Registradurías del Valle del Cauca, bajo mirada permanente

Septiembre 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Registradurías del Valle del Cauca, bajo mirada permanente

Por medio de una llamada se puede verificar si fue designado como jurado de votación para las elecciones del próximo 30 de octubre.

El Valle es de los departamentos que cuenta con el menor número de personal elegido por concurso de méritos.

Si de algo tienen certeza varios de los funcionarios de las registradurías regional, Especial de Cali y municipales en el Valle del Cauca, es que no es casual que el departamento permanezca en el ‘ojo del huracán’ cada vez que se acerca un proceso electoral. Según esos funcionarios y ex empleados, que han pedido reserva de sus nombres, el Valle es de los departamentos que cuenta con el menor número de personal elegido por concurso de méritos. “Si es que puede llamarse así a la selección que se viene haciendo para designar funcionarios en el departamento”, dicen.No es un secreto para nadie que los sectores políticos manejan cuotas a todo nivel en las registradurías del Valle, que algunos movimientos tienen la ‘propiedad’ de estas entidades en algunos municipios y que el concurso de méritos se ha vuelto una fachada para vestir de legitimidad los nombramientos directos. Parte de la responsabilidad recae en la reestructuración que hizo el ex registrador Iván Duque en el 2001, que para mermar “exceso burocrático” eliminó cargos fijos y aumentó los provisionales. Y el remedio, dicen, fue peor que la enfermedad.“Lo que generó esa reforma es que se desatara una cacería contra el personal de planta porque esos puestos los perseguían los dirigentes de turno no sólo para emplear a su gente, sino para ir armando esa estructura de bolsillo en las registradurías que hoy tienen varios partidos”, aseguró el funcionario de uno de los municipios del área Metropolitana de Cali.Los ejemplos abundanPara los funcionarios de la Registraduría no es casual que un concurso de méritos para registrador especial de Cali lo gane una sobrina de Dilian Francisca Toro, un entrañable amigo de Jorge Homero Giraldo o alguien cercano a Roy Barreras.El caso que más detallan es el de Audry Toro, sobrina de la senadora Dilian Francisca, y quien estuvo como registradora especial de Cali hasta poco antes de las elecciones legislativas del 2010.“Aquí hay gente muy preparada y que sacó puntuaciones por encima de Audry Toro para ese cargo, pero el problema es que no tenían un tío senador”, aseguró un funcionario sindicalizado en el Valle.“Dígame si no es politiquería que sancionen a las registradoras Carmenza Lores y Audry Toro por pasar información de manera ilegal para favorecer a Saludcoop y a Lores la suspendan cinco meses, mientras a Audry le pusieron una multa para no afectar su candidatura al Concejo de Cali”, dijo un miembro de la Registraduría local.Otra fuente señaló que esta situación la conocen tan bien en Bogotá, que rotaron a 19 registradores del Valle para ofrecer garantías. “Cuando rotan a los registradores, les están diciendo a los demás candidatos que van a evitar que actúen en beneficio de su partido o jefe político”.Pero el ejemplo viene de arriba. Conoció El País sobre el malestar que reina por el trato preferencial del registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, a la delegada para el Valle, Esperanza Mejía, que proviene de Bucaramanga, estuvo en las polémicas legislativas del 2010 y es la única persona que trasladan con viáticos, mientras los demás reciben una prima de traslado por una vez y los gastos siguen corriendo por cuenta del funcionario”.A todo esto se suma que en la mayoría de municipios donde hay dos registradores se mantiene la antigua tendencia de que uno es liberal y el otro conservador. Para el constitucionalista Juan Manuel Charry la única explicación es que sean rezagos de una norma que surgió en la época del Frente Nacional para equilibrar los poderes y que debió haber sido erradicada hace largo rato. Los supernumerarios Aunque la Registraduría debería ser 100% técnica y apolítica, el abogado Charry cree que lo que está afectando la entidad “es la tendencia a mantener a todo el mundo contento”. “En muchos casos, veladamente, se aceptan sugerencias políticas y se hace un reparto burocrático por un supuesto equilibrio que afecta la entidad”.Ese es el caso de los ‘supernumerarios’ que apoyan en época electoral y su designación debería hacerse por concurso, pero siguen siendo elegidos a dedo. Al respecto, funcionarios de la Registraduría Especial de Cali denunciaron que ha llegado a esa oficina personal enviado por la secretaria de Gobierno, Eliana Salamanca. Ante la denuncia, Salamanca aseguró que “fue una solicitud expresa de la Registraduría Especial para que le brindáramos desde la Alcaldía el apoyo necesario para sacar adelante el proceso electoral”.“Lo que hicimos fue contratar mediante licitación pública el apoyo logístico para el proceso electoral y dentro de ese mismo requerimiento nos pidieron personal de apoyo para algunas labores que no tienen nada qué ver con conteo de votos o intervención en el proceso electoral”, dijo.Hay quienes ven con buenos ojos que jurados y supernumerarios se elijan de listas enviadas por los partidos para que haya equilibrio; otros creen que eso mantendrá la injerencia política en el organismo electoral y, por ende, la suspicacia de que las elecciones se seguirán ganando o perdiendo en las registradurías.Así está repartido, en parte, el ValleBuenaventura: Alba Julia Bermúdez, Partido Conservador, y Carlos Arturo Salazar, del sector del Partido Liberal que orienta Griselda Janeth Restrepo.Cali: hasta hace dos semanas estuvo Rosario Tafur, del sector de Roy Barreras en el Partido de la U, y José Francisco Daza, de las entrañas del liberal Jorge Homero Giraldo.Buga: están Mario Germán Loaiza Patiño, de un sector del Partido Conservador y la registradora Clara Inés Fori, en una plaza que le pertenece al Partido de la U, como lo representaba la anterior registradora que era liberal.Tuluá: son registradores Fanny Patricia Gallego, del sector holguinista del Partido Conservador, y Hernán Pinilla Gauta, del Partido Liberal y muy cercano al grupo del candidato a la Gobernación del Valle, Jorge Homero Giraldo.Palmira: está el registrador Guillermo Caicedo Rioja, quien hace parte del Partido Conservador y un registrador más que se nombra adhoc, tras el traslado a Manizales de Célimo Ramírez, quien hacía parte de Cambio Radical.Pradera: el registrador municipal es Alan Roy Cabrera, quien pese a ser un funcionario de planta, terminó en el sector del Partido de la U que orienta Dilian Francisca Toro, según fuentes de la Registraduría Departamental.Candelaria: es un registrador que llegó procedente de Nariño y aseguran que estando en el Valle también se alineó con la gente del Partido de la U.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad