¿Cómo se debe calentar bien el motor de su vehículo?
Publicidad
Publicidad

¿Cómo se debe calentar bien el motor de su vehículo?

Diciembre 01, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Alvaro Mejía G. / Especial para El País
calentar bien el motor

Para conseguir la temperatura de funcionamiento de los elementos dinámicos de un auto encienda el motor sin acelerar y espere unos segundos a que se apague el testigo de aceite para emprender la marcha.

Foto: Istock / El País

Si se observa lo que hace un atleta de cualquier disciplina antes de entrenar o competir es fácil darse cuenta de que además de calentar las piernas, que son su tren motriz, realiza ejercicios de calistenia de brazos,cuello, cintura y todos los grupos de músculos de su cuerpo, incluido el corazón, que deben entrar en calor antes de ser exigidos a fondo.

Esta misma técnica de ir calentando paulatinamente todo el cuerpo y no una sola parte es la misma que deben aplicar los conductores para lograr la temperatura ideal de funcionamiento del motor y diferentes elementos mecánicos de sus vehículos, lo que solo se consigue con una ‘calistenia’ en marcha y a bajas revoluciones (2.000 rpm en promedio).

Cabe destacar que esta buena práctica de calentar el coche en movimiento y no estáticamente, como se hacía erróneamente en el pasado, está recomendada en los manuales del conductor de todos los vehículos modernos, sin excepción de marca alguna.

La razón para atender e implementar esta recomendación son los distintos metales utilizados para fabricar una buena parte de los numerosos elementos de un auto. Entre ellos, los encargados de ejercer una tarea dinámica que implica fricción y por ende, generación de calor en partes en movimiento, como el motor, ejes, rodamientos y engranajes de transmisión.

Por ser construidas en aleaciones de metales estas partes tienen un coeficiente de dilatación diferente que determina la temperatura ideal de funcionamiento de cada elemento y sistema.

Esta práctica del calentamiento integral en marcha es especialmente recomendada para propietarios de vehículos con motores turbo cargados, que exigen más que cualquier otro tipo de motor un calentamiento progresivo para evitar el daño de partes vitales, como el rodamiento principal del turbo, que cuesta varios millones de pesos.

A propósito de lo anterior, vale mencionar que por razones de la elevada temperatura generada durante el ciclo de explosión de la mezcla aire / combustible en las cámaras de combustión, los cilindros, pistones, anillos y otras partes internas del motor tienen un coeficiente de dilatación y temperatura ideal de funcionamiento distintos y mayores que las del núcleo, las esferas y los rodamientos de ejes.

Por ejemplo, inmersas en grasa lubricante destinada a disminuir sustancialmente la fricción y por ende, la temperatura de los componentes en movimiento.

Por este motivo no basta contener en cuenta la temperatura del motor, que es una pieza más del vehículo y se debe prestar atención a elementos con minados a funcionar a una temperatura que determina su buen funcionamiento y tiempo de duración.

Entre ellos los ejes, rodamientos, aceite y engranajes de transmisión y los rodamientos de ruedas que verían drásticamente disminuida su vida útil por trabajara temperaturas que no son las indicadas.

De esta manera, la única forma de conseguir la temperatura de funcionamiento de los elementos dinámicos de un vehículo es encendiendo el auto sin acelerar (los coches modernos no lo requieren) y esperar unos pocos segundos a que se apague el testigo de aceite para emprender la marcha e iniciar el proceso de ‘calistenia’ de todas las partes móviles del coche.

Lo ideal es iniciar el recorrido llevando el motor abajas revoluciones e irlas incrementando, sin exceder las tres mil vueltas, hasta alcanzar la temperatura ideal del líquido refrigerante (85° a 95° C) que aparece en el respectivo instrumento de tablero, indicando que tanto el motor como los demás componentes dinámicos del vehículo, están listos para trabajar a fondo y brindar su mejor desempeño.

El fiel cumplimiento de este sencillo procedimiento le garantiza al propietario confiabilidad mecánica y una larga vida útil de la máquina y de muchos otros elementos de costos a reposición.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad