Fernando Aristeguieta: ¿A quién dedica los goles el delantero del América de Cali?

¿Para quién van dedicados los goles de Fernando Aristeguieta en el América de Cali?

Febrero 28, 2019 - 12:00 a.m. Por:
César Polanía - Editor de Afición
América de Cali

Fernando Aristeguieta, goleador del América de Cali, habla en El País sobre Venezuela, Nicolás Maduro, la ciudad de Cali, el hincha del 'Diablo', entre otros.

Periodista: César Polanía / Video: Sebastián Castro / El País

Cuando Fernando Aristeguieta marca un gol, hace un arco con sus manos por encima de su cabeza y mira al cielo para celebrarlo con su abuelo Ezio de Luca. La razón es sencilla: el viejo, fallecido hace pocos meses a los 89 años, fue el único que lo apoyó cuando decidió ser futbolista, contra la voluntad de los padres del ‘Colorado’, que se negaban a que uno de los mejores alumnos del colegio San Ignacio de Loyola en Caracas, brillante para las matemáticas, graduado con honores y bilingüe, se ganara la vida “dándole patadas a una pelota”.

Aquel muchachito que representó en cinco Olimpiadas Recreativas de Matemáticas a su colegio hasta alzarse con el segundo lugar, que se ganó un premio a la excelencia educativa de la Alcaldía y que estudió inglés en Massachusetts, Estados Unidos, debía ser mucho más que un futbolista, al parecer de sus padres. Pero Aristeguieta tenía otros planes en su cabeza —y sus pies— y pronto demostró que no estaba equivocado, inclusive dejando abandonado otro deporte que lo puso en la élite venezolana: el tenis.

Fue en el Caracas Fútbol Club donde se puso los guayos para siempre, por allá en el 2007, cuando tenía 15 años, y desde entonces no se los quita. Con ese equipo ganó el Campeonato Nacional Sub 17 y terminó como goleador del torneo, con 21 dianas. Y su abuelo celebraba.

(Lea también: ¡Golpe de autoridad! Barsa goleó al Real Madrid y clasificó a la final de la Copa del Rey).

A la vida profesional como futbolista, el ‘Colorado’ llegó dos años después, en el 2009, y tras coronarse campeón de la liga nacional de Venezuela, cruzó fronteras y anduvo por el balompié de Francia, Estados Unidos y Portugal, hasta que aterrizó por estas tierras, en julio del 2018, para vestirse de ‘diablo’. Quince goles en 22 partidos completa ya el delantero de 26 años con el América, 8 de esos tantos en esta temporada, que lo tienen como artillero de la Liga. El ‘Colorado’ atendió ayer a El País, antes de iniciar la concentración en el Hotel NH, al sur de Cali, para el juego de hoy en el Pascual Guerrero contra Santa Fe.

Poco a poco, con goles, se está metiendo usted bien adentro del corazón de los americanos. ¿Así lo siente?

Ojalá sea así. Los buenos momentos en el fútbol hay que aprovecharlos, pero no hay que dejarse llevar tampoco por el entusiasmo de la gente, porque una sola jugada te puede cambiar todo.

Pero este es un momento muy dulce, usted es el goleador de la Liga...

Sin duda, este es el mejor arranque de una temporada mía. Y bueno, lo estoy disfrutando.

Antes de llegar al América jugaba en Caracas, ¿cómo era su vida en la capital venezolana?

Mi vida siempre va a ser la misma esté en Nueva York o en la Antártida, y consiste en ir a entrenar y regresar a la casa. En Caracas está mi familia y compartía mucho con ellos.

Fernando Aristeguieta

Fernando Aristeguieta, delantero del América.

Archivo/ El País

¿Pero un jugador del Caracas, uno de los clubes más importantes de Venezuela, también sufre lo que está viviendo el pueblo por el régimen de Maduro?

Claro, por ponerte un ejemplo, no podía lavarme los dientes con el agua de la llave, tenía que hacerlo con agua almacenada, porque la suspendían. También suspendían la energía, debía ir a cinco supermercados distintos para tratar de conseguir los alimentos, veía gente recogiendo comida de la basura, no hay casi vuelos y debías viajar por tierra para los partidos 10 o 12 horas antes de jugar, tus compañeros te decían que no tenían qué comer, entonces, sí o sí te afecta la situación, te abrasa completamente, te va quemando por todo lado.

¿Por qué alguien que es buen estudiante, brillante para las matemáticas, graduado con honores, termina jugando fútbol?

Me gustaba el colegio y siempre fui buen estudiante, pero me gustaba más el fútbol. Cuando quise jugar, mi familia no estuvo de acuerdo, querían que siguiera estudiando, que tuviera otra profesión, pero no podía hacer las dos cosas y me decidí por la pelota. Mis amigos de toda la vida los hice en el fútbol, porque aquí encuentras compromiso, lealtad, pundonor, el fútbol te da esas cosas lindas.

¿Ha encontrado esas cosas en el América?

Sí, aquí se vive el fútbol de una manera intensa, mucho más que en Venezuela, que en Francia, donde son más fríos.

¿Qué siente cuando va por la calle y ve a sus compatriotas pidiendo dinero y comida en los semáforos?

Mucha rabia, porque no tiene por qué haber venezolanos mendigando fuera de su país. Da rabia, impotencia.

¿Cree que la vida de Venezuela cambiará pronto?

Quisiera ser más optimista, pero esta gente no deja, sabe que le esperan las rejas y se van a jugar todo.

¿Si tuviera en frente a Nicolás Maduro, qué le diría?

Le preguntaría por qué alarga el dolor de todo un país, por qué destruye todo, familias enteras. No me lo explico.

Volvamos al fútbol. Santa Fe es el rival de este jueves, el mismo contra el cual debutó usted con América. ¿Es especial este duelo?

Siempre hay ansiedad. En el debut fue un 0-0, quizás este jueves sean las cosas distintas y ojalá que se nos den para una nueva victoria.

A usted siempre le reclamamos goles, porque lo demás se le ve en la cancha, entrega, sacrificio, juego colectivo. ¿Qué tiene el Aristeguieta de esta temporada?

Los goles no son suerte, no llegan por arte de magia. Se dan porque hay una serie de factores que hacen que lleguen, un buen momento. Y creo que eso es lo que está pasando. Los goles son la forma más directa que tengo de ayudar al equipo, pero no la única.

El día de la tripleta contra Medellín, mi compañero Francisco Henao tituló ‘Aristripleta’. ¿Le gustó?

Sí, bastante, me pareció muy original, aquí en Colombia son muy creativos los periodistas para los titulares y eso a todos nos gusta.

¿Este América está para título?

Creo que faltan detalles por mejorar, tenemos picos muy buenos y otros no tanto, aunque los resultados han estado con nosotros, porque con Rionegro no merecíamos ganar. Todavía estamos en un ‘sube y baja’ y hay que estabilizarnos, pero pienso que la actitud del equipo hoy es distinta.

¿Por qué el gesto de las celebraciones?

Mi abuelo, Ezio de Luca, me decía: ‘¿Tú has visto que Ronaldo, el gordo, le dedica los goles a su novia poniéndose un brazo en la frente? Por qué tú no me los dedicas con algo parecido’, y elevaba sus brazos y hacía un arco. Se me grabó eso y celebro los goles así, mirando al cielo, y digo ‘para vos, abuelo’. Quiero creer que me está viendo. Él fue el único que me apoyó cuando quise ser futbolista.

¿Vive todavía?

No, murió el año pasado, a los 89 años. Le debo mucho. Anotaba con un lapicito en un cuaderno mis goles, las estadísticas. Era, literalmente, mi fan número uno.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad