Los giros desde el exterior, el otro 'motor' de la economía vallecaucana

Los giros desde el exterior, el otro 'motor' de la economía vallecaucana

Julio 29, 2018 - 10:00 p.m. Por:
Redacción de El País 
El Valle del Cauca es la región que más recibe giros del exterior

El Valle es el departamento que más remesas recibió en el último año. A mayo de 2018 la cifra supera los US$2.400 millones.

Archivo de El País 

Los colombianos que se capacitaron en Colombia, a nivel profesional y técnico y aquellos que debieron salir del país por falta de oportunidades laborales, hoy podrían considerarse como una inversión en capital humano en el exterior, que rinde retornos al capital.

El economista Julio Escobar sostiene que el Suroccidente es la región que más recibe recursos del exterior por este concepto, cerca de un tercio del total remitido al país, y el Valle del Cauca es el principal departamento receptor de remesas, por ser la región de donde más personas han salido y siguen saliendo al exterior.

Las remesas, prosigue Escobar, son importantes para el país, por cuanto el valor recibido en el acumulado a mayo de 2018 se situó en US$2.427 millones, 17,8% más que lo percibido un año atrás y superior al valor de las ventas de café, azúcar, frutas y legumbres, así como carne y pescados, que juntos no igualan el valor de las remesas recibidas en igual periodo.

Lea también: El director de la Dian habla sobre los cambios en la declaración de renta este año

En las regiones colombianas las remesas del exterior son un ingreso importante para los hogares receptores, a pesar de estar concentradas en pocos departamentos.

De hecho, en 2017 el 69,2% llegaron a cuatro departamentos, liderados por el Valle del Cauca (28,0%), Antioquia (16,2%), Cundinamarca (16,9%) y Risaralda (8,0%).

Julio Escobar es economista y analista financiero.

Julio Escobar es economista y analista financiero.

Especial para El País

"Desde que existen cifras de remesas por departamentos, es evidente el efecto de las mismas sobre la oferta de vivienda VIS"
Julio Escobar
Economista 

El comportamiento de las remesas en el Suroccidente y el Valle del Cauca ha sido muy similar al del resto del país, y su evolución depende mucho del desempeño económico de los países donde residen los remitentes como España, Estados Unidos y Chile, que juntos aglutinan un poco más de los dos tercios del total recibido por el país.

Siguen en su orden de importancia por participación, las recibidas desde Panamá (3,8%), Ecuador (3,5%), Reino Unido (2,5%) y Canadá (2,0%).

Al cierre del primer trimestre de 2018, el valor recibido por los departamentos del Suroccidente fue de US$418,7 millones de dólares, de los cuales el Valle del Cauca absorbió US$397,9 millones, el 95% del total percibido por la región. Este valor en pesos representó $1,18 billones para la comarca suroccidental, y una cifra similar lo fue para el Valle ($1,12 billones), suma importante que debió estimular el consumo de los hogares receptores a través del comercio, los servicios y la actividad inmobiliaria, así como el ahorro financiero del Suroccidente.

Las remesas de la región Pacífico
Para adquirir vivienda

Por otra parte, continúa el economista, “desde que existen cifras publicadas de las remesas por departamentos, se ha hecho evidente el efecto de las mismas sobre algunas actividades económicas, en forma más directa con la oferta de vivienda VIS, por cuanto se anticipa el aumento de las remesas para los trimestres siguientes”.

Según el análisis que realiza Escobar al comportamiento de las series trimestrales de remesas y los de vivienda VIS de Camacol, se observa que cuando la oferta de VIS en el Valle del Cauca ha crecido durante un trimestre, a los seis trimestres siguientes se incrementa el valor de las remesas, coincidiendo con el tiempo promedio en que dura la culminación de un proyecto de este tipo de vivienda. Es decir, se presume que el remitente aumenta el giro para la cuota inicial y adiciona en adelante el valor de la cuota mensual de la vivienda adquirida ya sea como inversión o para uso de su familia receptora.

Tasa de cambio a favor del aumento

Escobar asegura también que el incremento del valor de las remesas en dólares observado a mediados de 2015, se ha tornado constante por una tasa de cambio favorable a los remitentes y receptores, monto que se infiere los han invertido principalmente en bienes de consumo final duradero y vivienda.

En contraste, el nuevo nivel alcanzado por el valor en dólares no se reflejó directamente en un mayor crecimiento de la actividad económica del Valle del Cauca, como se precisaba antes de 2015. Sin embargo, el crecimiento del PIB del departamento logró mantenerse por encima del PIB de la nación, pese a la desaceleración.

Por su parte, el valor de los reintegros en pesos de las remesas creció cerca del 80% junto con la devaluación, lo cual benefició a los receptores. Los exportadores fueron también beneficiados, aunque sus ventas al exterior no crecieron en dólares tanto como lo hicieron las remesas, que pasaron de un promedio de 4,5% en la primera mitad de la década, al 25% promedio anual en la segunda mitad, desde septiembre de 2015.

El Valle, el que más giros recibe

Cabe resaltar que el Valle del Cauca fue uno de los departamentos más golpeados por la crisis hipotecaria de los noventa y sus nefastos efectos sobre el empleo en la década de los noventa generaron el mayor flujo migratorio hacia el exterior, en especial a España y Estados Unidos, países que han mantenido para el departamento la más alta participación en los giros desde el exterior, 20% y 39%, respectivamente, mientras que en el total nacional la participación fue de 15% y 46%, en su orden.

Estudios han comprobado que la población que recibe remesas tiene baja participación en el mercado laboral, porque al recibirlas salen de la población económicamente activa (PEA), y regresan a clases los estudiantes que habían desertado por bajos ingresos en el hogar y las amas de casa a sus labores de hogar.

En efecto, la correlación entre el aumento de las remesas y la población inactiva en el trimestre siguiente se incrementa desde 0,28 a 0,40.

En el caso de Cali, capital del departamento donde se lideran la recepción de remesas, la correlación entre la población inactiva de estudiantes, la correspondencia con el aumento anual de las remesas recibidas un año atrás es de 0,50 para el periodo 2006-2017.

Por último, Escobar concluye que “las remesas son un complemento al ahorro interno de las economías en desarrollo y son señaladas como fuente importante para el financiamiento externo de mínimo costo en las economías receptoras”.

¿Para qué se utilizan?

Estudios comprueban que la población que recibe remesas o giros las emplean en el pago de deudas hipotecarias y en la compra de vivienda.

Estados Unidos y España son los países de donde más llegan remesas a Colombia
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad