Recta Cali - Palmira se ha convertido en sinónimo de accidentalidad

Septiembre 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luz Stella Cardona Ruiz | Redactora de PalmiraHoy
Recta Cali - Palmira se ha convertido en sinónimo de accidentalidad

Los frondosos árboles que crecen sobre el separador central de la recta Cali-Palmira parecieran no perdonar la vida de los conductores que pierden el control del vehículo y se estrellan contra ellos.

Un diseño vial que no contempla medidas de seguridad para los usuarios sumado a la imprudencia de conductores y paetones siguen generando accidentes en el corredor que comunica a Cali con la Villa de las Palmas. El año pasado diez personas perdieron la vida en ese trayecto.

Un árbol cayó sobre un bus de Expreso Pradera, a la altura del kilómetro 20 de la Recta Cali-Palmira, dejando un saldo de 2 personas muertas y 26 más heridas. Una tragedia anunciada, porque los racimos verdes, que suelen ser sinónimo de vida, se han convertido en un cinturón de muerte a lo largo de los 19 kilómetros de extensión de este corredor vial.Problemas de infraestructura, como la falta de mantenimiento de los arbustos y la ausencia de barreras protectoras, sumados al exceso de velocidad y a la imprudencia de conductores de carros, motociclistas, ciclistas y peatones conllevan una estela de muerte sin freno.James Gómez, director para el suroccidente de la Corporación Fondo de Prevención Vial, Cfpv, señaló que “si bien la vía tiene a primera vista unas condiciones buenas, también tiene unas condiciones de infraestructura que no son seguras para el usuario, pues en el momento en que éste cometa alguna irregularidad, no le perdonan la vida”. Resaltó que hay factores contraproducentes para este tramo que no fueron tenidos en cuenta por los diseñadores de la Concesión Malla Vial Valle del Cauca y Cauca, encargados de su rehabilitación y mantenimiento: “El entorno de la vía tiene varios inconvenientes, pero en casi todos los puntos no se maneja la seguridad del usuario”.Puntos críticosA su vez, el teniente coronel Otaín Rodríguez, jefe seccional de Tránsito y Transporte Valle del Cauca, indicó que en la Recta se han identificado puntos críticos en los kilómetros 1 y 2 y entre el río Cauca y el CAI del Comercio, debido a la imprudencia de los peatones. Esta misma situación se refleja en los kilómetros 4 y 5, que corresponden al peaje de Estambul, a la entrada a los corregimientos La Dolores y Rozo.El otro punto está comprendido entre los kilómetros 12 y 13, a la altura del aeropuerto, debido a la alta afluencia de trabajadores que cruzan indebidamente la vía y son arrollados por los carros. En su opinión, una de las principales causas de accidentalidad es el exceso de velocidad de los conductores, especialmente de los de vehículos de alta gama, que alcanzan 120, 130 y hasta 150 kilómetros por hora en una vía diseñada para un máximo de 100 kilómetros por hora.Agregó que el exceso de árboles en la parte central de la doble calzada lleva a que algunos de éstos se desprendan sobre la carretera cuando llueve, causando siniestros.Con él coincidió Gómez, tras aclarar: “Yo creo que todo el tramo en general es crítico” y recalcar que en el sentido Cali-Palmira, lado izquierdo, está el separador con los árboles y hacia el derecho, en ambos sentidos de la recta, hay unos taludes que hacen que cualquier conductor que pierda el control se vuelque con consecuencias trágicas.“Es lo que conocemos en seguridad vial como vía perdonadora, pero, en muchos puntos, la doble calzada no tiene esos elementos perdonadores”, puntualizó.De otro lado, el secretario de Movilidad de Palmira, Erminson Ortiz Soto, recalcó la falta mantenimiento de las zonas verdes por parte de la Concesión Malla Vial del Valle del Cauca y Cauca. “Otro fenómeno que se presenta en ese tramo vial es que cuando llueve se generan muchos pozos, lo que hace que los vehículos pierdan el control al caer en ellos”, expresó.Criticó, igualmente, la falta de iluminación, así como los problemas de señalización a la entrada de los centros poblados, por lo que se mostró partidario de ubicar unos reductores de velocidad en esos sitios.Ortiz Soto insistió en la necesidad de colocar barreras de protección en toda la doble calzada, al igual que Gabriel Mejía, supervisor de Rutas de Expreso Pradera, quien lamentó que el mes pasado cuatro buses fueron asaltados por la falta de iluminación y poca presencia policial en ese tramo vial.Pero por la recta Cali-Palmira viaja otro fenómeno igual de peligroso: las fallas humanas (quienes conducen carros a alta velocidad o en estado de embriaguez y la imprudencia de peatones, motociclistas y ciclistas).PalmiraHoy intentó comunicarse con los representantes de la Concesión Malla Vial Valle del Cauca y Cauca para conocer su versión al respecto, pero no fue posible contactarlos.Entre tanto, la muerte seguirá viajando en forma veloz por un tramo vial que urge una intervención integral e interinstitucional para garantizar la vida de sus usuarios.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad