VEHÍCULOS
Hoy:

Los daños más comunes en carros generados por una conducción inadecuada

Mayo 31, 2017 - 06:30 p.m. Por:
Elpais.com.co
dañod en carros

La falta de mantenimiento, abusar de la suspensión al pasar por huecos y baches causan costosos daños perfectamente evitables.

Fotolia / El País

Por desconocimiento mecánico, falta de una adecuada instrucción o por simple desidia, muchos automovilistas utilizan técnicas de conducción indebidas que terminan desgastando de manera prematura piezas vitales del auto que resultan costosas de reparar o reemplazar.

Dado que muchos conductores desconocen los daños ocasionados por los malos hábitos de conducción, El País ha seleccionado siete de las principales causales de averías derivadas del mal uso de un vehículo.

1. Sub revolucionar el motor. De manera equivocada algunos conductores piensan que ahorran combustible llevando el motor a bajas revoluciones. Lo que no saben quiénes emplean esta mala práctica es que al hacer esto someten la máquina a un sobreesfuerzo que se paga con un excesivo gasto de combustible y acelerado deterioro de valiosas piezas de motor (bielas, casquetes, cigüeñal, etc.) que ven mermada su vida útil de forma radical.

2. Sobre revoluciones. Muchos automovilistas aceleran y dejan el motor en su tope de vueltas ignorando el daño que le causan a la máquina diseñada y construida para soportar esas máximas revoluciones por instantes y no por largos periodos de tiempo. Esta pésima costumbre resulta aún más dañina cuando se realiza con el motor y su aceite fríos y el auto detenido con la caja en neutro.

3. Dejar agotar el combustible. Los automovilistas que tienen la mala costumbre de dejar agotar el tanque de combustible hasta quedarse varados o con el testigo alumbrando durante muchos kilómetros le causan un grave daño a la bomba de combustible que trabaja forzada causando su prematura ‘vejez’.

Cabe destacar que en muchos casos estos conductores se ven conminados a reemplazar la bomba y/o reparar el sistema de inyección debido a la mugre o aire que succiona la bomba cuando queda poca gasolina o acpm.

4. Mal calentamiento de los sistemas del auto. Sin darse cuenta aquellos conductores que calientan el motor en el garaje para luego exigirlo al máximo le ocasionan un prematuro desgaste a importantes elementos de la planta motriz como son los ejes, rodamientos y partes de caja (piñones, retenedores, etc.) que se ven afectadas por trabajar sin haber alcanzado su temperatura ideal de funcionamiento. Lo recomendado en este caso es calentar todos los sistemas en marcha y a bajas revoluciones (2.000 RPM).

5. Abuso de los frenos. Los conductores que aplican permanentemente el freno sin razón alguna o que ejercen poca
presión sobre el respectivo pedal generan un excesivo desgaste de las pastillas.

Esto debido a que los discos o campanas siguen girando convirtiéndose en una ‘lima’ para las pastillas o bandas que ven reducida así su expectativa de vida útil.

Algo parecido ocurre con aquellos automovilistas que no utilizan la caja de cambios como freno de motor en los descensos y se ‘recuestan’ en el sistema de freno para detener el peso del auto multiplicado por efectos de la pendiente.

Por obvias razones este mal uso de los frenos origina la cristalización de los elementos de fricción (pastillas o bandas) y/o el recalentamiento del líquido que se evapora causando la pérdida del sistema.

6. No calibrar las llantas. Aquellos conductores que pasan meses sin calibrar las llantas de sus vehículos ignoran las costosas consecuencias de marchar con una o varias llantas con poco o mucho aire.

Cabe recordar que las llantas con poco aire desgastan de manera acelerada los extremos de las bandas de rodamiento y las sobre infladas la sección central de dichas bandas. Además, se convierten en una peligrosa ‘pata coja’ de esa mesa de cuatro patas llamada coche.

7. No monitorear el tablero de instrumentos. Los automovilistas que no chequean de manera permanente el tablero de instrumentos se ven expuestos a una varada que puede resultar costosa si se trata de un recalentamiento o pérdida de presión de aceite del motor, por ejemplo.

Cabe anotar que estas y las demás fallas relevantes que se presentan en un auto son anunciadas a tiempo en el tablero mediante los testigos luminosos o agujas de los respectivos relojes de control.

Por todas estas importantes y costosas razones resulta obligatorio adoptar buenos hábitos de conducción que se traducen en tranquilidad para el propietario y en un gran ahorro para su bolsillo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad