Romería en Tuluá por ternero con cara de perro

Abril 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País I Tuluá

En el barrio Las Delicias se han presentado muchos casos curiosos de animales que nacen con deformidades. Un pollo con patas de pato, un gato con dos cabezas y una gallina con tres patas.

Una casa ubicada en el corregimiento de Nariño, en el municipio de Tuluá, se convirtió en centro de romería para conocer un ternero con cara de perro que nació este domingo.La criatura, que vino al mundo de manera prematura, era hija de una vaca 'paturra' enrazada en Holstein.Según Inés Ossa de Ortiz, propietaria del animal, el periodo de gestación de la vaca que dio a luz este fenómeno de la naturaleza, tuvo que ser interrumpido al octavo mes porque en los últimos días se la había visto indispuesta.Fue así, como un veterinario tuvo que aplicarle una inyección a la 'paturra' para provocar el nacimiento.“Al principio me impresioné mucho, pues era la primera vez en mi vida que veía algo semejante”. Manifestó Luis Ortiz, dueño del ternero.El animal, que sólo duró vivo algunas horas, fue objeto de una romería que manera espontánea se formó en el corregimiento de Nariño, donde acudieron curiosos de varios barrios de Tuluá.“Eso sí es muy extraño, pues ese ternerito se parece más un perro bóxer que a una vaca”, manifestó María Teresa Pérez, una vecina del sector, quien alcanzó a insinuar que de pronto se habría registrado un cruce entre una vaca y un perro de esa raza, lo cual quedó descartado, pues según el médico veterinario, Gustavo Muñoz, esa es una mala formación que se produce en la placenta de los animales.“Eso se registra en uno por cada 10.000 nacimientos”, manifestó el médico veterinario, funcionario de la Secretaría de Salud Municipal.Los habitantes de Nariño recuerdan que no es la primera vez que en ese corregimiento se presentan casos curiosos, pues a finales del año pasado nació una gallina con tres patas y hace tres años en otra vivienda de ese sector fue famoso un pollo que se distinguía de sus hermanos, pues era el único que tenía patas de pato.En el barrio Las Delicias también se presentó un caso curioso, pues en ese sector de la ciudad nació un gato con dos cabezas.Lo cierto es que el ternero con cara de perro tiene asombrados a los tulueños que aún no le encuentran explicación a este fenómeno de la naturaleza.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad