Publicidad
Publicidad

La buena postura en el volante, regla de oro en seguridad

Mayo 31, 2017 - 06:33 p.m. Por:
Elpais.com.co
Posición al volante

Manejar 'pegado' al volante o muy separado de este reduce las posibilidades de salir ileso en un accidente de tránsito.

Fotolia / El País

Adoptar una posición ideal frente al volante es la primera regla de seguridad que deben cumplir todos los conductores de vehículos.

Además de evitar accidentes y de facilitar la conducción en grado sumo esta medida de sentarse bien para conducir trae consigo una serie de importantes beneficios como son el menor esfuerzo físico al conducir que se traduce en menos estrés y cansancio, poder evitar obstáculos con facilidad y guiar el auto con eficiencia y precisión, entre otras ventajas.

Ello redunda en una mayor seguridad para los ocupantes de un vehículo, y de manera especial, para el conductor que reduce de forma significativa las probabilidades de salir muerto o con graves lesiones en caso de un accidente.

Lo anterior, ha sido demostrado hasta la saciedad por las agencias de seguridad vial del mundo que han podido verificar que un conductor sentado adecuadamente frente al volante reduce hasta en un 50% las posibilidades de sufrir un accidente en comparación con uno que viaja sin tener en cuenta este primordial mandamiento.

Un buen ejemplo de un conductor mal sentado y por ende inseguro, es aquel que conduce con los brazos y piernas totalmente extendidas buscando una comodidad que casi siempre resulta cara.

En caso de un accidente, estos automovilistas que viajan pensando que conducen una cama y no un automotor reciben la energía del impacto directamente en las clavículas que muy seguramente se fracturarán debido a que no están en capacidad de absorber y disipar el impacto como lo hacen cuando el conductor está en la posición correcta con los brazos flexionados que funcionan como disipadores del impacto en caso de un accidente.

Algo parecido ocurre con las piernas que por estar estiradas dejan de funcionar como amortiguadores y se convierten en conductoras directas de la energía del impacto que se trasmite a la cadera causando graves lesiones en ella y en las mismas piernas, especialmente, cuando el golpe es frontal.

Como si fuera poco, estos automovilistas que conducen casi que acostados no pueden ajustar el cinturón de seguridad de la manera correcta (cinta diagonal por encima del hombro).

Por esa sencilla razón, estos conductores quedan desprotegidos en caso de un impacto frontal o volcamiento que los hará salir despedidos por debajo de la cinta diagonal del cinturón dejándolos expuestos a graves o fatales consecuencias.

De otra parte, están los conductores que van siempre pegados al volante en una absurda posición que causa cansancio excesivo y una peligrosa limitación de movimientos que potencializa las posibilidades de verse envuelto en un accidente perfectamente evitable.

Por estas razones de seguridad los conductores deben hacer todo lo posible para adoptar una posición ideal y segura frente al volante que se encuentra fácilmente siguiendo estos 5 fáciles pasos:

1. Siéntese frente al volante de manera relajada con la espalda pegada al espaldar del asiento.

2. Estire los brazos de forma natural y colóquelos en la parte superior del volante.

3. Mueva el asiento hasta encontrar el punto en donde las muñecas quedan apoyadas sobre la parte superior del volante manteniendo el cuerpo en la posición indicada en el primer numeral.

4. Hallado ese punto se deben mover las manos hasta la posición de las 10:10 de ese ‘reloj’ llamado volante. De esta manera, los brazos quedarán levemente flexionados para permitir el fácil accionar del volante y funcionar como ‘amortiguadores’ en caso de una colisión.

5. Una vez sentado en la posición ideal y con las manos en el lugar indicado, el conductor podrá darse cuenta que las piernas quedan natural y ligeramente dobladas dejando las rodillas por encima del nivel de la cintura para garantizar el adecuado flujo sanguíneo de las extremidades y el fácil movimiento de los pies.

A propósito de lo anterior, vale anotar que esta correcta postura de las piernas permite la fácil operación de los pedales usando unos pocos músculos del pie y no decenas de músculos de la cadera, muslos, pantorrillas y pies como ocurre con los conductores que manejan ‘pegados’ al volante.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad