Tras 10 años de secuestro de los diputados, seguridad en la Asamblea sigue siendo precaria

Junio 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Elpais.com.co recorrió las instalaciones de la Asamblea Departamental para conocer en qué ha cambiado su esquema de seguridad tras el secuestro de los diputados. Este es el panorama.

Han pasado diez años del secuestro de los doce diputados de Valle y la seguridad de la Asamblea Departamental, de donde fueron sacados, sigue siendo insuficiente. El sistema de protección de los funcionarios que fue puesto ocho meses después del secuestro se ha ido deteriorando o simplemente ya no funciona.Según pudo constatar Elpais.com.co tras un recorrido por las instalaciones de la Asamblea, el único esquema de seguridad que existe es un escolta para cada uno de los 21 diputados actuales y la presencia de vigilantes de seguridad privada a la entrada; las cámaras, el detector de metales y la recepcionista del recinto ya no están.Este sistema de seguridad lo instaló la Gobernación del Valle, por solicitud de los diputados de esa época, pero con el paso del tiempo se fue deteriorando; en el caso de la recepcionista no le renovaron el contrato.Los dos vigilantes de seguridad privada, un hombre y una mujer, se encuentran a la entrada y se encargan de requisar a las personas que entran al lugar.“El vigilante simplemente le pregunta para dónde va, lo requisa, le revisa el bolso y no es más. Antes, con la recepcionista que había se le exigía un documento a la persona que iba a entrar y se tenía que anunciar ante el funcionario”, dijo un vocero de la Asamblea, quien prefirió omitir su nombre por seguridad.Según la fuente, “a finales del 2003 se instalaron estos mecanismos de seguridad, solicitados por los diputados, y la Gobernación los dispuso, pero dos años después se dañaron y se solicitó el arreglo. Sin embargo, hasta el momento no ha habido respuesta alguna”.Para el 2004, Juan Carlos Salazar, uno de los diputados de esa época, solicitó seguridad para su protección y a cada uno de los 21 diputados se les asignó un uniformado. Desde ese entonces, el uniformado acompaña al diputado ya sea de civil o con el uniforme para cuando están de servicio en la Asamblea.“En el momento del secuestro no había seguridad, pero después de lo ocurrido, en conjunto con la Policía Nacional y la Policía Valle, se determinó que cada diputado debería tener un escolta personal, que es un agente de la policía. Hoy podemos decir que tenemos la fortuna de contar con ellos, pero todavía hay una debilidad en cuanto seguridad en el edificio, ya las cámaras y el detector de metales están dañados”, indicó Rubiel Muñoz, diputado de la asamblea.La Gobernación y la Policía Valle designaron un teniente que está de planta en la Asamblea y es quien coordina las salidas de los diputados cuando necesitan movilizarse o trasladarse a otro municipio.“Yo me encargo del transporte y de las medidas que se deben tomar para el traslado del diputado. Por lo general, casi siempre hay un policía aquí en la Asamblea, por lo que siempre hay uno que otro diputado”, dijo el encargado de la seguridad de la Asamblea.También agregó el teniente que “hay un rondero que se pasea por el recinto dos veces al día y este se turna para la Fiscalía, la Gobernación y el Palacio de Justicia”.Por su parte, el Presidente de la Asamblea, Antonio Ospina, explicó que aunque se siente satisfecho que los acompañe un uniformado dentro del edificio, no es suficiente la protección.“Aquí no hay nada, no hay recepcionista, no hay cámaras de vigilancia, aquí sólo hay policías cuando hay plenaria, de resto el edificio está completamente solo. Cada vez que tenemos una avanzada (salida) el esquema de seguridad se hace, pero los actores de la violencia aprovechan cualquier momento”, expresó.Añadió que “si bien la Policía ha hecho un esfuerzo importante al delegar unos hombres que están a nuestro cuidado, la Asamblea no tiene vehículos para movilizarnos, ni siquiera vehículos con o sin blindaje”.Ante este panorama, el Teniente encargado de la seguridad de la Asamblea del Valle y el presidente de la misma, afirmaron que hace aproximadamente un mes se envió una carta a la Unidad Nacional de Protección encargada de coordinar y prestar el servicio de protección a las personas en situaciones políticas, públicas y sociales para que les solucione la problemática de seguridad de los diputados.“Se envió una carta solicitándole protección para los diputados del Valle a la Unidad Nacional de Protección, la idea es que nos supla la seguridad necesaria para los diputados, como la implementación de medidas preventivas. Ahora sólo queda esperar la respuesta de la solicitud”, dijo el Teniente.Elpais.com.co intentó comunicarse con el director de la Unidad Nacional de Protección, Andrés Villamizar, pero no fue posible.Sin protección para trabajarEn el recorrido, Elpais.com.co también constató que hace falta seguridad industrial, los diputados o los funcionarios están propensos a sufrir cualquier accidente laborar o en su defecto un atentado. El vocero de la Asamblea contó que el edificio sólo cuenta con ocho extintores y una ruta de evacuación, pero no con salidas de emergencia.“Nosotros llevamos 19 años en este edificio y dependemos totalmente de la Gobernación, pero como el lugar no es nuestro no le han dado la prelación. Nosotros corremos gran riesgo de incendio o de un sismo, nuestra salida de emergencia vendría siendo la entrada y la salida del edificio”, dijo el vocero.Los ventanales son inseguros, el piso es inseguro y qué decir de las palmas, si la diputada Miriam Juri casi fue víctima de ser golpeada por una rama de una de ellas.“Estaba sentada en el jardín central, cuando alguien me dice: quítese que se va a caer la rama de la palma y dos segundos después cae al piso. La gente estaba tan asustada que pensó que el estruendo era un atentado”, dijo Juri.Otra cosa es que “el piso de mi oficina me tocó cambiarlo a mí, porque estaba lleno de huecos y ya he sufrido varios tropezones”, agrego la diputada.“Las escaleras que nos llevan al segundo piso dan hacia unas ventanas que dan a la calle, esas ventanas no tienen ningún tipo de seguridad, en cualquier momento nos pueden lanzar algo por ahí”, dijo el Presidente de la Asamblea.¿Cómo debería ser la seguridad industrial en la Asamblea?Según Jorge Isaza, profesional en prevención de riesgo, un edificio tan antiguo como el de la Asamblea del Valle debe tener plan de emergencia de evacuación para casos de incendio, sismo y atentado. Las salidas de emergencia deben estar marcadas y establecidas, los empleados deben de conocerlas.- Cada piso deberá tener por lo menos dos salidas, suficientemente amplias, protegidas contra las llamas y el humo y bien separadas entre sí.- Las escaleras de madera, las escaleras de caracol, los ascensores y escaleras de mano no deberán considerarse como salidas de emergencia.- Las salidas deberán estar marcadas y bien iluminadas.-El acceso a las salidas de emergencia siempre deberá mantenerse sin obstrucciones.En el caso de un sismo, todas las personas deben evacuar de inmediato:-Camine ágilmente por la ruta establecida- Si tiene visitantes llévelos con usted- No se devuelva por ningún motivo-No regrese hasta que no se le indique-En caso de humo, desplácese agachado y con un paño húmedo en la nariz- Busque sin demora su punto de encuentro, repórtese al Coordinador de Área y espere instrucciones- El número total de extintores no será inferior a uno por cada 200 metros cuadrados de local o fracción. Los extintores se colocarán en las proximidades de los lugares de mayor riesgo o peligro y en sitios que se encuentren libres de todo obstáculo que permita actuar rápidamente y sin dificultad. El personal deberá ser instruido sobre el manejo de los extintores según el tipo, de acuerdo a la clase de fuego que se pueda presentar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad