666, la siniestra cifra promedio de incendios de cada año en Cali

666, la siniestra cifra promedio de incendios de cada año en Cali

Septiembre 09, 2018 - 09:35 a.m. Por:
Redacción de El País 
Incendio Pance 2015

El 28 de septiembre del 2015 se registró un incendio en la zona de El Barranquero, Pance, en el que se consumieron 120 hectáreas de zonas verdes. 

Archivo de El País

Es un patrón histórico. En Cali y en general en el resto del país los meses secos son los periodos del año en que más incendios forestales se presentan.

Los bomberos los llaman meses críticos, de ‘acuartelamiento’: enero, febrero, marzo; junio, julio, agosto; principios de diciembre.

Casi siempre estos incendios los causa el hombre. Algunos queman para sembrar; el fuego como una medida de manejo de plagas que a veces se sale de control. También gente que pretende hacerle daño a un vecino o mafias cuyo objetivo es invadir la tierra: delimitar con las llamas lo que se pretenden apropiar. 

Eso explica en parte las estadísticas: en los últimos seis años, desde 2013 hasta lo que va de 2018, en Cali se han registrado 4000 incendios forestales, según las cuentas de los Bomberos de la ciudad.

Lea también: En fotos: estos son los peores incendios de los últimos años en Cali

El promedio anual es curiosamente una cifra que algunos asocian con el infierno: 666. Hay días como el pasado viernes 31 de agosto, cuando ocurrió el incendio de Cristo Rey, que efectivamente esta ciudad luce como un infierno.

El sargento Fernando Murillo, Coordinador de Emergencias del Cuerpo de Bomberos y líder de la Estación Forestal, entrega sin embargo un reporte más alentador. Aunque son miles los incendios forestales en la ciudad, no todos son de grandes proporciones. Para los Bomberos una quema de basuras que afecte medio metro de capa vegetal es un hecho considerado como un incendio forestal y por lo tanto, se suma a las estadísticas.

En todo caso, por lo regular, cada año hay una conflagración de grandes proporciones. El 26 de septiembre de 2012, a las 17:58, se registró un incendio forestal en Vista Hermosa, kilómetro 7 de la vía al Mar.

Aquella vez los testigos vieron desde la carretera una luz que rodaba por la montaña en medio de las llamas. Era el casco del bombero Carlos Ortiz, quien mientras intentaba paliar el fuego se resbaló loma abajo, lo que por poco le causa la muerte. Aquel año fue homenajeado como el Mejor Bombero. Ahora trabaja en el área de Telemática.

El incendio de agosto 28 de 2012 ocurrió en la vereda La Castilla, y ese día se perdieron 50 hectáreas de terreno. Durante todo ese año se consumieron cerca de 200 hectáreas.

En 2014 se presentaron dos incendios “carnudos”, según la terminología cotidiana entre los bomberos. El primero fue el 31 de julio, a eso de la 1:40 p.m., en la vereda Golondrinas. Se perdieron 50 hectáreas. El otro ocurrió el 1 de septiembre, 9:18 de la mañana, en la Loma de la Cajita, Pichindé, que arrasó 114 hectáreas. Y el de Cristo Rey hace unos días apenas, que acabó con 118 hectáreas.

La suma de todo lo consumido por las llamas en Cali desde 2013 es una cifra tan grande como difícil de imaginar: 24 millones de metros cuadrados convertidos en cenizas.

En el resto del departamento, según datos de la CVC, desde 2012 hasta 2017 se registraron 15.392 incendios, que consumieron 39.341 hectáreas.

El daño ambiental no es posible precisarlo con certeza. Los incendios forestales degradan los suelos; la tierra pierde nutrientes y por lo tanto se corre el riesgo de que deje de ser fértil. También se pueden crear zonas con superficies hidrofóbicas. Eso quiere decir que se generan sustancias que repelen el agua y por ello el suelo no se moja, lo que genera erosión. Pueden desaparecer especies nativas, además. O perderse mucho dinero.

Solo en el Cerro de la Bandera, donde se han registrado varios incendios en lo que va del año, la CVC ha invertido cerca de $7000 millones para recuperarlo de los efectos de la minería de carbón.

La Alcaldía de Cali, para intentar recuperar el terreno perdido en Cristo Rey, diseñó el plan Ave Fénix, e hizo una invitación este domingo 9 de septiembre para todo el que quiera ponerse manos a la obra y recuperar la montaña. El punto de encuentro es el monumento de Cristo Rey, a las 7:00 a.m. Las personas o empresas que quieran donar podrán hacerlo. Se requiere tierra, abono orgánico, alambre dulce, palas, palines, hidrogel, bolsas de vivero calibre 4 a 5, machetes, barras, caretas, gafas de protección y guadua.

También se requiere paciencia. Pasarán dos décadas para que lo que se quemó en Cristo Rey se ‘cure’ de las llamas.

Bomberos de la Estación Forestal

Ellos son los bomberos de la Estación Forestal, encargada de conjurar los incendios forestales en la ciudad. En 2018 ya son 407 conflagraciones.

Ricardo Ortegón / El País

Áreas afectadas

Según las cifras de los Bomberos, 2014 y 2015 han sido los años con más áreas afectadas por los incendios forestales en Cali, en los últimos 6 años.

Mientras que en 2014 se consumieron 6 millones de metros cuadrados, en 2015 la cifra alcanzó los 9 millones.

En lo que va de 2018 ya son dos millones los metros cuadrados consumidos por los incendios forestales, lo que ha generado un preocupante impacto ambiental.

Incendio en Dapa 

Este viernes, alrededor de las 8:00 p.m. se presentó un incendio en Dapa, que afectó 12 hectáreas de tierra en el sector conocido como la loma de Los Vientos y en el corregimiento de La Olga.

“El sábado terminamos de atender uno de los focos que aún estaban activos. Estamos un 99 % seguros que esta emergencia tuvo un origen humano”, dijo Alberto Valencia, comandante de bomberos de Yumbo.

En lo que va corrido del año se han presentado en la zona rural y urbana de Yumbo cerca de 50 incendios forestales.

Las autoridades anunciaron patrullajes permanentes en los cerros de la ciudad con el objetivo de evitar que la cifra de incendios forestales se incremente. Van 407 en lo que va del año.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad