Vecinos preocupados por estado de la vía a Dapa a seis meses de ser rehabilitada

Vecinos preocupados por estado de la vía a Dapa a seis meses de ser rehabilitada

Octubre 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Vecinos preocupados por estado de la vía a Dapa a seis meses de ser rehabilitada

Una cuadrilla del contratista realizó intervenciones en 100 metros de los 12,6 kilómetros que tiene la vía. De acuerdo con la Secretaría de Infraestructura, las fisuras no comprometen la estabilidad de la carretera.

Aunque la obra se entregó al inicio de este año, presenta algunas grietas, lo que preocupa a habitantes de esta zona.

Preocupados se encuentran algunos habitantes del corregimiento de  Dapa (Yumbo), ante la aparición de fisuras en la vía principal de ese  localidad,  que se entregó a principios del 2015.

 Fueron 12,6 kilómetros los que se intervinieron para recuperar este corredor que durante siete años estuvo deteriorado. Para esto se destinaron $10.200 millones del Instituto Nacional de Vías, Invías, y los  trabajos civiles  se extendieron por más de un año.

Sin embargo, desde hace un tiempo los moradores del sector dicen que se han presentado  daños en la nueva vía, lo que ha encendido las alarmas entre quienes se movilizan por la carretera departamental. 

Alex Grum, habitante de la zona, expresó que “la situación es inquietante porque en menos de seis meses el pavimento ya muestra fisuras y hundimientos que no son normales en una obra tan nueva. Esta vía está programada para durar veinticinco o treinta años, pero al paso que vamos no va allegar ni a cinco”.

Asimismo, Francisco Díez, un residente de Dapa que se dio a la tarea de medir las fisuras, manifestó que “en octubre del año pasado había 17 grietas longitudinales y la más larga medía 18 metros de largo. Hoy la vía tiene más de 27 fisuras, que son más largas, transversales y diagonales. A esto se suma que el pavimento muestra ondulaciones, rizados y hundimientos, que son una señal de que algo no está bien y que el problema continuará si no se toman medidas desde ahora”.

En ese sentido se expresó otro residente de la zona, que pidió omitir su nombre, quien  dijo que “esta era una obra que esperamos casi veinte años para que se concretara, pero desde hace tres meses estamos viendo que las grietas van en aumento y que las reparaciones son muy superficiales. Aquí debe hacerse una revisión para descartar cualquier problema y analizar que el trabajo esté bien hecho, para tranquilidad de la comunidad”.

En ese sentido, Miguel Guerrero, representante legal de Cordapa, manifestó que en septiembre instó a la Secretaría de Infraestructura y la Universidad del Quindío (entidad responsable de la interventoría de la obra) para realizar una visita y determinar soluciones para la reparación de los “agrietamientos longitudinales en 15 sitios de la carretera”. 

“Ellos atendieron el llamado y el contratista hizo una intervención parcial en tres sitios, que no quedaron bien hechos porque la carpeta asfáltica presenta alguna rugosidad. Estaremos pendientes que los arreglos que hacen falta se realicen de aquí a diciembre”, manifestó Guerrero.

Ante esto, una cuadrilla del  Consorcio Rehabilitación Vial del Valle (integrado por Amézquita Naranjo Ingenieros Compañía, Calderón Ingenieros S.A. y Eduardo Ernesto Calderón Awakon) realizó durante las últimas semanas seis intervenciones en 100 metros de la vía, para mitigar las fisuras.

Según explicó uno de los trabajadores, que pidió reserva de su nombre, los agrietamientos se deben a que la carretera se ubica sobre un terreno geológicamente inestable “en el que hay desplazamientos continuos del terraplén. Esto dificulta el asentamiento del pavimento, por lo que tenemos  que esperar que llueva para que la tierra absorba el agua, esta se compacte y le dé firmeza a la grava. Esto no se puede prever cuándo ni dónde, pero  las fisuras seguirán apareciendo”.   

Para el subsecretario de Infraestructura del Valle, Víctor Ríos, “decir que la vía está en mal estado es bastante exagerado para las situaciones que se han presentado. Como en todas las obras, se presentan situaciones que el contratista ha corregido sin incurrir en las pólizas. Los daños que se han presentado no comprometen la estabilidad de la obra”.

Otro de los factores que inquieta a los usuarios de la vía es el acaparamiento de la carretera por parte de grupos de motociclistas y ciclistas que, según residentes del sector, dificultan la movilidad en el corredor.  

“Los ciclistas son muy imprudentes, porque suelen tomarse todo el carril para subir hasta Dapa y obstruyen el paso de los carros en una vía que, por su geografía, carece de visibilidad. Cuando bajan son muy imprudentes, exceden la velocidad y sobrepasan los carros sin importarles qué pueda pasar”, dijo Daniela Zorrilla, residente de Dapa.  

  Por su parte, el secretario de Tránsito de Yumbo, Élkin López, indicó que “el problema no es que suba un grupo de ciclistas, sino que detrás de ellos van las camionetas que los escoltan y eso complica aún más la movilidad en algunos tramos de la noche. Por eso nos vamos a reunir con ellos, para coordinar operativos de acompañamiento que procuren no obstruir la vía y prevengan accidentes”.

En Dapa habitan cerca de 8000 personas, a las que se suma una población flotante de 2000 ciudada-nos los fines de semana.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad