VEHÍCULOS
Publicidad
Publicidad

Conozca los mitos y verdades de los vehículos eléctricos

Mayo 31, 2017 - 06:35 p.m. Por:
Elpais.com.co
Vehículos eléctricos

Entre los muchos elementos de los que prescinde un vehículo eléctrico figuran la transmisión (en la mayoría de casos la potencia se entrega de manera directa a las ruedas motrices), embrague, silenciador, catalizador y aceites de motor y caja.

Fotolia / El País

Aunque los vehículos eléctricos llevan ya cerca de diez años en el mercado, el funcionamiento y cuidados de esta clase de coches siguen siendo un ‘misterio’ para la mayoría de los mortales.Por esta razón, El País publica a continuación los mitos y realidades de esta novedosa tecnología que es el futuro a corto y mediano plazo de la movilización humana.

1. Los coches eléctricos no tienen potencia. Mito.
Contrario a lo que se piensa los vehículos movidos por motores eléctricos tienen una potencia similar a los de combustión, pero ofrecen la gran ventaja de entregar el torque total (fuerza en las ruedas) de manera instantánea y no paulatina como ocurre en las máquinas a gasolina y diésel.

Esto quiere decir que los autos eléctricos tienen mucho mejor ‘pique’ que los de motor a combustión.

2. Los motores eléctricos no desarrollan buena velocidad. Mito.
Los autos eléctricos son capaces de alcanzar una velocidad final similar a la de un auto sedán familiar de buen desempeño.

Para corroborar estos dos puntos anteriores basta con citar el Model S P100D de Tesla, un sedán eléctrico que acelera de 0 a 100 kms/h en tan solo 2.4 segundos (similar a un F1), alcanzando una velocidad de punta superior a 200 kilómetros por hora.

3. Los autos con motores eléctricos ofrecen poca autonomía de recorrido. Mito.
Esta limitación de los primeros coches eléctricos fue superada, gracias al desarrollo de las baterías que ahora ofrecen 400 o más kilómetros de recorrido, como es el caso del Tesla Model X con autonomía de hasta 565 kilómetros, según el ciclo europeo Nedc y de más de 472 kms, de acuerdo con la norma americana EPA que es mucho más realista.

4. Reemplazar la batería de un coche eléctrico es demasiado costoso. Realidad.
Aunque la progresiva masificación de los coches eléctricos ha reducido el costo de sus baterías, estas siguen siendo costosas de reemplazar.

No obstante lo anterior y teniendo en cuenta el marcado crecimiento en las ventas de autos movidos por electricidad que trae de la mano una producción masiva de baterías, podemos afirmar que dentro de diez años, vida útil mínima de una batería de ion litio actual, el valor de inversión para reemplazar una batería de un coche eléctrico será similar o inferior al costo de cambiar una planta motriz a gasolina o diésel. Esta razón justifica en una buena parte la inversión en un auto eléctrico.

5. Los coches eléctricos demandan muy poco mantenimiento. Realidad.
Dada la poca cantidad de piezas que requieren para funcionar, los autos eléctricos resultan tan confiables y duraderos como las máquinas de uso industrial y los electrodomésticos movidos por motores eléctricos, entre los que figuran batidoras, aspiradoras y licuadoras, que funcionan de forma muy similar a los autos impulsados eléctricamente.

De esta manera, el mantenimiento preventivo de un auto eléctrico resulta un 40% inferior a la de un vehículo con motor de combustión, ya que se limita al cambio de rodamientos de motor a los diez años y a unas baratas y pocas tareas de fácil ejecución.

Este notable ahorro, unido al bajo costo por kilómetro recorrido que en el caso del Kia Soul EV comercializado en Colombia es un 63% inferior al de un auto similar a gasolina, compensa en el tiempo y con creces el mayor valor a pagar por un auto eléctrico de vitrina.

Sin embargo, la retribución de mayor ‘valor’ para un comprador de un coche eléctrico es la de sentir la agradable, grata y especial sensación de estar en ‘paz’ y contribuir con el medio ambiente.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad