América de Cali, ahora sí, a jugar en serio (Opinión)

América de Cali, ahora sí, a jugar en serio (Opinión)

Mayo 06, 2018 - 09:39 a.m. Por:
César Polanía / Editor de Afición
América de Cali 2018

Imágenes del partido de la fecha 11 del campeonato entre América y Envigado.

José Luis Guzmán/ El País

Terminó el semestre para el América y empiezan nuevos retos. Bueno, si así lo quiere el presidente Tulio Gómez.

Esta Liga ha dejado un cúmulo de lecciones que el equipo debe aprender. Pero, para ello, lo primero será relevar el cuerpo técnico. El señor Pedro Felicio Santos hizo lo que pudo con los jugadores que había y hay que darle las gracias, pero no debe ser el técnico para un equipo con el peso histórico del América. Ya terminó el experimento con los portugueses, quienes, por primera vez, han dirigido un equipo profesional. Ahora, a pensar en serio.

Y pensar en serio significa tener un proyecto deportivo sólido, sin improvisaciones ni tiros al aire con la contratación de un nuevo técnico y los refuerzos para el segundo semestre. Dicen por ahí que Tulio mantendría a los portugueses, potenciaría a jugadores juveniles y traería un par de futbolistas experimentados. Personalmente le he preguntado eso al mismo presidente y sus respuestas han sido ambiguas: “Vamos a ver, al final del semestre evaluaremos cómo les fue a estos técnicos y qué jugadores necesitamos”, me ha respondido.

Pensar en serio significa también tener dentro de la institución gente conocedora del fútbol. Si Tulio quiere seguir siendo presidente y administrando su plata, que lo haga. Al fin y al cabo se ganó ese derecho porque fue quien se metió la mano al bolsillo cuando América estaba en la B y más lo necesitaba. Pero el presidente debe dejarse ayudar. Debe tener al lado un hombre clave —no a la esposa y la hija, con todo respeto— que le hable al oído y le diga cómo invertir su dinero, cuáles son los jugadores que necesita un equipo como el América y cómo ir por ellos en el mercado. No más jugadores con buen pasado y mal presente. Sé que estos no son los mismos tiempos de antes, pero hoy en el América juega cualquiera que se ponga un par de guayos.

Pensar en serio también es esa apuesta que Tulio anda promulgando de la cantera. Ya era hora de meterles dientes a las divisiones menores para formar jugadores con proyección que le dejen satisfacciones al equipo y, cómo no, dinero cuando sean vendidos. Pero, cuidado, esa no puede ser la estrategia única para sostenerse en Primera ni mucho menos para pelear títulos.

Con esta visión, que no es un descubrimiento mío, sino la lógica propia de un proyecto futbolístico, debe América comenzar el segundo semestre, después del Mundial. Pero si la visión es la del ahorro o la de “no hay plata”, lo mejor es permitir el ingreso de otros inversionistas —porque los hay— o dar un paso al costado y vender el equipo. Ya fue suficiente el martirio de cinco años en la B como para prologar el suplicio en la A. Llegó el momento de sacudirse y pensar como equipo grande. La hinchada, que es el principal patrimonio del América, así lo reclama.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad