Yo no soy el clon de Juan Carlos Abadía, afirma Héctor Fabio Useche

Yo no soy el clon de Juan Carlos Abadía, afirma Héctor Fabio Useche

Diciembre 19, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez y Hugo Mario Cárdenas
Yo no soy el clon de Juan Carlos Abadía, afirma Héctor Fabio Useche

Héctor Fabio Useche, gobernador del Valle del Cauca, por el Movimiento de Inclusión y Oportunidades, MIO.

El Gobernador electo del Valle del Cauca asegura que él es quien gobernará al departamento y hará bien la tarea. “Voy a rodearme de gente buena”. “Hay que generar confianza”.

Tras el engorroso proceso jurídico que puso en vilo la elección de Héctor Fabio Useche como gobernador del Valle del Cauca, finalmente el Tribunal Superior de Cali dio vía libre a la entrega de la credencial al candidato del partido MÍO.De no ocurrir nada extraordinario en el proceso fiscal que adelanta la Contraloría General y en el cual está vinculado Useche, este se posesionaría el 1 de enero como nuevo mandatario.El País habló con Useche sobre los cuestionamientos que rondaron su elección, sus vínculos con el ex senador Juan Carlos Martínez y sus proyectos para la región.¿Cómo recibió el fallo del Tribunal Superior que dejó en firme su elección?Con tranquilidad. Siempre he creído en la justicia de mi país.¿Cree que con esa decisión judicial ya termina la puja por la Gobernación?La puja para mí terminó el 30 de octubre a las 4:00 p.m. cuando 445.000 vallecaucanos me eligieron gobernador.El viernes le surgió otro impasse, un proceso por un posible detrimento patrimonial en la Licorera, cuya audiencia será cuatro días antes de su posesión. ¿Cómo analiza esa situación? Eso, como ya dije, forma parte de un complot. Me quieren arrebatar en otras instancias, lo que me gané en las urnas, con el respaldo del pueblo. Cuando aprobaron ese contrato, yo no era miembro de la Junta Directiva de la Licorera.¿Cree que tendrá problemas para su posesión a raíz de esto?Esto no afectará mi posesión, no tengo responsabilidad en eso. ¿Teme a nuevas demandas y que pase más defendiéndose que gobernando?Espero que no, pero hay que estar preparado para todo.¿Cree que Jorge Homero Giraldo es un mal perdedor?No. Él es un gran señor, al que admiro y respeto.Para muchos fue una sorpresa su aspiración. ¿Había pensado alguna vez en ser gobernador del Valle?Es una gran oportunidad que se me dio y me he preparado para ello. Fui gerente de hospital, alcalde y secretario de Salud. Ahí fue, por decirlo así, cuando me picó el bicho. Cada ocho días, cuando recorría el Valle con los consejos comunitarios, veía necesidades que con voluntad se pueden suplir. Pero el grupo que lo apoyó tenía como carta a Álex Loango y usted era Plan B...Tengo un liderazgo social heredado de mi padre, quien fue líder cívico. Lancé mi candidatura porque no vi que en el portafolio de candidatos estuviera representada la juventud. Competí con cuatro jubilados.Detrás de usted estaban Juan Carlos Abadía y sus amigos. ¿Quién fue realmente el cerebro de su campaña?El cerebro de mi campaña fui yo. Fui el comunicador y el todero. Yo redactaba los boletines de prensa. Me critican que muchas veces no delego sino que asumo la tarea, pero me gusta que las cosas salgan bien.Y si usted fue el gestor, ¿por qué no se fue por firmas sino que se inscribió por un partido que algunos cuestionan?Inicié la campaña con la recolección de firmas. Durante el proceso hubo una reforma que decía que para recoger firmas había que solicitar permiso a la Registraduría. Es decir, las firmas que recogí no tenían validez y se me cayó el andamiaje. Además, todos los candidatos se inscribieron antes del 30 de julio y me dio susto dejar pasar esa fecha y por eso elegí un partido nuevo, sin cuestionamientos. Humildemente, yo era el candidato a vencer y, si me hubiese inscrito por firmas y hubiera una falsa, ya estaría destituido por falsedad en documento público. Pero, ¿por qué el mismo partido de los amigos de Martínez y Abadía?Soy liberal, mi alcaldía fue liberal, pero cuando me lancé le habían otorgado el aval a Jorge Homero Giraldo. Con Cambio Radical hubo coqueteos, pero fui temeroso porque así como te dan el aval, te lo pueden retirar cuando quieran.¿Y cómo hizo entonces para lograr el respaldo de Abadía y Martínez?Por mi trabajo y mi gestión. Ellos y el Valle reconocen mi trayectoria pública. Hice parte del gobierno de Abadía y tengo con él total agradecimiento, pues gracias a la Secretaría de Salud me di a conocer. Me ayudó mucha gente. Si suma los votos del PIN y el MÍO en Cali, son 60.000 ó 65.000, y yo aquí saqué 188.000 votos. Me apoyó fue el pueblo.¿Le sorprendió ganar con tan poca diferencia?Cuando uno se somete a una elección tiene que estar dispuesto a ganar o perder. Pensé que iba a ser por un margen mayor, pero soy consciente de que con tanta guerra sucia e imagen negativa que vendieron de Héctor Useche, lo mínimo que podía pasar era una diferencia estrecha; lograron confundir muchísimo.Tras su triunfo surgieron denuncias de compra de votos, fraude y demandas. ¿No ha deslegitimado eso su elección?No le han hecho daño a Héctor Useche, sino al Valle del Cauca. El 30 de octubre, después del boletín 80, ya era el gobernador y de ahí para acá todo lo que hablen de mí no es como persona, sino como gobernador. He sido incisivo en el tema de sanar heridas y en que tiene que acabarse el canibalismo. Por eso, uno de mis primeros actos de gobierno será crear la cátedra de la vallecaucanidad para inculcar en escuelas, colegios y universidades el orgullo de ser vallecaucanos.Pero mucha gente piensa que elegirlo a usted fue reelegir a Abadía...Eso es una campaña sucia que crearon en mi contra. A Juan Carlos (Abadía) no tengo nada que cuestionarle. Por el contrario, salió con un 80% de popularidad. No soy quién para juzgarlo; nunca he desconocido mi amistad con él, pero soy independiente. Mi compromiso es con Dios y el pueblo.Su lema es “sanar heridas”. ¿No cree que para eso debe empezar por tomar distancia de Abadía?Administrativa y gerencialmente sí, personalmente, no. Una cosa es la amistad, pero para guiar el Valle soy totalmente independiente. Yo no voy a perder la amistad de un gran amigo.¿No gobernará entonces Abadía en la sombra?Decía el doctor Jorge Homero Giraldo que Abadía iba a gobernar en cuerpo ajeno. Yo decía: “Sí, voy a gobernar en cuerpo ajeno del desplazado, de la madre cabeza de familia, de la gente que nunca ha visto un gobierno incluyente y social”. No soy el el clon de Abadía. Puede tener la certeza el Valle de que quien gobernará es Héctor Useche. El último mes de campaña fue de publicidad oscura y hubo ocho días en los que un medio de comunicación escrito sacaba todos los días información en mi contra. Y, si eso fue lo que les vendieron a los vallecaucanos, ¿qué más pueden pensar?Pero su campaña se parecía a la de Abadía, incluso hasta en la vallas...En el Valle hay un grave problema: nos dividimos en ricos, pobres, blancos y negros y eso no puede seguir así. Por eso hablo de sanar heridas. Liberales, conservadores, con partido o sin partido debemos aunar esfuerzos para recuperar el liderazgo y que el departamento vuelva a ser el primero de Colombia. Si la empresa privada no me apoya, es el Valle el que seguirá estancado. Insisto en que tengo que gobernar con una triada entre lo público, lo privado y la academia.¿Qué hará para cambiar la imagen de corrupción que dejó el gobierno Abadía?Primero, Héctor Useche trabajará con un código de ética de buen gobierno; segundo, lo que necesitamos es generar confianza y eso se logra trabajando. Les digo a quienes no creen en mí que me den los primeros seis meses para mirar cómo inicio mi gestión y que sean ellos mismos quienes me digan en junio ‘renuncie’ o ‘revoquemos su mandato’ o que me denuncien por corrupto.¿Y estaría dispuesto a renunciar?Claro. Soy una persona muy creyente y no quiero que mi hija de 5 años vaya a una cárcel a visitar a su papá, condenado por corrupto o tramposo. Mi familia sufrió mucho en campaña. Ellos eran los que veían todo lo que sacaban los medios y sabían que nada era cierto. Con un agravante, que mi padre fue asesinado hace 28 años por ser líder político y social, ellos temían que me pasara lo mismo. Voy a rodearme de gente buena, utilizando austeridad en el gasto y asesorándome bien. ¿Va a ser fácil rodearse de gente buena, cuando muchos no quieren acompañarlo por la mala imagen que hay de usted?A mí me ayudó mucha gente buena. He leído que quizá los empresarios tienen mucha desconfianza y por eso voy a trabajar porque, cuando uno trabaja, se va generando esa confianza.Tiene a sacerdotes en las comisiones de empalme. ¿Buscó con eso legitimarse y mejorar su imagen?Soy salesiano del colegio San Bosco de Tuluá. A monseñor Uribe lo conozco desde hace tiempo, como alcalde me caractericé por hacer convenios con la empresa privada. Mis recursos fueron manejados por el Comité de Cafeteros, la Diócesis de Cartago, Nestlé y Ecopetrol. Hice una buena amistad con él, que manejó proyectos de vivienda y construcción de escuelas en mi pueblo. No estoy buscando legitimarme; de hecho, el vicepresidente Angelino Garzón me dijo que era la mejor elección porque Monseñor manejó temas sociales en su mandato. ¿Qué tan cierto es que usted le ha ofrecido cargos a personas del sector empresarial y ellas no han aceptado?No le he ofrecido cargos a nadie. En mi discurso siempre he hablado de trabajar con lo público y lo privado. Le ofrecí a la Unidad de Acción Vallecaucana que me acompañara en el empalme pero la doctora Ximena Hoyos me dijo que habían decidido no participar; después veo con extrañeza que no estaban con ningún voto limpio, sino matriculados en una campaña y enviaron una carta al CNE.Juan Carlos Martínez le dijo a El País que, si hubiera podido habría votado por usted. ¿Es él uno de sus padrinos políticos y qué tanto daño le hace ese respaldo?Con el ex senador Martínez y con su familia, solidaridad; nadie quiere tener un familiar detenido. Por lo demás, no ha sido mi padrino político porque fui alcalde por el Partido Liberal. Trataron de endosar a Héctor Useche su tragedia política.¿Lo visitó en la cárcel?Sí, lo visité en Bogotá recién se inició su proceso, en el 2009.¿Y qué tanto influye en usted?No. Lo visité por solidaridad y misericordia. Igual lo haría si le llegara a pasar a la senadora Dilian Francisca o a cualquier otro congresista del Valle.¿Es cierto que se ha acercado a Angelino Garzón y que tendrá participación? El doctor Angelino no me apoyó porque no puede hacer política. Les daré participación a amigos de él, de Homero, Ubeimar, Sterling y a Guillermina Bravo. Dicen que no la tendrá fácil con el Gobierno Nacional. ¿Cómo vencerá esas barreras?Esas barreras son creadas por los vallecaucanos y es fruto del canibalismo. Eso se supera tocando puertas; ya visité a la Ministra de Vivienda; hablé con Germán Vargas Lleras; con el ministro Santamaría, con Colombia Humanitaria y he hecho gestión en Bogotá. El ruido que se ha generado es más un sofisma de distracción y la pataleta de perdedores.¿Cuál es su relación con Felipe Campo, el primo de Abadía, que se dice que quita y pone en el empalme?A Felipe lo conocí en el Gobierno, en actos sociales y he hecho buena amistad con él, pero no tuvo nada qué ver en mi campaña.Usted tiene un espejo donde verse. ¿Qué va a hacer para no cometer los mismos errores del gobierno en el que participó?Héctor Useche tiene consciencia de que hay que mezclar juventud y la experiencia de los mayores; eso da como resultado un buen gobierno. Soy de las personas que antes de tomar una decisión, llama a otras con experiencia. Llamaré al doctor Holguín Sardi, a Germán Villegas, a Homero Giraldo para que me orienten. Me voy a rodear de excelentes asesores.¿No es frustrante ver que a partidos que lo apoyaron, MÍO y PIN, no los quieran?No, ya lo había dicho de manera respetuosa: el Partido Liberal carga el escándalo del Proceso 8.000; el Partido Conservador, todo lo de estupefacientes y Agro Ingreso Seguro; el Polo, lo de Bogotá y los hermanos Moreno. No es un tema de partidos sino de personas.¿Qué piensa de los que dicen que no durará más de seis meses en el cargo?Es muy triste porque es una vida, un trabajo y una carrera. Mi meta es hacer bien la tarea, con responsabilidad y madurez. Lo que duele de Useche es que viene de pueblo y no de cuna de oro. No es por humilde que merezco ser gobernador, sino por mi conocimiento y preparación. ¿Qué hará con el lío que dejaron las vigencias futuras?No puedo desconocer que el Valle necesita unas obras, que estamos estancados y urge generar empleo. Haré lo que la ley diga. No soy juez, yo aquí no soy fiscal ni procurador ni contralor, sino una persona que respeta la institucionalidad, el Estado y las leyes. Si hay que negociar, se negocia y si hay que liquidar hay que liquidar.Si se pudiera, ¿reviviría las vigencias?No, haría un comité financiero, soy amigo de poco a poco ir construyendo. Hacer unas obras macro y no hacer como el pato que medio camina, medio vuela y medio nada y a la hora del té no se ve nada. Useche le va a apuntar a tres o cuatro temas fundamentales para que se vean los resultados al final.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad