Tura Hip Hop, el 'escudo' de Buenaventura contra la violencia

Febrero 25, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Adonai Cárdenas, Corresponsal de El País Buenaventura
Tura Hip Hop, el 'escudo' de Buenaventura contra la violencia

Tura Hip Hop nació en el 2011, cuando un conjunto de colectivos y organizaciones de jóvenes le apostaron a la creación de un festival que, con el mismo nombre del movimiento, surgió para dar a conocer el trabajo artístico y social de los ‘hoppers’ porteños.

Este movimiento resiste la violencia del Puerto reclutando muchachos para la música. Crónica de cómo la cultura puede ser más poderosa que las balas.

Pese a la violencia, las calles del Puerto, las esquinas del barrio, las casas palafíticas y los puentes de madera, siguen siendo lo de siempre: la escuela donde se forman los nuevos músicos de Buenaventura. Antes, mucho antes, por ahí lo que más sonaba era la guazá y el cununo. Ahora el golpe se mezcla con sonidos electrónicos y un fraseo potente que cuenta la realidad de una tierra donde la sonoridad más conocida en la última década ha salido de la muerte y el miedo. Los nuevos músicos, como antes, se enfrentan a la adversidad haciendo de su talento un escudo. Ahora muchos de ellos se agrupan bajo uno grande y común, que con el nombre de Tura Hip Hop, más que un refugio se ha convertido un intento por reivindicar la cultura urbana.Tura es el diminutivo cariñoso y pegajoso con que los jóvenes se refieren al terruño. Y al terruño le cantan, a sus raíces, a los orígenes, a la familia, a los amigos. A los que están y a los que ya no. Las letras de estos ‘juglares’ del nuevo tiempo también hablan de la sabiduría ancestral de las comunidades negras del Pacífico colombiano, de sus procesos de resistencia y de la variedad de influencias musicales globales de las que se nutren. Pero, sobre todo, narran la cotidianidad de las calles, de las esquinas del barrio, de las casas palafíticas y de los puentes de madera. “(…) los niños que juegan con pistolas y se preparan para ser futuros sicarios, las niñas pierden su virginidad antes de los 15, los adolescentes tienen como primer trabajo la delincuencia…”, canta con rabia y esperanza en una de sus composiciones ‘Bola 8-El Decano’, pionero del Hip Hop bonaverense. El título de la canción es ‘Rompamos el silencio’.Tura Hip Hop nació en el 2011, cuando un conjunto de colectivos y organizaciones de jóvenes le apostaron a la creación de un festival que, con el mismo nombre del movimiento, surgió para dar a conocer el trabajo artístico y social de los ‘hoppers’ porteños y a la vez crear esquemas de intercambio y redes de solidaridad con músicos y artistas nacionales e internacionales. Desde entonces han ido organizando festivales barriales que han permitido llevar música a muchos rincones difíciles de la ciudad y al mismo tiempo destacar los talentos ocultos, precisamente, en esos lugares. Poco a poco, desde el 2011 hasta ahora, han ido cumpliendo la otra intención que tenían: que su música y sus voces sobrepasaran las barreras que las bandas criminales han buscado imponer en Buenaventura reclutando niños y jóvenes, intimidando, extorsionando, matando, descuartizando.“Tienen derecho a soñar”, asegura ‘Contacto Directo’, cantante de Hip Hop, refiriéndose a los niños y jóvenes de la ciudad. “Yo no quiero verlos llorar, yo no quiero verlos sufrir, tienen derecho”, comenta con el mar de fondo. Contacto Directo es una de las promesas de la música porteña con un presente al que le pronostican exitoso futuro. Según él mismo cuenta, ya hay una empresa que le ofreció apoyo para ayudarlo a llevar su voz muy lejos de allí, a las grandes ligas, como dice ce el muchacho.Hace dos semanas, en el Parque Néstor Urbano Tenorio, Tura Hip Hop se reunió para presentarle a la ciudad, a sus seguidores y a los curiosos, un CD que recoge los mejores trabajos musicales del colectivo. Con el apoyo del proyecto KiSo, de la cooperación alemana GIZ, y el respaldo de la Fundación Acua, el trabajo fue producido para que quede como testimonio de la época y como el recordatorio de un esfuerzo.Se habla ’tureño’El proceso de selección de los temas musicales incluidos en el CD estuvo liderado por uno de los raperos más influyentes y conocidos de Buenaventura, ‘Bola Ocho El Decano’. Ese fue el primer paso. Luego se inició la fase de grabación en los estudios Bombo Records de Cali, donde los porteños tuvieron la colaboración de los maravillosos músicos de Herencia de Timbiquí.El disco abre con ‘Cae una lágrima’, poesía-canción de ‘Rostros Urbanos’, que le echa piropos al campo colombiano y al valor de su gente. En medio de sonidos bellísimos y de voces impregnadas de sentimiento, cuestiona duramente las dinámicas de la guerra. Luego entra ‘Del Barrio Inc’ con ‘Lo que siento’, que más que canción es una denuncia, en clave de humor, del olvido en el que se encuentra sumergida la gente de Buenaventura y de la necesidad de romper el silencio.‘Tienen derecho a soñar’, de ‘Contacto Directo’, aparece como manifiesto a favor de los derechos de los niños; las palabras van saliendo dulces en la preciosa voz de ‘J.T.’, que se complementa con la poderosa intervención de ‘Roger’ y John Jairo Riascos. ‘Bola Ocho El Decano’, por su parte, se vinculó al proyecto con un corte en el que se mezcla la marimba de chonta con su voz para hacerle una oda a Buenaventura; el título es ‘Le canto a mi pueblo’. Y en el orden, prosigue ‘Revolución’ en la voz de ‘Leo K-libre’, rapero en el estado más puro.Canción tras canción, Tura Hip Hop es puro Buenaventura. Es su dolor, pero también su magia, su inagotable capacidad para seguir en pie de lucha. Es su gente y sus dichos, los dichos que solo se escuchan en el Puerto, porque como en Tura no hablan en ninguna otra parte. Es su magia y su pasión. Es su música, que ya no solo suena a guazá y cununo.El barrio, siempre complicadoLa materialización del CD es la cara de un esfuerzo que muchos no podrán advertir al escuchar las canciones que contiene. “Salirme de ese ambiente de violencia, de bandas, de ofrecimientos, fue bastante complicado, pero la música me ayudó a hacerle tomar conciencia a muchos de mis amigos de que el camino que estaban tomando no era el mejor”, cuenta por ejemplo Roger Riascos, director, compositor y primera voz de ‘Contacto Directo’. El CD recoge trabajos de doce agrupaciones. Al comienzo, dice Roger, todo fue muy difícil en el barrio. El muchacho es del Nuevo Amanecer: “Sigue siendo difícil pasar de un barrio a otro. Cuando llegamos de noche se complican las cosas, no deja uno de tener miedo. Pero convencidos de que no estamos haciendo nada malo, que solo hacemos música, los convencemos de lo mismo. Yo creo que esos pelados lo que necesitan es oportunidades, todos deben tener algún talento como Dios me dio a mí el canto… Es una situación complicada, uno trata de mostrarles el camino, esperemos que sirvamos de ejemplo para el cambio”.“Ha sido complejo cambiar la mentalidad de muchos de nuestros amigos de barrio, no solo en el mío, La Independencia, sino de otros. Yo les digo que hay opciones de vida diferentes a estar metidos en las bandas; a veces aceptan, otras se muestran violentos, lo requisan a uno cuando va a alguna diligencia. Pero si yo pude cambiar el estilo de vida, ellos también pueden”, dice a su turno ‘Bola 8 El Decano’. “De diez muchachos que se le atraviesan a uno amenazantes, dos o tres se suman a nuestro proceso musical, pidiéndonos que les metamos en este cuento del Hip Hop y eso nos llena de mucha satisfacción”. Aunque sin música de fondo, las palabras del músico suenan a canción.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad