¿Se acaba el ‘reinado’ del PIN en el Valle?

Marzo 20, 2011 - 12:00 a.m. Por:
¿Se acaba  el ‘reinado’ del PIN  en el Valle?

El partido perdió en el último año grandes espacios de poder. Sus militantes dicen que no les afectó.

Tan inciertos como los resultados que se puedan presentar en las próximas elecciones regionales por la Gobernación del Valle del Cauca y la Alcaldía de Santiago de Cali, será el poder de decisión que tenga en esta contienda el Partido de Integración Nacional, PIN.Pese a la fuerza electoral que el polémico movimiento político acumuló en los años recientes, los reveses de los últimos meses pintan un panorama complejo para la colectividad, que debió resignar el control en la Gobernación del Valle, las cuotas de poder en la CVC, y el manejo de entidades claves para el sostenimiento de una estructura política como la Industria de Licores y la Beneficencia del Departamento.Aunque en el interior del PIN sostienen que sus estructuras permanecen intactas, algunos analistas dudan de que puedan acercarse a los resultados obtenidos en las elecciones pasadas.Para el analista y politólogo Alberto Ramos será difícil que el PIN, “que es un movimiento inestable y que ha sufrido múltiples transmutaciones frente a sus bases (MPU, Convergencia Ciudadana, ADN y ahora PIN), mantenga su capacidad electoral”.“Es un movimiento que por su poca tradición o su pasado no tiene una relación ideológica o doctrinal con sus bases; es una relación de favores y servicios. Que al estar anclado en las costumbres clientelistas y que de repente pierde el poder en la Gobernación, disminuirá enormemente su capacidad de arrastre”, indicó Ramos.Sin embargo Luis Alejandro Arévalo, director del Programa de Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana Cali, consideró que ese “nuevo electorado” que les apareció de la nada en las elecciones pasadas a los candidatos del PIN, y que no detectaron las encuestas, aún está vivo.“Estoy lejos de pensar que el gobernador destituido esté quieto, sin hacer ningún movimiento frente a la elección de nuevos alcaldes y, obviamente, de Gobernador. Creo que el resultado de las elecciones anteriores nos da un indicio de que esa fuerza está viva y que reconfiguró el mapa electoral en el Valle”, aseguró el politólogo.Y es que con un listado de candidatos totalmente desconocidos y a los que nunca se les oyó una propuesta, el PIN se convirtió en la mayor fuerza electoral en el Valle del Cauca, eligiendo a tres senadores y cuatro representantes a la Cámara, incluido el de las negritudes, inscrito por el MPU.El fantasma de la divisiónA la pérdida de poder burocrático del PIN en el último año se suma el fantasma de la división interna. Entre otras cosas por el malestar que persiste por la pérdida de la Gobernación, hecho por el que culpan a Juan Carlos Abadía porque su destitución dio al traste con el proyecto que tenían para estas elecciones y en el que habían comprometido a la mayoría de los 42 alcaldes del Valle.Igualmente, el partido estaría dividido frente a la disputa que viene sosteniendo desde hace ya largo rato en el municipio de Guacarí los Abadía y los hermanos Navarro por el control político de la localidad.El concejal y secretario nacional del PIN, Édison Ruiz, negó que entre ellos haya alguna división, aunque reconoció que han perdido cuotas burocráticas y por eso “podría la gente pensar que estamos débiles, pero no es así”.“A Juan Carlos Abadía yo no le voy a quitar la responsabilidad de la destitución porque a él le advirtieron que no le hiciera caso a Álvaro Uribe porque Uribe no es amigo de nadie. Sin embargo, él consideró que el ex presidente era su amigo y ahí están las consecuencias, aunque sigo pensando que la decisión fue injusta”, indicó el concejal Ruiz.Mientras tanto el candidato a la Gobernación que contará con el apoyo del PIN, Álex Pascual Loango, dijo que lo que erradamente se ve como división, son los roces normales que se dan dentro de un partido.“El partido ha tenido un crecimiento positivo y se están presentando definiciones internas. Hay varias tendencias al interior que tienen el legítimo derecho a aspirar a las primeras posiciones y eso es, por el contrario, señal positiva de avance”, manifestó Loango. Tanto Ruiz como Loango coinciden en que la afectación por la pérdida de control, entre otras, de la Gobernación, terminó siendo positiva electoralmente para el PIN porque ha generado unión, solidaridad y un ánimo renovado por recuperar esos espacios perdidos.Igualmente, en que “la votación del PIN va a ser decisiva y desequilibrante a la hora de definir la Alcaldía de Cali”, indicó Loango.“El mundo moderno se mueve a través de alianzas estratégicas y la política no es la excepción. Nosotros nunca hemos ganado solos, pero nadie ha ganado en los últimos años en el Valle sin nosotros. Eso es una realidad”, concluyó Ruiz.Sin embargo, hoy por hoy casi ninguna campaña por la Alcaldía de Cali se atreve a reconocer o a mencionar si aceptaría o no el respaldo del PIN. De ahí que Luis Alejandro Arévalo, politólogo de la Javeriana, comparta la opinión de que, “tal como ha ocurrido en elecciones anteriores”, los votos del PIN entrarán por la puerta de atrás.Los votos por la AlcaldíaPero por incómodos y vergonzantes que parezcan, desde casi todas las campañas por la Alcaldía de Cali miran de reojo los cerca de 70.000 votos que podría poner el polémico PIN en esta contienda.De acuerdo con los resultados de las últimas elecciones por la Alcaldía de la capital vallecaucana, la cifra de votos en la que tasa el PIN su capacidad de movilidad de las estructuras en Cali representaría alrededor del 30% de la votación que necesite un candidato para acceder a administrar la ciudad.Pero los objetivos parecen claros dentro del PIN. Pese a que el partido tiene como candidato a la Alcaldía al concejal Ruiz, muy seguramente saldrá a respaldar a un aspirante de otra colectividad, a cambio del apoyo para lograr su principal objetivo: recuperar la Gobernación del Valle.“Tenga por seguro que el PIN no va a perder ninguno de los cargos de elección popular que ya hemos conquistado, incluida la Gobernación. Ahora, hay quienes quieren explicar nuestras abrumadoras votaciones con candidatos que supuestamente nadie conoce y que eso se debe es a que andamos comprando votos, pero es que no hacemos la campaña de la bulla y de los medios, sino el proselitismo puerta a puerta y en las zonas donde antes de nosotros ningún político que dignó entrar”, aseguró uno de los diputados del PIN que pidió no revelar su nombre.Para los analistas es importante considerar al PIN entre los movimientos políticos que podrían alcanzar grandes resultados electorales en estas elecciones. También que lo más probable es que sólo se vuelva a saber del PIN faltando una o dos semanas para las elecciones, cuando salgan a anunciar el respaldo a algún candidato a la Alcaldía, pero que sólo después del 30 de octubre se sabrá si terminó o no su reinado en el Valle del Cauca.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad