"Reforzar el jarillón es de interés general": Director de la CVC

"Reforzar el jarillón es de interés general": Director de la CVC

Abril 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo | El País.

El director de la CVC, Rubén Darío Materón, aseguró que las obras del dique del Cauca inician este año.

La CVC anunció ayer la garantía de los recursos para reforzar el jarillón del río Cauca, dique que protege a Cali de inundaciones, si se llegara a presentar un desbordamiento del principal afluente de la región.

En total, la Corporación destinará $69.650 millones entre el período 2015-2018. Los trabajos, dijo el director de la CVC, Rubén Darío Materón, estarán a la altura de los realizados en Estados Unidos  e incluirán intervenciones que evitarán las filtraciones de agua y la erosión que ocasiona la hormiga arriera.

Solamente las obras de reforzamiento  valen $185.000 millones, sumados otros diseños costarían  $213.000 millones, de los cuales la Corporación pone una tercera parte. Ya hemos asegurado vigencias futuras por un valor de $69.650 millones y este año tenemos recursos del orden de $19.200 millones para aportar como contrapartida.

Inicialmente el Fondo de Adaptación anunció recursos de $1,3 billones, ese valor bajó. Ya tenemos con certeza que la contrapartida de Emcali es de $82.000 millones, la del Municipio es de $127.400 millones y la de la CVC son $69.650 millones. El Fondo de Adaptación pone el resto, para ejecutar una obra que vale $803.300 millones entre 2015 y 2018.

Se va a incrementar la altura del dique en un promedio de 90 centímetros, vamos a hacer una pantalla en suelo de cemento en todo el cuerpo del jarillón para evitar que la hormiga arriera pueda atravesarlo con cavernas. Ese método se  utiliza en  Estados Unidos y da garantía de conservación del cuerpo del dique como tal. También vamos a hacer obras de protección en cinco puntos críticos en el río Cauca para evitar que la erosión nos debilite el dique. Igualmente se trabajará en la construcción de unas columnas de grava que están diseñadas para evitar que un sismo de alta magnitud nos pueda generar licuefacción y  ocurra el colapso de esta estructura. 

La Corporación tiene todos los diseños, que se terminaron a finales del año pasado. Por ello, ya podemos intervenir la margen izquierda del Canal Interceptor Sur, para que tengamos un tramo de 6,7 kilómetros protegido contra los niveles altos del río Cauca.

Tenemos varios sectores identificados, uno  está cerca de la planta de bombeo de Paso del Comercio, otro cercano a la planta de agua potable de Puerto Mallarino y otro localizado más al sur del dique, más o menos uno o dos kilómetros aguas arriba de la desembocadura de Canal Interceptor Sur. Allí vamos a hacer columnas de grava para evitar problemas de licuefacción, pero también tenemos otros sectores muy puntuales donde la altura del dique ha sido modificada y toca subirlo.

Tenemos planeado abrir una licitación en el mes de julio, una vez tengamos los certificados de disponibilidad presupuestal correspondientes con el Fondo (de Adaptación). Ese proceso dura tres meses hasta que se adjudica, por eso estaríamos pensando que para mediados de septiembre  comenzaríamos las obras del primer tramo, que incluyen 6,7 kilómetros que corresponden a la margen izquierda del Canal Interceptor Sur.

Dependemos de la reubicación de las viviendas y pensamos que a finales del 2018 estaríamos dándole a la ciudad la totalidad del reforzamiento del dique. En esta primera etapa, las obras arrancan en septiembre y duran un año.

El Municipio del río Cali ha comenzado la gestión para reubicar cerca de 7500 viviendas, ya lo ha logrado con casi 1200 y esperamos que en la medida que el Municipio desaloje tramos, la Corporación pueda intervenir en las obras de reforzamiento del dique.

Es un tema bastante complicado. La Alcaldía ha hecho esfuerzos, pero sabemos que es un proceso largo donde la Secretaría de Vivienda ha venido trabajando muy seriamente. Ellos hicieron un censo en el 2013 para identificar qué viviendas estaban asentadas en ese sector, hemos tenido tropiezos, algunas tutelas y acciones jurídicas, pero ya las hemos superado, estamos pendientes de un programa de construcción de viviendas donde se puedan ubicar las familias que en este momento están asentadas en el dique y también las que están a los alrededores de la laguna del Pondaje, que también será recuperada para mejorar el sistema de drenaje oriental de la ciudad.

Las tutelas son un mecanismo legal que interponen las personas que creen tener algún nivel de afectación, es natural y entendible que lo hagan, pero se han venido superando porque esta obra es de interés de ciudad y la vamos a hacer porque lo que se debe reconocer es que daremos protección a muchas vidas y a mucha infraestructura. Reforzar el jarillón es de interés general y está por encima de interés particular, eso es lo que hay que hacer valer.

 Ciertamente ha pasado mucho tiempo desde que registramos con preocupación las inundaciones del 2010-2011. Recordemos que el Gobierno Nacional quiso crear mediante Colombia Humanitaria un mecanismo para llegar a los sitios afectados. Después surgió la creación del Fondo de Adaptación, que en unión con las Empresas Municipales de Cali, Dagma, la Universidad del Valle y la CVC, generó un comité para evaluar esta situación. 

El Fondo de Adaptación contrató con la Corporación OSSO el estudio del dique de Aguablanca, que incluyó el diagnóstico de la situación y las propuestas de intervención, esos resultados salieron a finales del 2013. 

La CVC contrató los diseños del reforzamiento del dique y se demoraron ocho meses, a los cuales se les incorporó las medidas de protección frente a un riesgo alto de sismos, los cuales se terminaron en octubre del año pasado. El Fondo replanteó las inversiones con Emcali y la CVC y también exigió contrapartidas de la tercera parte para cada entidad. La CVC ha cumplido con el diseño y todo el apoyo y ya tenemos luz verde con estas vigencias futuras.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad