Suspensión de proyecto de línea eléctrica, un golpe duro para Buenaventura

Julio 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Suspensión de proyecto de línea eléctrica, un golpe duro para Buenaventura

Empresarios lamentaron la cancelación del proyecto que era considerado crucial para el desarrollo de la ciudad.

Como grave y como un golpe a la inversión calificó el presidente de la Cámara de Comercio de Buenaventura, Alexander Micolta, la suspensión del proyecto que buscaba la construcción de la segunda línea de alta tensión eléctrica por parte de la Empresa de Energía del Pacífico, Epsa.

El dirigente empresarial dijo que “lamentamos esta situación y conocemos de la total disposición de Epsa con este proyecto, una obra crucial para el desarrollo de Buenaventura”.

Este escenario, subrayó Micolta, “es un gran obstáculo en el proceso de atraer inversión a Buenaventura, teniendo en cuenta que en un futuro muy próximo la capacidad de energía de la actual línea será insuficiente para asumir el consumo energético que demandará el Distrito”.

Cabe señalar que años atrás la voladura de torres de energía debido a actos terroristas ha ocasionado apagones y dejado a Buenaventura sin ese servicio vital durante varios días, generando millonarias pérdidas para la actividad portuaria, empresarial y comercial.

“Es importante que Buenaventura tenga una segunda línea de respaldo para atender también este tipo de emergencias en aras de fortalecer la continuidad, seguridad y confiabilidad en materia de energía”, destacó el directivo.

Epsa, como se recordará, sufrió una serie de obstáculos para hacer el tendido de las redes y torres debido a la ocupación o invasión intencional  sobre el trazado de la línea por parte de construcciones y viviendas informales, por lo que optó por suspender el proyecto.

La propia Procuraduría General de la Nación y la Unidad Minero-Energética, Upme, constató ese fenómeno, tanto que a la fecha se estiman en más de mil las viviendas y ranchos que se han construido en la zona con el ánimo de hacer millonarios cobros a Epsa y a la Nación.

Según Julián Darío Cadavid, vicepresidente de Distribución y Transmisión de Epsa,  el proyecto se fue encareciendo a lo largo del tiempo, de manera que se pasó de  una inversión de $36.000  millones, planteados inicialmente, a  $70.000 millones.

 “Desistimos de la inversión porque vemos que no lo podemos hacer, tenemos que ser responsables y no podemos invertir en algo que no tenga rentabilidad”, dijo.

 La empresa alcanzó a invertir $12.000 millones desde el año 2012 en estudios y adquisición de equipos, los cuales serán usados en otros proyectos.

Gabriel Velasco, gerente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi) en el Valle , dijo que  estas noticias generan mucha preocupación porque afectan la infraestructura y la competitividad.

 “Buenaventura requiere confiabilidad, redundancia y mayor capacidad. Con una sola línea la ciudad no sólo está  expuesta a quedarse sin energía, sino que la capacidad de esta es insuficiente para asumir el aumento del consumo por el crecimiento natural de la población y la llegada de nuevas empresas”, anotó.

El proyecto

El proyecto contemplaba dos componentes: una línea de transmisión a 115 kilovatios en un trazado de 58 kilómetros y la subestación Bahía también de 115 kilovatios.

Pese a las consultas previas  con las comunidades de la zona fue imposible seguir el tendido de la línea de alta tensión, debido a sus millonarias exigencias.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad