Tres cadenas de restaurantes peruanos buscan oportunidades de inversión en el Valle

Tres cadenas de restaurantes peruanos buscan oportunidades de inversión en el Valle

Junio 22, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Tres cadenas de restaurantes peruanos buscan oportunidades de inversión en el Valle

El restaurante peruano El Escondite del Gordo, es una de las marcas interesadas en llegar a Cali, directamente o a través de alianzas.

Con una inversión cercana a los US$600.000, tres restaurantes abrirían sus locales en Cali.

Como parte de un proceso de expansión comercial y un intercambio cultural, empresarios de la gastronomía peruana se reunieron ayer en Cali para analizar posibilidades de negocios en la región.En la reunión estuvieron presentes tres marcas gastronómicas representativas de Perú: La Isla Escondida, Kamcha y El Escondite del Gordo, las cuales, según Héctor Romero, director Internacional de Negocios de la empresa de asesoría peruana Andina Holding, “tienen promedios de facturación de US$1,5 millones al año así como reconocimientos internacionales por la calidad de sus productos”. Romero agregó que la idea de traer estas empresas peruanas es buscar socios estratégicos en Cali para hacer negocios en conjunto o a través del modelo de franquicias. Respecto a la importancia de Cali en este proceso de internacionalización, Romero afirmó que la ciudad “hoy es centro de atención mundial fruto de la Alianza del Pacífico. Además, es el segundo destino gastronómico de Colombia, sumado a su cercanía con el puerto de Buenaventura que potencializa el 70 % del movimiento aduanero de importación y exportación”.Las tres marcas interesadas en ingresar al mercado gastronómico de Cali, estarían dispuestas a invertir hasta US$600.000 para iniciar; asimismo, proyectan una facturación de otros US$600.000 durante el primer año.Fernando Verástegui, propietario de La Isla Escondida, explicó que está interesado en abrir una franquicia o aliarse con un empresario caleño para la apertura de su restaurante en Cali. “Nosotros estamos disponiendo de US$200.000 para la compra de una propiedad y US$100.000 para adecuar el establecimiento. Los empresarios caleños reflejaron su interés en nuestra marca y plantearon varias ideas para iniciar un modelo de negocio. Me gustaría abrir el restaurante en la ciudad en un periodo de entre tres y cinco meses”, aseguró Verástegui. Por otra parte, Carolina Mares, hija de los propietarios de Kamcha y asesora de Planeación Estatégica y Marketing del restaurante, dijo que más que franquiciar, su interés está en “aportar a Cali, no solo con dinero sino también con el conocimiento. Nosotros resaltamos la tradición de nuestro país con técnicas modernas que hacen que los sabores lleguen a su máxima expresión. Con estas alianzas podríamos incluso realizar una fusión entre la cocina colombiana y peruana”. Mares agregó que están analizando sus oportunidades en el mercado caleño y que entre sus planes está abrir una sucursal de Kamcha en el exterior en los próximos tres años. Por último, Arturo Vargas, propietario de El Escondite del Gordo, destacó que “Cali es la ciudad en la que más potencial hemos visto por encima de Bogotá y Cartagena, tanto por la calidez de su gente como el gran potencial económico que tiene y su cercanía con el Pacífico. Si se da la posibilidad de invertir aquí, lo haríamos con una suma de US$60.000”. Así, Cali se prepara para nuevas oportunidades de crecimiento comercial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad