Vendaval causó destrozos en el norte del Valle

Abril 28, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Los cuerpos de socorro, víctimas de la emergencia. CVC pide no bajar la guardia.

Aunque las precipitaciones han dado un leve respiro en la región esta semana, los fuertes vientos producto del invierno están ocasionando estragos, en el norte del Valle, en especial en Zarzal y Roldanillo.La situación es crítica en las poblaciones ribereñas de los ríos Riofrío, Tuluá, Guadalajara y Guachal. Así lo informó el Departamento de Hidroclimatología de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC.El Cuerpo de Bomberos de Roldanillo logró controlar la emergencia generada por el vendaval de ayer, pero ahora la alerta está centrada en una falla geológica ubicada en la vía a La Tulia, cerca a la planta de tratamiento de Acuavalle. Julián Ramiro Vargas, director de la Dar Brut de la CVC, informó que hay un riesgo muy alto de que se presente un deslizamiento sobre el río Roldanillo y con ello se provoque una avalancha tras el posible deslizamiento de 3.000 metros cúbicos de tierra de la montaña.Mientras que la Alcaldía indicó que unas 600 personas fueron damnificadas por el vendaval, el comandante del Cuerpo de Bomberos, Rodrigo Jiménez, señaló que hay detectadas dos viviendas en riesgo en el sector de acceso a la Loma de la Cruz, “pero la gente no quiere evacuar”.En materia de vías, ayer se registraron derrumbes en la carretera a El Dovio, la Tulia y Cascarillo y “casi toda la zona alta de Roldanillo”. Además hay problemas para el tránsito entre esta localidad y La Unión. Asimismo, cien internos de la cárcel San Sebastián, de Roldanillo, fueron trasladados a las penitenciarías de Cartago y Buga debido al colapso de una pared que dejó el patio al descubierto. La medida fue tomada por las autoridades carcelarias y el traslado se hizo en vehículos del Inpec.En Zarzal un aguacero en la madrugada de ayer ocasionó el colapso del sistema de alcantarillado y la inundación de gran parte del casco urbano de la localidad.El bombero Alberto Agudelo informó que la emergencia afectó el cuartel de bomberos, que está inundado por el desbordamiento del zanjón que pasa cerca.De otro lado, la CVC le solicitó a la Alcaldía de Dagua reubicar la institución educativa San Pedro Claver, ya que está a menos de un metro de la margen del río Pepitas.Entre tanto, Harold González, director del Departamento de Hidroclimatología de la CVC, recomendó no bajar la guardia en el sur del Valle. “En los próximos días las lluvias seguirán, aunque no serán tan intensas como las de la Semana Santa, cuando los niveles alcanzaron cifras históricas”, dijo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad