‘Récord’ de anomalías en el manejo de dineros del deporte en el Valle

Agosto 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa | El País

Renuncia de uno de los miembros de la Junta Directiva de la Federación de Ligas de Deporte del Valle, Fedeliva, operador de los recursos de Indervalle, deja al descubierto irregularidades en contratos, pagos y legalizaciones.

[[nid:454403;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/boxeo_valle.jpg;full;{Cerca de 20 años han pasado desde que el Valle del Cauca se coronó por última vez campeón de unos Juegos Nacionales. Hoy varios de los deportistas de la región hacen parte de otras ligas a las que han llegado en búsqueda de oportunidades tras la supuesta crisis económica que vienen arrastrando las diferentes ligas de deportes en el departamento. Foto: Colprensa}]]

La carta con la que Ómar Andrade Sanz llegó el pasado 15 de enero a la reunión del Comité Ejecutivo de la Asociación de Ligas Deportivas del Valle, Fedeliva, tenía el peso suficiente para desatar una crisis  al interior de los órganos encargados de administrar  los dineros del deporte en el Valle, pero nada ocurrió.

Por alguna razón, tanto los miembros de la junta como los directivos de  Indervalle y los dirigentes de las ligas optaron por ignorar las denuncias que se hicieron ese día contra el director ejecutivo de Fedeliva, Alfonso Naranjo Abadía, a quien Ómar Andrade señaló de tener cuentas de varios años sin legalizar por $4163 millones, pasivos ocultos por $415 millones y un sinnúmero de irregularidades en el manejo de los recursos del deporte del Valle.

 “Lo que yo entregué ese día fue la radiografía de los estados financieros a julio del 2014; yo no me inventé nada. Yo fui revisor fiscal del Banco de Occidente y manejé miles de billones de pesos para que estos señores vengan a tratar de enredarme con tres pesos de Fedeliva. Yo fui director de liga y me preocupa el manejo que le están dando a los dineros del deporte”, dijo Andrade en diálogo con El País.

Pese a tener solo cuatro empleados y un patrimonio de cinco millones de pesos, no hubo en los últimos años en el Valle un evento deportivo que Indervalle no contratara con Fedeliva; antes lo hacía con el Fondo Mixto bajo la figura de convenios interadministrativos que, según los expertos, para lo que más han servido es para evadir las licitaciones o concursos de méritos, entregar a dedo los contratos y saldar deudas políticas.

Mientras el deporte se siga manejando desde esa óptica, indicó el exdirector de una de las ligas, seguirán apareciendo y se seguirán archivando auditorías gravísimas como las que reveló Ómar Andrade y se seguirán buscando río arriba las soluciones a la llamada crisis del deporte vallecaucano.

[[nid:454402;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/fedeliva.jpg;full;{Alfonso Naranjo A., director ejecutivo de la Asociación de Ligas, Fedeliva (izquierda), y Luis Fernando Martínez Arce, exgerente de Indervalle (derecha). Foto: Elpais.com.co}]]

En diálogo con El País, Alfonso Naranjo Abadía dijo, sobre el resultado de la auditoría que raja su gestión,  que todo es falso y que esos señalamientos son parte de una disputa personal que sostiene con Ómar Andrade, quien también fue dirigente de Fedeliva.

“Él se dejó llevar de la rabia porque debió salir del Comité Ejecutivo de Fedeliva y entonces escribió esa carta. Inicialmente pensé denunciarlo por falsedad y decidí  no desgastarme, pero estoy viendo que voy a tener que denunciarlo porque esto no puede seguir así”, aseguró Naranjo Abadía.

No obstante, en una revisión que hizo la Unidad Investigativa a varios convenios de Fedeliva, los cuales ya fueron legalizados, aceptados y archivados por Indervalle, encontró una serie de irregularidades que parecen darle la razón a las denuncias de Andrade y dejan al descubierto los malos manejos y el desorden administrativos en ambas instituciones. 

Uno de ellos, que también fue mencionado por Andrade, es el convenio 453 del 2011, que firmaron el entonces gerente de Indervalle y gerente saliente de la Industria de Licores, Luis Fernando Martínez Arce, y el director ejecutivo de Fedeliva, Alfonso Naranjo por $1050 millones para la realización de los juegos departamentales.

Según Andrade, ese convenio no solo fue firmado sin autorización de la Junta Directiva de Fedeliva, sino que luego Martínez y Naranjo acordaron verbalmente una adición presupuestal por $250 millones que se gastó, pero no se pagó.

Naranjo negó haber firmado contratos sin autorización de la junta, pero reconoció que en los Juegos Departamentales del 2011 “Édgar Iván Ortiz, antiguo presidente de Fedeliva, estaba fuera del país y había que tomar una decisión... No sé si era válido o no  pero lo tuve que hacer para que no se pararan los juegos”.

Sobre la adición presupuestal, indicó que “los problemas son porque algunos gerentes anteriores de Indervalle (Luis Fernando Martínez) no giraban los recursos y aducían que la plata ya estaba y se presentaron esos inconvenientes”, explicó Naranjo, quien dijo que  esa deuda, por la que fueron embargadas las cuentas de Fedeliva, ya está casi saldada.

Aunque aseguró que no sabe con recursos de quién se ha venido liquidando el contrato, más adelante señaló que Fedeliva ha debido pagar por el error de Indervalle y que tanto Martínez como él han respondido, incluso, con su patrimonio.

“Si yo no he tomado nada que no me pertenece, ¿entonces por qué tengo que responder con mi patrimonio?”, cuestionó Andrade.

Pero este no es un caso aislado. En los más de 80 convenios que ha firmado Fedeliva en los últimos cinco años con Indervalle y las secretarías de Deporte de varios municipios por más de $30.000 millones son muchas las empresas o personas naturales que no han recibido su pago completo o sencillamente liquidaron el contrato sin haberles cancelado.

Así ocurrió en el 2013 con el programa Supérate, que dos años después de concluido, Coldeportes no ha entregado todo el dinero por una razón ya común: inconsistencias.

“No se han cancelado algunas cuentas porque Coldeportes debe todavía $132 millones, y no ha sido culpa nuestra sino que el contrato madre decía que el 25% del valor del contrato había que dárselo a Cali y en el contrato que firmamos nosotros con Indervalle no decía eso. Eso fue un error jurídico de Indervalle”.

Naranjo también negó que existan pasivos ocultos en Fedeliva, que se haya favorecido a presidentes de ligas con recursos sin justificar, que se les cobre comisiones por debajo de lo estipulado a las ligas de sus afectos o que haya ocultado información.

No es la primera vez que el nombre del saliente  gerente de la Industria de Licores del Valle, Luis Fernando Martínez Arce, aparece comprometido en irregularidades con dineros del deporte o en contratos con Fedeliva.

Martínez fue gerente de Indervalle en el gobierno de Angelino Garzón (2004-2007) y luego pasó en una suerte de carrusel a gerente financiero del Fondo Mixto, el ente con el que él contrataba. Retornó de nuevo en el 2010 a la Gerencia de Indervalle y su operador fue entonces el recién creado Fedeliva.

Coincidencialmente, los señalamientos que se le hacen a Naranjo son casi los mismos que  existen en Fiscalía contra Martínez por presuntas irregularidades en la contratación con los dineros del deporte vallecaucano.

Así reza en el proceso con radicado número: 110016000049201211116, que llegó a la Fiscalía en agosto del 2012, luego de que fuera compulsado por la Contraloría Departamental por irregularidades en la “planeación, ejecución y control del convenio administrativo 454 de junio del 2007, celebrado con el Fondo mixto para la promoción del Deporte”.

Documentos que han sido anexados al caso y que conoció El País detallan no solo que a través de Indervalle habría pagado favores políticos, sino que Martínez se autoautorizó un subsidio de educación sin llenar los requisitos para ello y que hubo dineros que nunca fueron legalizados.

En la investigación también se pide aclarar qué pasó con los $112 millones que corresponden a los intereses de los convenios entre Indervalle y el Fondo Mixto entre el año 2005 y el mes de marzo del 2011, la firma de contratos con familiares suyos y el supuesto uso de recursos para apoyar a deportistas del Eje Cafetero por intereses políticos.

El congresista Heriberto Sanabria le dijo a El País que “no entiende uno como una persona como Luis Fernando Martínez, que quebró Indervalle y obligó a los deportistas nuestros a pedir exilio en otras ligas, haya terminado en la  Licorera”.

El País buscó insistentemente a Luis Fernando Martínez para preguntarle sobre estos casos y las denuncias en Fiscalía, pero no respondió a los llamados o mensajes.

Casi 20 años han pasado desde aquel 26 de junio de 1996, cuando el Valle se coronó campeón por última vez de unos Juegos Nacionales, y nada apunta a que vuelva a ocupar ese lugar de privilegio. Mientras, la noticia sigue siendo la partida de los deportistas a otras ligas, la falta de recursos o el escándalo porque alguien se enriqueció comprando pantallas o adecuando escenarios deportivos.

[[nid:454398;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/cheques_fedeliva.jpg;full;{Estos son los cheques que están en poder de la Fiscalía y que firmó Alfonso Naranjo a nombre de Viajes Flamingo Ltda.}]]

Pese a que el director ejecutivo de Fedeliva, Alfonso Naranjo, ha señalado que son falsos los señalamientos  hechos en su contra, en la Fiscalía avanza una investigación por el supuesto delito de estafa y falsedad en documento privado, según el proceso número  760016000193201200911.

[[nid:454401;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/documentos-fedeliva.jpg;full;{En una revisión que hizo El País de la contratación de Fedeliva, encontró un contrato que Alfonso Narajo firmó con él mismo.}]]

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad