudiando, sino en los recreos, clases de danza, lúdica, deportes”, afirmó Rivas y añadió que está de acuerdo en que también deben sumarse al reporte de situaciones en el Siuce.

Al respecto, Elsy Jordan, presidenta de la Asociación de Colegios Privados, manifestó que las problemáticas presentadas en los entornos educativos privados son de diversa índole, sin embargo, no hay alguno que prevelazca.

“Lo que nosotros hacemos como colegio es que tenemos unas rutas de atención y si se presenta algún problema de convivencia, alguna pelea o cualquier otra situación, inmediatamente activamos la ruta y hacemos trabajo con padres de familia. También tenemos los psicólogos muy atentos a lo que está sucediendo, incluso se hace un trabajo preventivo con los ñiños para que estén muy atentos de lo que esté sucediendo en el aula”, señaló.

En efecto, Germán Nieto, rector del colegio Arboleda, añadió que la alianza con las familias es un tema clave para tener una buena convivencia escolar: “Tenemos una particularidad en nuestro colegio y es que somos muy familiares, entonces si las familias detectan una situación sospechosa en su casa, que esté afectando al estudiante, inmediatamente nos comunican y le damos manejo”.

Para Juan Felipe Mejía, rector del colegio Nuevo Cambridge y miembro de la red educativa Redcol, la falta de tolerancia y de respeto frente al otro, que afectan al país y al mundo en general, también se reflejan en los entornos escolares. Frente a esto, el rector señaló que le están apostando a proyectos para promover ambientes sanos.

“Conformamos un grupo de más de 30 estudiantes que se están formando como mediadores escolares y son los guardianes de cualquier problema en términos disciplinarios o de convivencia, pero lo más bonito de este programa es que empieza desde las más tempranas edades, por ejemplo para los más pequeñitos se llama Mesitas de paz y está dentro del aula, es cambiar la cultura, es decir, antes de pelearnos o agredirnos podemos conversar, encontrar una salida pacífica y pactar y conciliar en ese sentido”, precisó Mejía.

Situaciones reportadas al Sistema de Información de Convivencia Escolar, Siuce (Primer semestre del 2018)

239
Agresión física y verbal
184
Acoso escolar
39
Embarazo en adolescentes
106
Ausentismo escolar
207
maltrato
503
Violencia autoinflingida
269
Violencias sexuales
669
Consumo de drogas

¿Qué hacer para mejorar la convivencia?

Carolina Piñeros – directora ejecutiva de Red PaPaz, manifestó que es importante llevar el registro de las situaciones que afectan los entornos escolares para poder darles manejo. La analista manifestó que en la mayoría de casos, en el entorno educativo los esfuerzos se enfocan en mejorar la parte académica, pero también se debe trabajar en el desarrollo socio - emocional de los niños, niñas y adolescentes.

“Colombia cuenta con unas líneas claras en competencias ciudadanas, que son esas habilidades que deberían tener niñas, niñas y adolescentes, que van adquiriendo en el transcurso de su vida escolar y que les vana permitir enfrentar estas situaciones: asertividad, empatía, pensamiento crítico, toma de perspectiva, sexualidad y ciudadanía, entre otros, el reto es llevar esto al día a día de las aulas”, dijo Piñeros.

La directora de Red PaPaz también destacó que fortalecer el trabajo entre la escuela y la familia es otra de las tareas necesarias para apostar a una sana convivencia escolar.

“Nosotros tenemos una herramienta, en www.redpapaz.org hay una pestalla que se llama aprendiendo a ser papás, allí hay unas pautas de desarrollo socio emocional, hay contenidos, conferencias, para que tanto padres como colegios sepan cómo afrontar estas problemáticas”, expresó.

Asimismo, recordó que en el país se cuenta con una línea de ayuda, que es la 141, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Igualmente, se pueden reportar situaciones de vulneración de derechos de los niños, niñas y adolescentes a la línea virtual www.teprotejo.org.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad