"No me molesta que me digan Pedrito de Portugal": Pedro Felicio Santos, DT de América

"No me molesta que me digan Pedrito de Portugal": Pedro Felicio Santos, DT de América

Agosto 05, 2018 - 08:45 a.m. Por:
Santiago Cruz Hoyos / Editor de Crónicas y Reportajes
Pedro Felicio Santos

Pedro Felicio Santos desde el 4 de abril de este año llegó al América.

Ricardo Ortegón - El País

El hincha de un equipo de fútbol necesita confiar en su técnico. Es algo así como el representante en la cancha del entrenador que todos llevamos dentro. El que ejecuta justo el cambio que estamos pensando, o el que hace algo que nadie tenía calculado para darle vuelta a un resultado adverso, aunque a veces pasa que el cambio que hace no es el que queremos, entonces, como nuestro representante, nos sentimos con derecho a reclamarle de pie, los brazos abiertos, una rechifla. Pero necesitamos confiar en que esa persona que está en la pista atlética es capaz de dirigir al equipo hacia los tres puntos o mejor aún, hacia el campeonato.

Esa confianza, por supuesto, se gana con los resultados pero también con el conocimiento. Necesitamos saber quién nos dirige, qué experiencia tiene para, en caso de una tormenta, un gol en contra, una lesión, una expulsión a los dos minutos de juego, salvarnos de la derrota. No es un asunto menor: del resultado del equipo dependerá nuestro estado de ánimo durante, al menos, las próximas 48 horas.

En el caso del América conocemos poco de su actual entrenador. Apenas que se llama Pedro Felicio Santos, que nació en Portugal, que dirigió un equipo sub 17 de Millonarios y que su rostro adusto durante los partidos un comentarista lo comparó con los de un compatriota suyo, José Mourinho.

Esta tarde en cambio Pedro Felicio luce sonriente y distendido, como quien acaba de darse un descanso reparador. De cerca sus excesivas canas lo hacen parecer un hombre mayor a su edad: 38. Su contextura física se asemeja a la de un delantero menudo y escurridizo y tal vez por eso – y por el torero del mismo nombre nacido en Lisboa – los periodistas lo comenzaron a llamar ‘Pedrito de Portugal’, algo que, al parecer, le disgustaba. Pero no es así.

– Fue un mal entendido. No me molesta que me llamen Pedrito de Portugal – dice con el gesto cómplice de quien recuerda una travesura, y se dispone a despejar esa pregunta de los hinchas de ‘La mecha’: ¿quién es Pedro Felicio Santos?

Usted nació en Pombal, Portugal. Hablemos de los orígenes.

Pombal es una ciudad chiquita, un pueblo con muy poca gente (16 mil habitantes). Allá jugaba fútbol en la calle con mis amigos e iba a la escuela. Esa era mi vida. Mi padrino de bautizo era entrenador de las formaciones del Benfica. Mi padre es farmacéutico y mi madre, profesora.

¿Cómo era su relación con el fútbol?

Siempre jugué al fútbol. Hice parte de un club de Pombal. Toda la trayectoria la hice en formaciones hasta los 18 años. Pero desde niño sabía que lo que quería era ser entrenador. Tal vez eso se deba a mi padrino. Yo lo acompañaba a Lisboa, que queda a una hora y media de Pombal, a ver los juegos del equipo que él entrenaba. Su hijo también jugaba en Benfica y yo a todos lados los acompañaba. Así que siempre quise ser entrenador. Claro, pensé en algún momento ser jugador, pero por encima de todo quería ser entrenador.

¿Y por qué no empezó siendo jugador profesional?

No es algo que pueda hacer cualquier persona. Hay que tener demasiadas competencias, así que no es fácil ser jugador profesional. Cuando jugaba lo hacía en el medio. Era volante de banda, a veces interior. Soy hincha del Sport Lisboa e Benfica (Benfica).

¿A quién tenía como referente?

Los que pertenecemos a la generación de los 80 tuvimos el privilegio de ver a grandes jugadores. Ronaldo fue un fenómeno, Maradona era uno de los más grandes, Zidane. Y entrenadores si, Mourinho es un gran entrenador, pero me gustaba mucho Arrigo Sacchi, un entrenador estupendo que salió muy temprano del fútbol. Para mí sigue siendo una gran referencia.

¿Cómo inició su carrera?

Cuando cumplí 18 años me fui de Pombal para Lisboa. Fui a estudiar primero educación física. Después me especialicé en fútbol. En Portugal tenemos esa posibilidad de estudiar educación física con especialización en fútbol, que son los últimos dos años del curso. Cuando comencé a estudiar fútbol en la universidad me dediqué a entrenar. Comencé en el Benfica, en la formación con niños. Recorrí todos los escalones de formación. Después salí para varios clubes como Sporting. Siempre en las divisiones menores.

Entiendo que entrenó una división menor de la Selección China.

Si. Yo entrenaba un equipo en Portugal, y tuve la propuesta para ir a la Selección de China. Era un proyecto entre la Federación y un empresario, que consistía en encontrar y formar jugadores de entre 15 y 18 años. Durante algunos meses recorríamos el país analizando a los jugadores, después los traíamos para Portugal y entrenábamos durante tres o cuatro meses y volvíamos a China para hacer juegos. Fue un proyecto en el que estuve durante cuatro o cinco años.

¿Y qué pasó después?

Me convidaron a asumir un proceso de un equipo profesional en Portugal, el Pinhalnovense. El equipo tiene como base jugadores chinos y portugueses y su objetivo es ascender a primera. Fue un proyecto que encaré de inicio, hasta que me ofrecieron venir a Millonarios.

¿Cómo se dio su llegada a Colombia?

Yo tenía el sueño de venir a trabajar a América del Sur, y cuando me ofrecieron la opción de Millonarios no lo pensé dos veces. América del Sur es una mina de talentos, cada país tiene jugadores fantásticos. Hay que cambiar alguna cosa en términos individuales, en términos de la estructura de los clubes, pero esta mina puede ser trabajada con un sentido diferente para potenciar a los futbolistas. Traer la organización de los clubes europeos y la disciplina es muy importante. Siempre pensé en eso y siempre pensé que podía ser muy bueno para mí como entrenador tener esa oportunidad. Por eso no lo pensé dos veces. Pese a que estaba en un buen proyecto en Portugal, con objetivos de ascender, no pensé en plata, en nada, para venir a Colombia.

¿Cuánto tiempo trabajó en Millonarios?

Estuvimos 6 meses, en las divisiones inferiores. Entrenábamos un equipo sub 17, con buen suceso.

Y ahí aparece la oportunidad de América. ¿Se sentía preparado?

Cuando vinimos para Colombia, teníamos en la cabeza algún día dirigir un equipo profesional de primera división, un club grande. Sabíamos que ese día iba a llegar. En Millonarios tuvimos ese buen suceso, unas formas de trabajar que fueron bien valoradas, y estábamos preparados para estar en un gran equipo. En este caso fue América y estamos muy contentos. Pensamos que era un proyecto muy difícil, el equipo no estaba bien, pero aceptamos porque nos sentíamos preparados. Yo soy entrenador desde hace 20 años, ya pasé por muchas cosas, me preparé para cuando algún día tuviera la oportunidad, agarrarla y aprovecharla. Y es lo que estamos haciendo en América. Queremos un América muy fuerte en la base, en sus divisiones menores.

Justamente se dijo que usted iba a dirigir el equipo profesional para después hacer el trabajo en inferiores, lo que cambió este semestre.

Las inferiores siguen siendo una prioridad. Es un trabajo que no se ve y que se demora mucho tiempo. Y es un trabajo de mucho cuidado. Los niños son el futuro del equipo, son proyectos de jugadores que hay que saber llevar para que cuando lleguen al equipo profesional, asuman esa responsabilidad de manera natural.

La hinchada sin embargo exige resultados. El del América es un hincha decepcionado que se alejó del estadio.

La presión del club es normal en los equipos grandes. Son siete millones de hinchas que quieren ganar. Yo también soy un ganador. Cuando pierdo no quiero salir de casa, paso días muy tristes. No hay una persona en el mundo que quiera ganar más que el entrenador del América. Ahora, pienso que los hinchas tienen que comprender los procesos. América va a ganar. En breve va a ganar títulos. Pero hay que entender los procesos.

Hubo críticas a su nombramiento. Se esperaba un técnico reconocido. ¿Cómo fue ese momento para usted?

Siempre me he sentido bien en América. Pienso que el presidente, don Tulio Gómez, es una persona visionaria que hizo una apuesta para mejorar la situación del equipo. Los cambios son importantes. Y en América están cambiando los paradigmas. Don Tulio lo que está haciendo es cambiando paradigmas apostándole a un cuerpo técnico que viene de un fútbol muy competitivo como el europeo, con experiencia en la formación de los menores. Pienso que don Tulio cambió un paradigma y nosotros estamos aquí para cambiar los paradigmas del fútbol colombiano. Pero en América siempre me he sentido bien, siempre tranquilo.

Usted con la prensa ha tenido inconvenientes, como cuando se molestó porque lo llamaron Pedrito de Portugal…

Fue un mal entendido. Sucedió durante un juego contra Águilas que perdimos y nos restó posibilidades de entrar a los 8. En la conferencia de prensa aproveché que alguien me llamó ‘Pedrito de Portugal’ para decir que en el juego había visto cosas ‘muy pequeñas’. Expulsiones de mis jugadores, un gol anulado, las faltas, no había recogebalones, fue una vergüenza lo que nos hicieron. Fue ahí cuando me referí a que me llamaran Pedrito de Portugal por ser pequeñito, y yo en el partido vi esas cosas ‘pequeñas’. Pero no me molesta que me digan Pedrito de Portugal. Además en ese momento hablaba muy poquito español, no me expliqué bien, estaba caliente por la derrota, y hablé así. Debí tener más calma y explicar las cosas bien.

Los reporteros deportivos le critican que usted no acerca el equipo a la prensa y no responde todas las preguntas. ¿Cuál es el lugar que usted le da a la prensa en América?

La prensa es la cultura de los países. Cuando lees o escuchas la prensa conoces un poco de la cultura de cada país. Y la prensa en el fútbol es muy importante. El fútbol no existiría sin la prensa. Lo que sucede es que a veces me hacen preguntas que no puedo responder en el momento, o hay días en que estoy molesto, otros días estoy más contento, y es así. Soy así. Aquí todos los días le preguntas a las personas “¿cómo estás?” y siempre responden “muy bien, muy contento”, las personas siempre están contentas. Yo no. Hay días que estoy molesto. Pero tengo un gran respeto por la prensa y siento que ellos sienten respeto por mí.

Volviendo al equipo, la hinchada tiene la idea de que la nómina no está la altura de la historia del equipo. Los refuerzos no eran los esperados y por eso no asiste al estadio.

Estamos construyendo un equipo vencedor. En América queremos tener el hábito de vencer, formar jugadores vencedores. Es triste sin embargo ver el Pascual Guerrero con 5000 personas, cuando podría tener el triple o más apoyándonos. Todo se hace más fácil con el apoyo de nuestra gente. Pero estoy seguro de que con la plantilla que tenemos vamos a darle la vuelta a esa situación. Estoy seguro de que vamos a tener de nuevo el Pascual lleno. Los jugadores están muy comprometidos con este proyecto de América.

En estos dos partidos del torneo, América tiene tenencia de balón, pero falta profundizar y mostrar más peso en el ataque.

Jugamos contra Leones, y creo que hicimos un buen partido, con 5, 6 ocasiones de gol. Apenas hicimos una, es cierto. Contra Tolima hay que tener en cuenta que era el campeón nacional. Un equipo que lleva mucho tiempo con el mismo entrenador, un equipo fuerte. Es preciso a la hora de los análisis tener en cuenta eso. Y contra Tolima fue un juego que entramos a ganarlo. Sufrimos un gol de pelota quieta que habíamos trabajado en la semana, pero es fútbol y pasan estas cosas. Pero si miras el partido, América siempre quiso ir al frente. Es lo que pretendo como entrenador.

Pero insisto: el equipo se ha visto con poco peligro en la delantera. ¿Con Fernando Aristeguieta se suple esta deficiencia?

A Fernando lo queríamos desde hace mucho tiempo, queríamos un delantero con sus características. Esperamos que se adapte a lo que queremos en el equipo. Estamos muy contentos con él y con el resto de la plantilla.

¿El América de este semestre para qué está? ¿Qué deben esperar los hinchas?

En este semestre el objetivo es sí o sí estar en los 8 primeros y después, pelear por el campeonato. Es temprano hablar que vamos a ser campeones. Primero pensemos en los 8. Con respecto a mí, sueño con ser campeón con América, volver a entregarles a los hinchas un nuevo título.

El juego de este domingo

  • América juega a las 5:15 p.m. de este domingo contra Santa Fe, en un duelo de perdedores de la última jornada. 
  • Mientras que América cayó con Tolima 1-0 el pasado sábado, Santa Fe perdió 2-0 ante Nacional en el Campín de Bogotá. 
  • De ahí que ambos equipos necesitan los 3 puntos para no perder terreno en la tabla. 
  • El partido se transmite por RCN.

Probables formaciones

América: Neto Volpi, Jonathan Pérez, Danilo Arboleda, Anderson Zapata, Pablo Armero, Larry Vásquez, Alejandro Bernal, Cristian Dájome, Brayan Angulo, Jefferson Cuero y Joseph Cox.
DT: Pedro Felicio Santos

Santa Fe:
Leandro Castellanos, Gustavo Arboleda, Javier López, Carlos Henao, Nicolás Gil, Yeison Gordillo, Baldomero Perlaza, Luis Manuel Seijas, Anderson Plata, Wilson Morelo y Diego Guastavino.
DT: Guillermo Sanguinetti

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad