Seis mil familias Cartagüeñas quieren tener techo propio

Seis mil familias Cartagüeñas quieren tener techo propio

Mayo 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Mónica Andrea Arias Reportera de CartagoHoy
Seis mil familias Cartagüeñas quieren tener  techo propio

Así marcha el proyecto Balcones de las Colinas. De acuerdo con el actual Plan de Ordenamiento Territorial, POT, el 45% del terreno de una urbanización debe cederse al Municipio en áreas verdes.

Para subsanar el déficit de vivienda local se debe modificar el POT y expandir el área urbana. La mayor demanda de vivienda está en los estratos 1 y 2. Varios programas habitacionales locales siguen estancados.

Andrea lleva varios años planeando comprar su casa propia. Una que le asegure un techo a su hijo y la estabilidad que tanto necesita su familia. Sin embargo, entre el ahorro programado, el pago de deudas, la necesidad de acumular al menos siete millones de pesos en su cuenta, la afiliación a una caja de compensación y la búsqueda de un proyecto que se acomode a su presupuesto, se le ha pasado el tiempo.La suya es una de las seis mil familias que según el registro del Instituto Cartagüeño de Vivienda, Incavi, está a la espera de una solución habitacional que, al igual que los subsidios del Gobierno, cada vez parece más lejana.No es para menos. Sólo el proyecto El Verdum, compuesto por son 121 casas, lleva diez años sin terminar de ejecutarse; la Urbanización Balcones de las Colinas, que corresponde a 159 techos, ya cumplió ocho años sin culminarse, y la Urbanizacion Coralín, que suma 157 soluciones habitacionales, lleva tres años como propuesta.La arquitecta Martha Cecilia Orozco Toncel, directora del Incavi, sostuvo que se trata de viviendas de interés prioritario (con valor cercano a los $37 millones), pero que aun así dependen del subsidio del Gobierno Nacional para asegurarlos financieramente, puesto que la Administración local ya los apoyó con los lotes y la adecuación los servicios públicos.Agregó que la Nación ha priorizado estos dineros para las personas desplazadas y las afectadas por las recientes olas invernales, por lo que tocaría esperar hasta el 2013 a ver si se vuelven a destinar dineros para nuevas iniciativas de carácter social.Sin tierra disponiblePero más allá de que muchas familias no logren reunir el dinero suficiente para acceder a su casa propia, en la Villa de Robledo no hay lotes que se puedan dedicar a la adecuación de vivienda prioritaria porque están por fuera del perímetro urbano.El ingeniero Carlos Augusto Duque, coordinador del Área de Vivienda de la Corporación Diocesana, destacó que se espera subsanar esta situación con la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial, POT, que debe ir acompañado de una resolución que congele el precio del terreno, ya que al pasar al área urbana podría encarecerse dos o tres veces.Por ejemplo, en este momento en la Villa de Robledo se maneja un valor de $35.000 el metro cuadrado de tierra para vivienda de interés social, de acuerdo con los rangos establecidos por Findeter, por lo que el lote para una casa de $35 millones debe costar $6 millones, equivalentes al 15% del valor total.Esos lotes son de 70 metros cuadrados aproximadamente, según el funcionario, quien agregó que “en ese aspecto no me parece costosa la tierra en Cartago, pero por eso es bueno que el Municipio congele los precios de los terrenos antes de incorporarlos al área urbana”.De hecho, el secretario de Planeación Municipal (e) Mario Arenas, informó que el documento del POT será presentado al Concejo en el segundo semestre del año para su aprobación o modificación.Así las cosas, se espera que la ciudad consolide su expansión hacia la margen izquierda de la Comuna 7, por los sectores del Seminario y los barrios La Raya, Cuchara Larga y detrás de Bosques de los Lagos (ver gráfico).No obstante, no se descarta el planteamiento de proyectos de densificación del centro, mediante con la construcción de vivienda en altura.Según Duque, en esas zonas se podrían construir al menos cinco mil casas para empezar a superar el déficit de soluciones habitacionales, “aunque se requieren estudios técnicos al respecto”.¿Y los otros estratos? Pero el déficit de techo en la Villa de Robledo también se extiende a los estratos 3, 4, 5 y 6. Según datos de ingenieros civiles locales puede ascender a 500 unidades de interés social, cuyo costo promedio es de $65 millones.Ahora bien, especialmente para los estratos 3 y 4, constructoras como Galmar, Torre La Vega y El Trebol han impulsado proyectos que en el 2011 representaron 1.400 casas nuevas.A su vez, la Corporación Diocesana, una de las principales urbanizadoras del norte del Valle, adelanta un proyecto piloto de vivienda de interés social en altura que estará ubicado entre la Urbanización Los Ángeles y El Jazmín.Serán 184 soluciones unifamiliares de dos pisos con un área construida de 52 metros cuadrados y 124 apartamentos en doce torres, a $31 millones. “Es la primera vez que nos la vamos a jugar en altura y creemos que en Cartago ya hay cultura para ello”, precisó el ingeniero Duque.Pero los cartagüeños también han hecho uso de otras herramientas para lograr acceder a un techo digno. Una de ellas son las Juntas Comunitarias de Vivienda, que ya suman tres en la ciudad, con 305 familias inscritas.Ana Fernanda Correal, técnica de Apoyo a la Comunidad, señaló que cada junta tiene una duración limitada y que una vez está organizada cada hogar aporta dinero para la compra del lote y empieza a gestionar con el Municipio o una constructora particular los subsidios del Gobierno Nacional para iniciar la ejecución.Así, mientras el Congreso de la República reglamenta el acceso a las viviendas gratuitas ofrecidas por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, Andrea y muchos otros cartagüeños deberán seguir ahorrando para hacer realidad su sueño de casa propia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad