Soldado muerto en bombardeo de las Farc será sepultado en Alcalá, Valle

Abril 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá

El soldado Juan Sebastián Puentes Fernández será despedido este viernes en su tierra natal. El militar de 21 años, soñó toda su vida con vestir el camuflado y servirle a la patria.

[[nid:413014;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/04/alcala-entierro-de-militar-734.jpg;full;{}]]En medio de un desfile y el féretro sobre la máquina del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Alcalá, será sepultado este viernes, en el cementerio católico de esa población del norte del Valle, el cadáver de Juan Sebastián Puentes Fernández, uno de los once militares asesinados por las Farc, en zona rural del municipio de Buenos Aires, Cauca.

Lea también: Once militares muertos deja ataque de las Farc en zona rural del Cauca

Este jueves, por las instalaciones de la funeraria Renacer de esa localidad, en donde se velaba el cuerpo del soldado profesional, desfilaban sus paisanos, compañeros de colegio, amigos y familiares, para darle el último adiós al joven de escasos 21 años, quien desde niño soñó con vestir de camuflado y servirle a la Patria.

[[nid:413018;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/04/foto-en-vida-del-soldado-interna.jpg;left;{soldado Juan Sebastián Puentes, de 21 años, muerto en emboscada de las Farc, en el Cauca.Elpais.com.co}]]

"De verdad que estamos muy consternados con la muerte de Juan Sebastián, pues la última vez que estuvo en el pueblo, en diciembre pasado, lo vi muy entusiasmado y me dijo que su sueño se le había cumplido”, manifestó su amigo de infancia, José Daniel Pescador, quien aún recuerda cuando niños corrían por las calles empinadas del barrio Samán II, en donde vivían.

En el mismo sentido se pronunció Lina Marulanda, una amiga de la familia, quien dijo que los planes que tenía el soldado Puentes Fernández de ayudarles a sus hermanos menores y a sus padres, quedaron truncados.

Lea también: Los escalofriantes relatos de los habitantes de La Esperanza sobre la masacre de soldados

"Él le insistía a su papá que dejara de jornalear en las fincas y a su mamá que no se matara más con la tiendita que tiene en la casa, que él se iba a hacer cargo de ellos y vea, todo eso se acabó en un segundo”, manifestó Lina.

Pero sin duda la más afectada es doña Blanca Cecilia, quien no deja de llorar la muerte tempranera del segundo de sus cinco hijos, todos hombres, de quien guarda sus mejores recuerdos.

[[nid:413017;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/04/madre-del-soldado-interna.jpg;full;{La madre del soldado Juan Sebastián Puentes, llora su ausencia.Elpais.com.co}]]

"La última vez que hablé con Juan Sebastián, fue el sábado en horas de la tarde cuando me llamó a repetirme que me quería mucho”, dijo la afligida mujer tras el llanto que interrumpe sus palabras.

"Por esa razón, yo no creo en ese tal proceso de paz, no sé qué estará pensando el Presidente Santos, porque de manera injusta están matando a nuestros hijos”, manifestó por su parte, Marco Antonio Puentes, quien esperaba que llegara de Cartagena Andrés Felipe, su tercer hijo, quien también está prestando su servicio militar obligatorio en la Armada Nacional.

Este hombre, quien no puede ocultar la rabia y el dolor que le produjo la muerte de su hijo, indicó que cuando un oficial lo llamó para darle la mala noticia, "quedó de una sola pieza", no lo podía creer, al tiempo que manifestó que a sus dos hijos menores, quienes aún no han terminado el bachillerato, no los va a dejar ir al Ejército.

"Qué garantías nos da el Gobierno, ninguna, a la guerrilla tampoco se le puede creer, dijeron que iban a hacer un cese al fuego y no lo cumplieron”, indicó don Marco Antonio.

En el municipio de Alcalá, muchos recuerdan a Juan Sebastián Puentes como un joven alegre y lleno proyectos desde que hizo el bachillerato en la Concentración Agrícola y como miembro que fue del Cuerpo de Bomberos de esa población.

Sin terminar el colegio, hizo la gestión para enrolarse en el Ejército. Estuvo durante once meses en la base de Tolemaida y una vez concluyó el servicio militar obligatorio ingresó como soldado profesional.

Solamente nueve meses alcanzó a estar en las filas del Batallón de Combate Terrestre número 100, orgánico de la Brigada Móvil número 17, en donde perdió la vida defendiendo unos ideales y el sueño de sacar adelante a su familia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad