Sin freno la minería ilegal en el norte del Valle del Cauca

Agosto 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Mónica Arias | CartagoHoy.
Sin freno la minería ilegal en el norte del Valle del Cauca

En los ríos Cauca y La Vieja se hace extracción de oro de manera artesanal, pero solo cuando el caudal está bajo. Extracción de Oro en Piedras de moler - Minería en el Norte del Valle.

La ilegalidad de la actividad en esta región del departamento está ligada a la falta de la documentación requerida, debido a que la Nación no ha respondido las solicitudes. Panorama.

Trabajar en socavones, en las riberas de los ríos o en las entrañas de una montaña no es la única manera de ganarse la vida a través de la minería. En el norte del Valle del Cauca, por ejemplo, miles de familias devengan su sustento de la extracción de material de río, arcilla y roca muerta, pese a que muchos desconocen que esas tareas también son consideradas como minería.Y debido a que muy pocos de ellos cuentan con los permisos necesarios para realizar esa labor, aunque sea de manera artesanal, permanecen en la ilegalidad.Alberto Gómez Cardona, presidente de la Cooperativa de Areneros del río La Vieja, Coodelrio, recuerda que desde el año 2000 están tramitando los títulos mineros y las licencias, pero que a la fecha no han tenido una respuesta por parte de la Agencia Nacional de Minería.Mientras tanto, los 24 ‘areneros’ que hacen parte de la entidad siguen explotando los siete kilómetros del afluente, entre Puente Bolívar y Consota.Dicho tramo fue solicitado por ellos en concesión a la Nación y a él también llegan independientes que venden el material a precios más bajos, generando competencia desleal y utilizando ‘matachos’.Este elemento que consta de una gran pala anclada a una estructura en forma de X, con la que se remueve el suelo del río, está prohibido por los organismos ambientales, debido a que su uso baja el espejo de agua, asegura el vocero de la cooperativa, quien añade que actualmente en la zona aledaña a la bocatoma hay tres, “lo que afecta el caudal de La Vieja”.“Dicha problemática se arreglaría con el título minero, porque así nadie más podría explotar el sector”, sostiene Gómez Cardona.A su vez, El director de la Dar Norte de la CVC, Alfonso Peláez Palomo, reconoció que en este momento se registra explotación de oro en La Vieja, en la zona de Piedras de Moler, a diez minutos del casco urbano de la Villa de Robledo por parte de mineros que usan mercurio para su labor.Según él, la extracción artesanal la hacen con balsas y motobombas portátiles, lo que les permite desplazarse por el afluente y evadir los controles de las autoridades ambientales y de Policía.“Se está esperando a coordinar con los Carabineros para los operativos. Son mineros barequeros de vieja data y la afectación es al recurso agua. Además, se hace en sitios de difícil acceso”, comentó el funcionario.Sin embargo, voceros del CTI de la Fiscalía en Cartago señalaron que en su despacho no se ha registrado ninguna denuncia por minería ilegal. De la montañaEn La Unión, Roldanillo, La Victoria y Zarzal la extracción de arcilla y roca muerta también se ha convertido en una opción de trabajo para quienes participan de la cadena de la construcción.No obstante, la ausencia de parte de la documentación requerida ha llevado al cierre voluntario de al menos diez de estos lugares solo en los alrededores del Distrito Brut, siendo los casos más recientes los de una ladrillera que operaba en El Dovio, otra en Roldanillo y dos más en Zarzal.De igual forma, por disposición de la autoridad ambiental se han cerrado dos canteras en Zarzal, debido a que no cumplían con las medidas ecológicas ni con la concesión minera.Entre tanto, en La Unión hay una cantera en proceso de legalización de su licencia ambiental y otra más fue clausurada por no cumplir las normas legales, al igual que El Guachal, en Roldanillo.Sobre esta última, de acuerdo con Óscar Saénz, director de la Dar Brut de la CVC, le solicitaron concesión a la Agencia Minera, pero no han cumplido con las normas ambientales exigidas por la ley.Agrega que entre Zarzal, La Victoria y Roldanillo hay doce sitios de extracción en el proceso de consecución de la licencia y la concesión minera.Antes, en primera instancia se debía solicitar el polígono para el aprovechamiento, luego iniciar la exploración y por último la explotación, pero ahora el proceso es inverso.“Deben entrar a legalizar la explotación. Y se suspenden labores cuando es mediana o gran minería y no tiene los documentos necesarios”, precisa.No obstante, para el funcionario el cierre de estos sitios es complejo, porque “se entremezclan factores ambientales, técnicos, económicos y sociales”.Y es que esta explotación no solo beneficia a quien trabaja en el río o en la cantera, también al que transporta, a la persona que tiene el centro de acopio, a los comercializadores, a los obreros de la construcción y a las propias constructoras.El analista Eduardo Salazar señaló que la misma ilegalidad en la que funciona este sector hace que escape a cualquier radar y por ello no existen datos reales de cuántas personas se benefician de dicha actividad o qué peso tiene en la economía nortevallecaucana.“Hay que decir que es un sector que ha salido a la luz pública ahora último, pese a que es un oficio muy antiguo”, puntualiza.Proceso largoNo obstante y, pese a que la ley exige una amplia documentación y muchos llevan años esperándola, el proceso es largo y complicado. Así lo reconoció el representante a la Cámara, Adolfo León Rengifo, coordinador de la Comisión Accidental de Seguimiento a la Política Minera, quien señaló que el problema parte de la centralización del país, ya que todas las decisiones se toman en Bogotá.De acuerdo con el congresista, la situación de los mineros en el norte del Valle del Cauca es más fácil de solucionar que la que se vive en otros sectores del departamento y del país, “porque no hay actores ilegales alrededor”.Sin embargo, reconoce que deben buscar la forma de llegar a las instancias de decisión y anunció que, a través de la Comisión, se plantearán alternativas como las alianzas entre empresas privadas y los mineros artesanales para sacar adelante este sector en el departamento.Experiencia exitosaLos areneros de la Villa de Robledo vendían la piedra a una empresa trituradora que luego comercializaba el material, “pero esta tuvo que cerrar debido a las extorsiones, hace aproximadamente un año”, lamentaron algunos de ellos.Rengifo afirmó, además, que si bien la prioridad es atender el paro minero que se realiza actualmente, la meta final es la construcción de una política minera que incluya claridad respecto a la utilización de la tierra en Colombia.También se requiere sacar adelante el Código Minero tras las consultas previas que deben surtirse y darle participación a todos los actores, incluida la academia, para encontrar salidas al sector.Mientras esto ocurre, los pequeños mineros del Norte esperan cumplir con los requisitos necesarios para salir de la ilegalidad, porque si no tienen los permisos, de nada les vale arañar ríos y montañas en busca de su sustento diario.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad