"Universidad del Valle quiere proyectarse internacionalmente": Rector

Febrero 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Rector de la Universidad del Valle, Iván Ramos.

El rector Iván Ramos dice que la institución ya está libre de deudas, pero que no le sobra plata. Habla con reserva sobre los ránking y asegura que el Programa de Becas del Gobierno Nacional debe aplicarse con más igualdad de oportunidades para las universidades.

Instituciones como la Universidad del Valle siempre les faltará plata. Sin embargo, lo que se logró en la última década es que saliera de una aguda crisis, marcada por una deuda de más de $65.000 con los bancos. Así lo asegura el rector de esta alma máter, que llega en el 2015 a sus 70 años y que recientemente fue ubicada por Quacquarelli Symonds (firma británica especializada en educación) como la número 51 entre las 100 mejores universidades de América Latina. ¿Cómo arriba Univalle a sus 70 años?Es una institución consolidada, de alta calidad, con reconocimiento nacional. Tiene acreditación institucional por diez años y solo cuatro universidades en el país la poseen (tres públicas). Es un orgullo estar dentro de las cuatro mejor universidades de Colombia y ser considerada como la institución más importante del suroccidente.Recientemente el ránking de la firma Quacquarelli Symonds (QS) los ubicó en el puesto 51 entre las 100 mejores de América Latina. Fue la mejor del Valle, pero muchos han dicho que el lugar obtenido no es motivo de contento...Uno puede estar o no de acuerdo con los ránking, que son una realidad, no solo en nuestro país, sino a nivel mundial. En el caso de Colombia la calidad se mide contra la misma institución, que cumpla a cabalidad con su misión y propósitos y lo haga con estándaderes internacionales. Hay muchos ránking, por ejemplo, uno en Colombia que mide a las universidades sobre la base de su capacidad, o sea cuántos profesores tiene con doctorado, cuántos grupos de investigación, programas, cobertura, etc. En el QS, que es importante, se mide mucho lo que tiene que ver con la percepción. Un 40 % es qué piensan los empresarios sobre la universidad. En esta medición debe hacerse una consulta mucho más amplia al sector empresarial, porque no es solo el de Bogotá. Entonces, ¿usted no quedó satisfecho?La universidad no puede sentirse satisfecha porque se quedaría en ese punto. Eso se convierte en un reto para estar entre las 10 o 20 mejores. ¿Hacia dónde va la Universidad?Este año, que es de balances, está terminando el plan de desarrollo 2005-2015, que se planteó para la recuperación de la universidad y su posicionamiento nacional. Veníamos de una situación muy complicada a finales de los años 90, financieramente y de imagen. Podemos decir que ese plan cumplió su labor, hoy somos orgullo de los vallecaucanos. Cuando se piensa en las universidades públicas, siempre sale a flote la palabra crisis ¿Cuál es la situación económica de la universidad hoy?En el mundo se habla de planificación de instituciones que siempre tendrán recursos escasos. Siempre vamos a necesitar más, porque los retos siempre serán muchos. Hay que mirar cómo estábamos antes. En el 2003 teníamos una deuda bancaria de $65.000 millones y los aportes de la Nación eran de $75.000 millones. En 1998 hubo una crisis muy profunda y la universidad no tuvo con qué pagar la deuda. En el 2013 saldamos la última cuota. Se ha cumplido, pero eso no quiere decir que a la universidad le esté sobrando dinero. Teníamos 21.000 estudiantes, hoy tenemos 31.000, hemos crecido en cobertura. Teníamos en ese momento cuatro programas de doctorado, hoy tenemos 26, con cerca de 400 estudiantes, lo que es un esfuerzo muy grande. Teníamos pocos grupos de investigación, hoy tenemos 250, siendo la segunda universidad del país con grupos en categoría A1. No obstante, hoy siguen teniendo déficit…Tenemos un desbalance en las finanzas. Lo que pasa es que la universidad deja de hacer cosas para cumplir con cuestiones que son fundamentales, por ejemplo, el personal, pero necesitamos recursos para poder apalancar proyectos. ¿De cuánto es el desbalance?$7000 millones, contra un presupuesto de $440.000 millones.¿Qué se ve sacrificado en ese faltante de recursos?Aún no hemos hecho ajuste, por la sencilla razón de que estamos comenzando el año. El Consejo Superior en febrero va a retomar el análisis y mirar las medidas que va a tomar la universidad. Por ejemplo, tenemos un acuerdo de concurrencia pensional en el cual el Gobierno Nacional aporta el 70 %, el Departamento el 10 % y la universidad el 20 % y eso nos significa $18.000 millones al año. Estamos hablando con la Nación para que nos baje la concurrencia a niveles de otras universidades, como las nacionales, que tienen la tienen del 5 %. Eso es para liberar $10.000 millones.¿Hoy cómo vive la Universidad, de qué recursos se nutre?De las transferencias de la Nación ($180.000 millones al año), los recursos del Departamento ($11.000 millones) y estampilla Pro Universidad del Valle ($34.000 millones). Estos últimos recursos están dedicados a inversión en todo lo que es computadores, tecnología, internet, construcciones, etc. También están los recursos propios, que vienen de matrículas, servicios, asesorías, consultorías, etc. ($75.000 millones). Y los otros recursos que envía la Nación como su participación en el fondo pensional. La gran mayoría de nuestros dineros ya están comprometidos. La nómina es el 82 % del presupuesto. Tenemos 990 profesores de planta. De esos hay nombrados cerca de 900. Hay 100 que están haciendo estudios de doctorado en el exterior. Y tenemos 1300 hora cátedra. En las sedes regionales tenemos 100 profesores tiempo completo. ¿Cuál es el reto de Univalle ahora?La universidad quiere posicionarse como una de las diez mejores de América Latina. Quiere que su formación en posgrado trascienda las fronteras nacionales y podamos tener una cantidad de estudiantes extranjeros en pregrado y posgrado, queremos proyectarnos internacionalmente.Hay fuertes críticas al programa Pilos (becas que otorgó el Gobierno Nacional a 10.000 estudiantes), porque la mayoría fue a dar a las universidades privadas. ¿Cuál es su mirada sobre este programa?Todo lo que hagamos para que la gente pueda estudiar es bienvenido. No nos oponemos al programa. Lo que estamos planteando es que eso se dé en condiciones de igualdad de oportunidades para las instituciones. ¿Qué pasó? que resulta que en la Universidad Nacional ya se habían cerrado las inscripciones, en la del Valle estábamos en el proceso. Y siempre he dicho que en universidades públicas los cupos son bienes públicos que salen a concurso. Yo no puedo mover las fechas, porque es como si lo hiciéramos con una licitación. Las universidades privadas no tienen esa restricción. ¿Entonces qué ocurrió en Univalle?En la Universidad del Valle se matricularon alrededor de 700 estudiantes del grupo de los 10.000, 300 lo hicieron en medicina y en total fueron 1600 inscritos para 90 cupos. Faltó orientación y decirle a la gente que no hay cupos en todo el país para medicina para todos los estudiantes. Resulta que en la Universidad del Valle no existe la reinscripción. Si un estudiante se presenta a medicina y no pasa, quedó por fuera de la universidad. En las privadas, si usted no entra, puede tener otras alternativas, porque es un estudiante bueno. O sea que esas personas no pasaron y se fueron de la universidad, porque legalmente no podíamos recibirlas en otro programa. Ya sabemos que la próxima convocatoria va a ser en junio-julio, porque esta fue muy rápida. Acá quedaron como 100 o 120 Pilos.¿Qué tendrá de especial este año para celebrar las siete décadas?En primer lugar, el Plan de Desarrollo, que se está construyendo con toda la comunidad. Tendremos cuatro eventos centrales. El primero, el Encuentro de Escuelas de Teatro de Asia Pacífico. Son cerca de 70 grupos. Es la primera vez que se hace por fuera de los países de Asia. Será una experiencia de integración. Tendremos el Tercer Encuentro de Rectores de Francia y Colombia, el primero se hizo en Cartagena hace seis años, el segundo en París, hace dos años. Eso será en mayo. Académicamente con Francia es donde más hay cooperación, tenemos cerca de 120 dobles titulaciones en posgrados y pregrado con este país. Habrá un foro sobre paz y conflicto con un instituto francés de Grenoble. Enseguida, un evento con el MIT y con apoyo de Estados Unidos sobre diseño y en diciembre conjuntamente, con la Alcaldía y el Ministerio de Minas y Energía, el Solar Decatlón, que quedará en la universidad. Quedará como un laboratorio de desarrollo urbano. Además, estamos organizando un evento nacional sobre educación superior como un evento central para celebrar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad