“Sin el aporte de todos es imposible salvar al Hospital”: director (e) del HUV

Julio 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País
“Sin el aporte de todos es imposible salvar al Hospital”: director (e) del HUV

El director (e) del HUV, Juan Carlos Corrales.

El director (e) del Hospital universitario del Valle, Juan Carlos Corrales, dijo que el 30 de julio se presentará el plan a la Supersalud para acogerse a la Ley 550.

Para el 30 de julio próximo estará listo el plan que el Hospital Universitario del Valle (HUV) le presentará a la Superintendencia de Salud para acogerse a la llamada Ley de Quiebra (o Ley 550).  Lea también: ¿Qué le espera al HUV con la Ley 550?

Esta herramienta, dice el nuevo director (e) de esta institución, Juan Carlos Corrales Barona, es la tabla de salvación que se requiere para evitar que el HUV sea liquidado.

 ¿Cuál va a ser la estrategia para salvar al HUV?

Estamos en riesgo alto de liquidación del hospital desde hace dos años.  Por ello hay que tomar  medidas muy drásticas. Entramos en una fase en que se acabó el tiempo y toca actuar. Las medidas tienen varias escenas: la primera, que ya la había tomado la junta directiva antes de mi llegada, es acogerse a la Ley 550. En este momento lo que hacemos es reunir los requisitos para solicitarle a la Superintendencia Nacional de Salud que podamos acogernos a la Ley 550. Paralelo a ello tenemos que mejorar los ingresos y disminuir los costos y gastos.

¿Cómo va el plan para acoger al HUV a la Ley 550?

Creemos que al 30 de julio estaremos presentándolo a la Superintendencia. Nos falta un equilibrio económico para asumir ese compromiso, estamos cuadrando los ingresos y los gastos. Yo diría que el plan está en un 96 %. Acogernos a la Ley 550 es la tarea uno A.

¿Qué es ese 4 % que falta?

Un plan de austeridad bien estructurado de ajustes en todas las áreas.

¿Habrá recortes de personal?

Vamos a tener el personal estrictamente necesario para funcionar y esa es una de las medidas que vamos a tener que tomar para proyectar el hospital. Pero la austeridad en el gasto estará en todos los niveles.

  El HUV tiene sindicatos muy activos. ¿Se ha reunido con las directivas  para hablar de estos temas?

Ya he tenido tres reuniones con dos de los sindicatos y con la agremiación sindical de los anestesiólogos. No hemos tocado con ellos  el tema de modificar las convenciones colectivas, pero sí les hemos hablado del riesgo institucional que existe. Tenemos que ceder y aportar todos, de lo contrario será imposible salvar el hospital. Hasta ahora las conversaciones han sido con mucha altura y respeto. Yo estoy optimista, porque sé que los representantes de estas agremiaciones conocen la magnitud del riesgo que tiene el HUV.

El temor de los sindicatos es que si el plan se incumple, el hospital  irá inevitablemente a la liquidación...

Es válido el temor, pero insisto que la conversación la iniciamos siempre explicando las dos vigencias anteriores (2014 y 2015). Igual ya estamos incursos en una posible causal de liquidación, lo que hagamos hoy es en pro de la institución. Se puede traer todo el recurso que quiera, pero si no reestructuramos y no se somete a una medida de salvamento, que hoy podemos llamar 550,  el hospital no va a subsistir. Claro que  la Ley 550 tiene un riesgo de liquidación si no se cumple el plan, pero no es diferente la situación si lo comparamos con el punto de partida de hoy, pues ya estamos incursos en la causal para liquidarlo. 

¿Cómo encontró al hospital?

La situación de hoy no es buena, se hicieron unos planes de mejoramiento que  no se cumplieron. Yo veo que existe la voluntad política de salvarlo, pero se han cometido errores en la capacidad de gestión, que le han costado mucho al hospital y uno de ellos fueron las alianzas estratégicas. Para resumir, los ingresos del hospital han disminuido, mientras que los costos han aumentado.

Y desde el funcionamiento médico, ¿cómo está  el HUV?

Hoy está en un ritmo medio, la totalidad de los servicios están abiertos, pero no se trabaja a su total capacidad.

¿Cómo va la revisión de las alianzas estratégicas?

Nos hemos concentrado en la Ley 550, pero el área jurídica está revisándolas.

 En números gruesos, ¿cuáles son las cuentas del HUV?

De acuerdo al informe de revisoría fiscal, a diciembre 31 de 2015 el HUV registra pasivos por  $256.000 millones y la cartera por servicios de salud alcanza los $140.000 millones.

Tienen un hueco de más de $100.000 millones, ¿cómo van a responder por esos pasivos?

El escenario de la Ley 550 nos permitirá hacer acuerdos con los acreedores y eso nos permitirá tener flujo de caja. Sería gravísimo para Cali, para el suroccidente y para Colombia la liquidación del Hospital Universitario, yo estoy absolutamente convencido de que el HUV no se va a liquidar, estamos haciendo un trabajo arduo, tenemos elementos de juicio para buscar su viabilidad financiera. 

 Si presenta el plan a la Super el 30 de julio, ¿en cuánto tiempo esperan que  le conteste?

Aspiramos que ellos se tomen menos de un mes para revisarlo, creeríamos que se sabrá algo dos semanas después de haberlo presentado.

¿Qué pasaría si la Super dice que no a ese plan?

Habrá una junta extraordinaria, pero nosotros estamos muy optimistas y esperamos que hacia el 15 de agosto tengamos una respuesta. Es una medida drástica, de gran riesgo, pero es nuestra tabla de salvación.

Usted dice que tienen que aumentar los ingresos. ¿Cómo lo van a lograr? 

De la mano de la gobernadora y presidenta de la junta directiva, queremos aumentar los recursos del orden nacional por diferentes vías y hay tres tareas grandes que las vamos a intensificar. La primera es conseguir los recursos de las EPS que están en liquidación y el caso más grande es Caprecom. Estamos revisando la facturación con esta EPS para validar esas facturas y que con ello el gerente liquidador nos reconozca esas deudas.  En segundo lugar está el orden regional con los excedentes de facturación, nos deben aproximadamente $120.000 millones. Allí hay unos conceptos que ha dado el Ministerio (de Salud), que dice que no es posible que se cancelen por haber sido contratos de capitación (pago anticipado con valor fijo por una cantidad de personas atendidas), pero estamos buscando el sustento jurídico que nos permita decirle a la Gobernadora  que es posible que nos paguen esos dineros. Y a nivel municipal, siguiendo bajo el mismo rubro de cuentas por cobrar, está lo que aún le debe Calisalud al hospital. Estos tres temas son importantes para mejorar el flujo de caja. Paralelo a ello me reuní con las EPS Asmetsalud y Emssanar hace 15 días, tengo pendiente la reunión con Coosalud, para mejorar la facturación, reducir las glosas y devoluciones. Le doy un ejemplo, pasamos una factura por $4000 millones, nos pagan $1500 millones y esos $2500 millones pendientes se demoran en pagarlos por las glosas y devoluciones. Para evitar esto, armamos un equipo interno que revise estos aspectos y creemos que con ese trabajo podemos recuperar en 50 % o 60 % de esas devoluciones. Eso en aras de conseguir flujo de caja.

 Internamente hay que tomar  medidas y es una reestructuración, que tiene que ver mucho con el talento humano, con la austeridad en el gasto, pero principalmente con revisar los contratos que el hospital ha hecho (alianzas estratégicas), que podrían ser beneficiosos en porcentajes superiores de participación.

Usted habla de recuperar la cartera de las EPS en liquidación, pero el panorama no es muy alentador. Solo  Calisalud, cuyo proceso comenzó seis años atrás (2010), es un claro ejemplo de que no hay una garantía rápida de pago...

Eso hace parte de la responsabilidad del Estado, si ordena liquidar debe responder por sus acreencias. Desde el hospital vamos a tener un buen sustento jurídico para que respondan por las obligaciones. Yo creo que tenemos que trabajar en un acuerdo de voluntades, cuando trabajé en la Superintendencia lo que uno  encuentra es que el que va a pagar cree que es menos lo que debe y el que va a cobrar cree que es más lo que le adeudan. La mayoría de los hospitales públicos de Colombia tienen un problema y es que después de la Ley 100 ninguno aprendió a facturar. Eso no es un secreto y se explica en el número de glosas y devoluciones.

Si  sabe que el problema está en no saber facturar, ¿qué se va a hacer para que el HUV facture bien?

El hospital está reforzando el tema de la facturación con unos topes mínimos de facturación para poder mejorar el ingreso y que se refleje en el recaudo. También con la gerencia médica, en cabeza del doctor Laureano Quintero, se han estructurado las unidades de negocio, por así llamarlo, que podrían ser más rentables para la entidad, y estamos hablando de la alta complejidad. La idea es empezar a competir.

Usted habla de competir. Cali tiene la fortuna de tener entidades médicas de muy alto nivel. ¿Por qué un usuario elegiría ser tratado en el HUV o una EPS contratar los servicios con el hospital?

Estamos en un modelo de aseguramiento con una gran desventaja para las Empresas Sociales del Estado. Eso hace que el sector privado tenga muchas ventajas sobre el sector público por el tema tecnológico. Para el tema nuestro, las EPS en el régimen subsidiado tienen la obligación de contratar con los hospitales públicos. Los pacientes de ese régimen no se van a ir a una IPS privada, pero para  competir hoy no tenemos las herramientas, excepto en algunos servicios especiales por la alta complejidad o la tecnología que tiene el hospital. Necesitamos hacer un trabajo de mercadeo para empezar a hacerlo atractivo, pero todo debe ser simultáneo con la Ley 550. Ojalá cuando termine esta vigencia fiscal podamos decir que tenemos pacientes de medicina prepagada. Recuerde que el Hospital Universitario fue líder en muchos campos, solo por nombrarle uno, fue el mejor en neurocirugía a nivel latinoamericano. Hoy la tarea inmediata es salvar al hospital de la liquidación, pero deme un tiempo prudente para poner a competir al HUV en el mercado.

¿Qué opina de las denuncias de la Gobernadora, de cajas de facturas sin radicar y dudas  en la convocatoria  para  selección del gerente?

Hemos fallado en que el hospital tuviera un control interno mucho más fuerte. No se manejó el riesgo institucional en todas las áreas y hay que retomarlo. Todos estos hechos denunciados me parecen gravísimos y por eso la Fiscalía los está investigando.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad