Solicitan al Gobierno del Valle declarar la emergencia manifiesta por ola invernal

Abril 14, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Los organismos de emergencia del Valle solicitaron al gobierno departamental declarar la emergencia en 18 municipios debido a la afectación que han sufrido por el reciente recrudecimiento de las lluvias.

El Comité Regional de Prevención y Atención de Desastres del Valle del Cauca, Crepad, solicitó al gobierno departamental declarar la emergencia manifiesta en el departamento, para así poder mitigar los efectos de la ola invernal.La observación del Crepad se produjo después de analizar las graves afectaciones que la nueva temporada de lluvias ha producido en 18 de los 42 municipios del Valle y atendiendo a la sugerencia del Ideam de reforzar las medidas de prevención, debido a que los suelos vallecaucanos aún se encuentran muy inestables debido a las intensas precipitaciones de finales de 2010.De acuerdo con los informes de los Comité Locales de Prevención y Atención de Desastres, Clopad, los municipios afectados por el invierno hasta el momento son: La Unión, Bugalagrande, Jamundí, Trujillo, Cali, Versalles, Andalucía, Buga, San Pedro, Roldanillo, Yumbo, Palmira, Yotoco, Candelaria, Tuluá, Argelia, El Águila y Sevilla.En este último municipio, las fuertes lluvias provocaron el desbordamiento de la quebrada San José, inundando los barrios Brasil y San José, afectando 700 familias, 6 de las cuales necesitaron alojamiento temporal. Sevilla, la población más afectada al norte del ValleCerca de 600 familias resultaron afectadas por las lluvias en los barrios San José, La Esperanza y Popular en el Municipio de Sevilla, según indica el último reporte de los organismos de emergencia de la localidad.Oscar Ospina, director del Clopad de Sevilla, explicó que al inicio de la semana se produjo un fuerte aguacero que desbordó el colector del río San José, lo que provocó la emergencia. Además indicó que en este momento se adelanta el censo que ya da cuenta de 2.400 personas que sufrieron afectación en sus bienes, aunque no han sido desalojadas de sus viviendas.De acuerdo con el funcionario, la situación más grave se presenta en el barrio La Esperanza debido a la amenaza de un derrumbe, por lo cual se están gestionando los recursos para evacuar a nueve familias que corren peligro.Entre tanto en Argelia, el bombero Julián Fernando Valencia informó que el sector conocido como Monserrate se encuentra en alerta roja debido a la amenaza de un derrumbe de grandes proporciones.La preocupación, según comentó el bombero Valencia, es que precisamente mañana 15 de abril, se cumplen 12 años de un derrumbe en ese mismo lugar, que taponó varias casas y ocasionó la muerte a 42 personas.Deslizamientos e inundaciones en el centro del departamentoLa secretaria de Obras Públicas de Tuluá, Olga Lucía Palma, dijo que el tránsito de vehículos sobre la vía a hacia San Rafael, quedó restablecido completamente luego del deslizamiento de tierra que se registró a la altura de la vereda El Placer.Sin embargo, la funcionaria indicó que en otros sectores de la zona montañosa del Municipio, se han registrado derrumbes y pérdida de la banca debido a la intensidad de las lluvias de los últimos días.Las lluvias afectaron la comunicación entre los corregimientos de Monteloro y Santa Lucía y en el sector de Quebradagrande, en donde un alud de grandes proporciones imposibilita la evacuación de los productos agrícolas de esa zona.Por su parte, el alcalde de Tuluá, Rafael Eduardo Palau Salazar, dijo que los tulueños “pueden dormir tranquilos” frente a la ola invernal, por la construcción de muros de contención, canales de aguas lluvias en la zona urbana y gaviones en la zona rural.Entre tanto, en el corregimiento de El Salto, en el municipio de Andalucía, se presentaron inundaciones en varias viviendas y en cultivos de caña, plátano y cítricos, por el desbordamiento del río Morales.La emergencia invernal también afectó a los habitantes del corregimiento de Galicia, en Bugalagrande, por un derrumbe que los dejó incomunicados con el casco urbano.Pero la situación más crítica la viven 66 familias que tienen sus casas en la vereda Punta Brava, en el municipio de Yotoco, por el desbordamiento del río Cauca. En ese lugar, a causa de las lluvias se anegaron la escuela, la capilla, parque infantil y la mayoría de las viviendas. Tal como lo hicieron a finales del año pasado, esta vez volvieron a construir sus cambuches a un lado de la carretera Alejandro Cabal Pombo, que comunica a Buga con Buenaventura.Reportan mejoría en JuanchitoEn total son doce las familias que permanecen en albergues del corregimiento Juanchito, en Candelaria, luego del desbordamiento del río Cauca el pasado martes.Así lo confirmó el coordinador del Comité Local de Prevención y Atención de Desastres de la localidad, David Useche, quien señaló igualmente que el nivel de las aguas del afluente bajó por lo que varias de las familias que permanecían en los albergues temporales regresan a sus viviendas.“La situación tiende a mejorar y hay muchos sitios que ya no están inundados” dijo el funcionario, quien explicó que los bomberos se están realizando labores de limpieza en diferentes puntos, al tiempo que se anunció que una vez bajen las aguas por completo se continuará con el proceso a través del sistema de Vactor.Como consecuencia de las inundaciones de esta semana fueron en total cien las familias afectadas, sin embargo, la gran mayoría de ellas no tuvieron daños de consideración.Por su parte, la alcaldesa Nancy Estela Vásquez, dijo que “además de los esfuerzos de reubicación de las familias siempre se inundan en el sector, venimos gestionando ante el Fondo Nacional de Calamidades, la aprobación de recursos para adelantar obras de mantenimiento de las acequias, limpieza de canales y otras obras de Mitigación del riesgo”.La mandataria hizo llamado a las comunidades ribereñas para que permanezcan alerta frente a posibles desbordamientos de los ríos Cauca y Párraga.El puerto, en contingenciaEl Clopad de Buenaventura, la CVC y otras entidades del puerto realizan un permanente monitoreo de ríos y quebradas como uno de los planes de contingencia que se han tomado para prevenir desastres en la nueva temporada de lluvias.Yerlin Foris Mancilla, director del Clopad de Buenaventura, señaló que aunque los días han estado soleados no se puede dejar atrás los pronósticos del Ideam sobre la presencia de lluvias en los meses de abril, mayo e inclusive junio."Se ha informado a las comunidades rivereñas de los ríos Dagua, Calima, Cajambre, Anchicayá, Raposo, Naya y Yurumanguí sobre que hacer frente a aumentos inusuales de caudal en el sentido de irse a las partes más altas y avisar a los organismo de socorro", precisó Foris.El mayor temor se presenta en posibles inundaciones en los ríos Anchicayá y San Juan, este último compartido su caudal con el vecino departamento del Chocó.Hasta el momento, en Buenaventura no se han presentado situaciones que lamentar a causa del invierno.El Ideam recomendó a las autoridades municipales, a los comités regionales y locales para la prevención y atención de desastres, Crepads y Clopads, Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible, a las Autoridades Ambientales Urbanas y al público en general, redoblar la vigilancia de áreas inestables y de alta vulnerabilidad además de realizar las acciones necesarias para reducir los riesgos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad