¿Cuál es el secreto de Fernando 'Pecoso' Castro para levantar ‘muertos’?

¿Cuál es el secreto de Fernando 'Pecoso' Castro para levantar ‘muertos’?

Septiembre 10, 2018 - 07:41 a.m. Por:
Redacción de El País
Fernando Pecoso Castro

Fernando Castro está tranquilo con la respuesta que el grupo ha venido mostrando.

Bernardo Peña / El País

En las calles de Cali y en esa avenida digital llamada Twitter, los hinchas del América solo hablan de un tema: el repunte del equipo desde que llegó a dirigirlo el ‘Pecoso’ Castro.

El sábado en la noche el equipo americano logró una gran victoria (3-2) como visitante frente al Bucaramanga y los halagos hacia el técnico manizalita no se hicieron esperar. “Es un levanta muertos”, “Con el ‘Pecoso’ hasta un inválido camina”, “Ahora sí se nota que tenemos un técnico de verdad”, dijeron, con emoción, los aficionados en las redes.

Ese arte de “levantar muertos” es justamente la especialidad del timonel rojo, que a lo largo de su carrera ha sido llamado por los equipos para que apague incendios, para que termine las crisis y para que comprometa a jugadores que con otros técnicos no rinden.

El América es un reflejo de lo que es el caldense como entrenador. Antes de ser confirmado como DT rojo, la ‘Mecha’ había ganado solamente un partido de seis, sumando apenas una anotación (de penal). Ahora, ya bajo su orientación, el equipo ha logrado siete puntos de los últimos nueve, producto de un empate y dos victorias al hilo, con siete goles convertidos.

‘Pecoso’ llegó hace tres semanas a un equipo al borde de la hecatombe y con los hinchas en una apatía anormal para lo que es la historia del club, pero ahora, con resultados, el DT está ilusionando a la fanaticada roja con una posible clasificación a los ocho mejores.

¿Cuál es su secreto?
Desde que fue jugador (un aguerrido lateral izquierdo), ‘Pecoso’ Castro demostró que lo suyo era el temperamento fuerte.

Ese es el condimento que años después le impregnó a su carrera como técnico, que ha sido notablemente influenciada por las enseñanzas del argentino y campeón del mundo Carlos Salvador Bilardo, quien lo dirigió a finales de los 70 en el Deportivo Cali.

De Bilardo, ‘Pecoso’ aprendió la obsesión por los pequeños detalles, la indignación ante cualquier derrota, repetirles varias veces —hasta el cansancio— las instrucciones a sus dirigidos y, finalmente, implementar una disciplina de acero.

“Es que esto es un trabajo. Y si el entreno está programado a las 8:00 de la mañana, pues es a las 8:00, no quince minutos después ni media hora más tarde”, afirma el DT.

Esa tendencia suya de apersonarse de las malas situaciones y poner el pecho se empezó a forjar desde la temporada de 1995-1996 en Colombia, cuando tomó las riendas del Cali y pudo sacarlo campeón luego de 22 años de sequía y frustraciones.

En una entrevista reciente con El País, el exdelantero verde Óscar el ‘Cucho’ Quagliatta, quien hizo parte de ese plantel campeón, recordó con risas que ‘Pecoso’ tuvo en concentración al equipo por más de 30 días hasta lograr la estrella.

“Fernando es un entrenador con mucha personalidad, es un enfermo por ganar y tiene como camino para eso la disciplina. Yo nunca tuve en mi carrera un entrenador que te marcara tanto en ese sentido como él”, recordó el futbolista uruguayo.

Equipos como el Deportes Quindío, el Atlético Huila y el mismo Bucaramanga han recurrido al manizalita cuando han estado en tiempos de crisis, y en todas esas oportunidades, ‘Pecoso’ los metió a pelear entre los ocho mejores del rentado nacional. En el América (al que ya dirigió en el 2003), Castro quiere repetir esa historia.

En la ‘Mecha’, si hay un jugador agradecido por el arribo de Castro es Avimiled Rivas, quien con el técnico anterior (Pedro Felicio), no tenía continuidad. Para el volante, la pasión del ‘Pecoso’ por el fútbol ha sido vital en el repunte rojo. “La actitud con la que el ‘profe’ llegó ha sido muy importante. Nos ha transmitido esas ganas de salir adelante y eso se está reflejando en cada partido”, le contó el futbolista a El País.

Obsesión, disciplina y pasión, esa es la receta “levanta muertos” de un entrenador veterano, pero que por su carácter nunca pasa de moda.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad