Una tulueña murió y dos más resultaron intoxicadas en Chile

Una tulueña murió y dos más resultaron intoxicadas en Chile

Agosto 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | Tuluá
Una tulueña murió  y dos más resultaron intoxicadas en Chile

La tulueña Kelly Jhoana Cardona Granobles, de 25 años, estaba en Chile hace dos años. Viajó en busca de oportunidades.

Las tulueñas viajaron a Chile en busca de mejores oportunidades laborales. La joven muerta había encontrado un trabajo hace pocos días, según informó la madre.

Kelly Jhoana Cardona Granobles, de 25 años de edad, murió intoxicada tras una fuga de gas en su apartamento en Punta Arenas. La joven había ido a Chile hace dos años en busca de un mejor futuro. Los medios de comunicación informaron desde Chile que los organismos de socorro llegaron al apartamento y encontraron a una de las víctimas tendida en el baño y las otras dos mujeres con síntomas de intoxicación por lo que procedieron a trasladarlas a una clínica de esa ciudad. Después de haber ingerido monóxido de carbono murió en el acto la tulueña Kelly Cardona, quien vivía junto a las también tulueñas Paula Andrea Espinoza, de 25 años, quien se encuentra en observación; y María Eugenia Granobles García, su tía de 35 años, quien está internada en un hospital en graves condiciones de salud.Aunque su familia en Tuluá no conoce con certeza qué fue lo que pasó, los periódicos en Chile informaron que los hechos ocurrieron en el cuarto piso del edificio Los Ganaderos, ubicado en la esquina de Calle Roca con O`Higgins de Punta Arenas, específicamente en el departamento 403.La familia de la joven tulueña está solicitando el apoyo de la cancillería colombiana para poder repatriar el cadáver. Kelly Cardona vivía en el barrio Portales del Río en la Villa de Céspedes.Juan Carlos Cardona, padre de la joven fallecida, quien hace parte de la Policía Nacional, dijo que aún no están claras las circunstancias en que murió su hija en Chile el pasado martes en horas de la tarde y le pidió ayuda a su institución para repatriar el cadáver de su hija."Queremos traer su cadáver para hacerle un entierro digno aquí en Tuluá, su tierra natal, pero eso nos cuesta 15 millones de pesos y nosotros no tenemos esos recursos", manifestó el desconsolado padre. En el mismo sentido se pronunció María Victoria Granobles, quien dijo que su hija, quien era madre de un niño de cinco años, se vio obligada a viajar al país austral en busca de mejores oportunidades laborales. "La última vez que hablé con ella fue el pasado martes cuando me dijo que estaba muy contenta porque le había resultado un trabajo como secretaria", indicó la acongojada madre.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad