Yumbo, un "botín" que es disputado por bandas de narcotraficantes

Yumbo, un "botín" que es disputado por bandas de narcotraficantes

Julio 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Yumbo, un

Estos panfletos en los que se insultan a políticos de Yumbo están circulando en la Web y confirman que en el municipio se siente un ambiente tenso entre los bandos políticos. Autoridades del departamento y líderes industriales piden que las diferencias de ideas se debatan con tolerancia y respeto.

Desde hace más de 20 años vienen asesinando a políticos. Fernado Vargas es la víctima más reciente. Denuncian poderes ocultos que van tras el manejo administrativo del Municipio.

Los nombres de los caídos En este parque Belalcázar, el principal de Yumbo, los recordaron. A los muertos. Los muertos que en vida ejercieron la política en el municipio y terminaron asesinados. Todo pasó este miércoles 13 de julio, en la mañana. Algunos habitantes conversaban, por ejemplo, de Arley Sánchez, un concejal que mataron al final de la década del 80.“Él – confirmó días después el también concejal Carlos Arturo Villa – fue el primero que asesinaron, que yo recuerde”.Pero siguieron más: Rafael Espinosa, Pedro Pablo Polanco, Carlos Enrique Perlaza, Raúl Gómez, Luis Fernando Murgueitio, todos concejales, entre titulares y suplentes, muertos a bala a principios de la década del 90. El concejal Villa agregó otros nombres: a Jairo Yantén, personero, lo mataron en 1994 y a Pedro Solanilla, director de Planeación Municipal, en el 2006. Precisamente, en el corrillo del parque también se charlaba sobre los homicidios registrados en este siglo. Se recordó que a Jairo Romero lo asesinaron en enero del 2006 y a Rafael Uribe, en el 2004. Ambos fueron candidatos a la Alcaldía; por cierto, a Luis Abel Espinosa, ‘Pocholo’, jefe de campaña de Romero, también lo mataron en enero del 2006. Lo mismo sucedió con el concejal Ángel María Salcedo, ‘Lito’, y con Diego Robledo, asesor externo de la Secretaría de Gobierno, asesinado en el 2004. Y el más reciente: Fernando Vargas, diputado, a quien le propinaron 7 tiros en la madrugada del pasado sábado 9 de julio y murió el lunes 11. Uno de los hombres que conversaban en el parque (sus nombres no se revelarán para evitarles problemas) concluyó que es muy grave eso de que en Yumbo, cada que hay elecciones, se conozca la noticia de un político muerto o amenazado, pero dijo que el asunto, tan reiterativo, se volvió normal y ya no sorprende a nadie. Tal vez el dato del occiso aterra al principio, eriza la piel unos segundos, pero después se olvida; la vida sigue como si nada. Y sigue así, entre otras cosas, porque desde el Estado, desde los gobiernos Nacional y Departamental, poco se han interesado en averiguar qué hay detrás de esos crímenes que desde hace más de 20 años vienen acabando con las vidas de quienes hacen política aquí, en la capital industrial de Colombia.En busca de un botínUn documento de la Defensoría del Pueblo regional Valle advierte que en Yumbo se ha detectado la presencia de bandas criminales al servicio del narcotráfico. El documento sostiene que justamente esa economía ilegal, la del narcotráfico, está incidiendo en la política del municipio, generando riesgos para quienes participen en las contiendas electorales “como electores o elegibles”. ¿Cuáles son los nombres de esas bandas? Se desconocen. Un muchacho en el Parque Belalcázar se atrevió, sin embargo, a señalar a un grupo de narcos que, presuntamente, hacen presencia en Yumbo y tienen injerencia en política: “Los Comba”, dijo entre dientes. De la organización criminal liderada por los hermanos Javier Antonio y Luis Enrique Calle Serna, señalados de narcotraficantes, las autoridades no tienen conocimiento de su accionar en Yumbo. El comandante de la Policía, coronel Édgar Peña, aseguró que no tiene información para confirmar o desmentir el rumor. En todo caso, sean ‘Los Comba’ o sean otros, ¿por qué el narcotráfico quiere apoderarse del poder político en Yumbo? Las teorías apuntan hacia su elevado presupuesto, por un lado, ($160.000 millones anuales, aproximadamente) y por otro, a que grupos armados ilegales tendrían como objetivo infiltrar las administraciones de los municipios industriales y los que reciben dineros por regalías, para que se conviertan en máquinas casi indetectables de lavado de dinero ilícito.“En zonas como la Orinoquía, Arauca, Arauquita, Saravena, Yopal, el Meta, donde los municipios reciben recursos importantes por concepto de regalías, los grupos paramilitares, guerrilleros y las Bacrim, descubrieron desde hace tiempo que esos presupuestos pueden ser su nuevo botín, su nueva mina de oro. Aquí en el Valle nos pasa lo mismo con Yumbo, porque tiene industria”, denunció el congresista Roy Barreras. Diferencias por el presupuestoEntre los que hacen política en Yumbo, el ambiente está tenso. No se puede asegurar que ese ambiente genere violencia política, pero el caso es que circulan panfletos y se dibuja en paredes la cara del Alcalde, el sacerdote Felipe Adolfo Restrepo, con cachos, como si fuera el diablo. Este viernes, además, se acentuaron las diferencias entre el Alcalde y los ocho concejales que apoyaban al diputado Fernando Vargas. Éstos le pidieron la renuncia. “Le hacemos esa solicitud debido a su mala administración. Ha despilfarrado el presupuesto de Yumbo”, dijo el concejal William Alzate. Durante el inicio de la administración de Restrepo, denunció el representante a la Cámara Carlos Abraham Jiménez, la nómina del Municipio llegó a 1.920 empleados y su costo alcanzó los $45.000 millones. El manejo del presupuesto en Yumbo es uno de los reclamos más insistentes al Alcalde. En el Concejo hablan de unas 50 denuncias contra su administración. Este diario habló con el Mandatario. Sobre la contratación elevada aseguró que “todo se hizo de acuerdo a lo estipulado por la norma”. Sin embargo, lo están investigando porque nombró en la Alcaldía a un hermano de la contralora de Yumbo, Claudia Patricia Rodríguez, y eso, según la ley, es ilegal. “No tenía conocimiento de que esa persona que se nombró era familiar de la Contralora”, dijo. Otra de las investigaciones en su contra tiene relación con un presunto delito de peculado por apropiación en favor de terceros que se habría presentado en la compra de un lote avaluado en $1.500 millones, pero adquirido por su Alcaldía en $2.930 millones. El Alcalde, por ese caso, fue capturado el 23 de diciembre del 2010. Sin embargo, aunque el proceso continúa, fue dejado en libertad. En Yumbo se preguntan por qué se tomó esa decisión, si el presunto peculado por el que está investigado es por $1.400 millones, y la ley dice que “no procederá la libertad condicional cuando se trate del delito de peculado por apropiación en cuantía superior a 50 salarios mínimos legales mensuales”. Otro hecho que se cuestiona es que durante la audiencia del caso, su defensa argumentó que se le debía revocar la medida de aseguramiento, puesto que en el momento no era Alcalde de Yumbo (el encargado era Enrique Aniro Parra Pérez) y por lo tanto no podría, como alcalde, influir en el proceso. Sin embargo, una vez libre, Felipe Adolfo Restrepo retomó el primer cargo del municipio.- ¿Usted, ahora, no podría influir en la investigación por la compra del lote? -No. La Fiscalía ya reunió todas las pruebas del caso, y por lo tanto no tendría cómo incidir en el proceso ”, dijo.Pero eso de los cuestionados manejos del presupuesto de Yumbo no es nuevo. En un documento de la Fundación Empresarial para el Desarrollo de Yumbo, Fedy, se lee que “los gastos de funcionamiento muestran crecimientos anuales desbordados, por fuera de toda coherencia económica”. Sólo entre 2006 y 2009, dice el informe, el número de trabajadores oficiales en Yumbo creció en un 75,32%, y los gastos en servicios personales indirectos se incrementaron en un 139,11%. El documento también indica que aunque Yumbo es el tercer municipio del país en mayor recaudo por habitante, es, paradójicamente, de los más rezagados en inversión por habitante. “Allá hay una mafia”En la charla del Parque Belalcázar se habló de los panfletos. Los hombres que conversaban en la mañana del miércoles aseguraron que eso de calumniar al contendiente político funciona muy bien en el municipio: se logra que un candidato pierda votos. A la candidata a la Gobernación del Valle, Alba Leticia Chaves, ex alcaldesa de Yumbo, le están llegando los panfletos. Los firma un tal Ernesto Guevara y la trata como ‘Prostituta política’. El panfleto está circulando por internet.Alba Leticia dice que ese tipo de mensajes comprueban que en Yumbo se hace una política sin tolerancia por las ideas distintas. Si no piensas como yo, entonces, somos enemigos. Sí, el ambiente para los que hacen política está tenso. El Alcalde pide a los medios mesura. Hasta ahora, dice, la justicia no ha comprobado que los asesinatos de quienes ejercían la política en Yumbo sean crímenes políticos. “Tengo que hacer un llamado a la calma porque no tengo cómo brindarles seguridad a los aspirantes, no tengo policías suficientes”. Sin embargo, algo anda mal y hay que denunciarlo. Que maten concejales, aspirantes a la Alcaldía, que amenacen de muerte a los que queden, indica que detrás de esa violencia hay poderes que quieren tomar el manejo administrativo de Yumbo. Ya lo dijo el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras: “Allá hay una mafia”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad