VEHÍCULOS
Hoy:

    Revise estos aspectos antes de comprar un carro usado

    Mayo 31, 2017 - 05:49 p.m. Por:
    Elpais.com.co
    carros usados

    Una buena prueba de manejo es tan importante como la inspección mecánica. No se decida por el primer auto usado que le llame la atención. Mire diferentes opciones y elija el que mejor estado presente.

    Fotolia / El País

    El alto precio de los vehículos de estreno en Colombia ha disparado el mercado de los autos usados que deben ser sometidos a una minuciosa revisión por parte de los prospectos compradores que de esta manera se evitan las costosas reparaciones y dolores de cabeza ocasionados por los defectos y/o ‘venenos’ ocultos a la vista.

    Cabe anotar que la mencionada revisión resulta altamente relevante si tenemos en cuenta que la gran mayoría de los autos de segunda mano no están cubiertos por la garantía de fábrica.

    De igual forma hay que aclarar que el exhaustivo examen a que se debe someter un coche usado debe incluir lo concerniente a los ‘papeles’ del auto y todos los elementos mecánicos que deben ser inspeccionados en detalle preferiblemente por uno de los centros de servicio especializados en el tema que disponen de los conocimientos y equipos requeridos para realizar un peritaje profesional.

    Con el fin de facilitar la difícil tarea de comprar un auto de uso a manera de guía El País detalla a continuación los cinco pasos que debe seguir un comprador de un carro usado antes de realizar la respectiva transacción.

    1. Documentos. Previo al peritaje profesional el prospecto comprador debe verificar los antecedentes del vehículo en ciernes solicitando el paz y salvo y certificado de tradición en la respectiva Secretaria de Tránsito.

    Una vez pasada esta importante prueba se deben revisar el SOAT y el certificado de revisión tecno mecánica que deben estar al día.

    2. Chasis. Una buena inspección ocular hecha por un experto permite verificar que el vehículo no haya sufrido choques fuertes o volcamientos
    que dejan secuelas en sitios estructurales de difícil o imposible reparación.

    Esta inspección que se debe hacer con el auto levantado o en un cáncamo también permite revisar tanto el estado exterior del piso como el de los sistemas de dirección, suspensión y de frenos que no debe presentar ninguna fuga de líquido.

    3. Carrocería. Gracias a la experiencia y a los nuevos equipos electrónicos los especialistas de los centros de diagnóstico pueden detectar partes de carrocería repintadas y las superficies no uniformes que son señal inequívoca de un choque mal reparado.

    De igual manera hay que realizar una inspección detenida y detallada recorriendo visualmente las separaciones de tapa de motor, persiana, puertas y baúl que deben conservar las líneas originales de fábrica.

    En caso contario quiere decir que el coche ha sufrido un choque mal reparado.

    4. Motor. El motor que debe prender fácilmente tiene que ser sometido a su prueba de funcionamiento preferiblemente con la máquina fría.

    Durante esta inspección en que se comprueba la compresión, estado general y si es posible la emisión de gases de la planta motriz es preciso prestar especial atención a aquellos sonidos y olores extraños que aparecen al encender el motor y a medida que la máquina adquiere su temperatura de funcionamiento ideal.

    También se debe verificar que no haya fugas de aceite y mucho menos humaredas que aparecen por el caño de escape al acelerar el motor ya caliente.

    5. Interior. Por obvias razones el estado en que se encuentran los asientos, paneles de puertas, tablero, piso y tapicería en general permite deducir el tipo de trato que ha recibido un coche.

    Vale anotar que si un auto de uso muestra pedales, volante y/o palanca de cambios con un desgaste exagerado versus el kilometraje que aparece en el tablero quiere decir que el odómetro ha sido alterado con el fin de engañar al comprador.

    Por último y antes de realizar la necesaria prueba de conducción para verificar el comportamiento del coche en marcha es preciso levantar los tapetes de cabina y el cubre piso de bodega para chequear el estado de las láminas de piso y comprobar que no haya oxido y menos esquirlas de vidrio que son vestigios infalibles de un accidente.

    CONTINÚA LEYENDO
    Publicidad
    VER COMENTARIOS
    Publicidad