Radio Vaticano subsiste en Bugalagrande a pesar de la tecnología

Mayo 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Radio Vaticano subsiste en Bugalagrande a pesar de la tecnología

Héctor Fabio Wallens Paredes, locutor de Radio Vaticano, municipio de Bugalagrande.

El alcalde de Bugalagrande, Jorge Eliécer Rojas, manifestó que desde que tiene uso de razón ha escuchado la voz de Héctor Fabio Wallens, considerando la radio como una tradición muy arraigada del municipio.

Ni las emisoras de radio, ni los canales locales de televisión que se han establecido en Bugalagrande durante los últimos años y mucho menos la tecnología, ni las redes sociales, han podido desbancar a Radio Vaticano, la “emisora” que por 50 años ya hace parte del patrimonio cultural de los bugalagrandeños.

“Desde que tengo uso de razón escucho la voz de Héctor Fabio Wallens, por este medio nos enteramos de todo lo que acontece en el pueblo, desde la noticia de un fallecimiento, una oferta de empleo y hasta la hora en que van a quitar el agua, indudablemente esta es una tradición que está muy arraigada en nuestro municipio”, manifestó el alcalde de Bugalagrande, Jorge Eliécer Rojas.

Radio Vaticano funciona desde hace medio siglo en un pequeño local ubicado en la parte posterior de la iglesia San Bernabé.

Ahí, a través de un micrófono, un DVD y un amplificador de 200 vatios, Héctor Fabio Wallens Paredes, quien está próximo a cumplir sus 70 años, transmite de domingo a domingo, sin descanso ni vacaciones, todos los mensajes, noticias, clasificados y toda clase de avisos publicitarios que le encomiendan.

Por $1.500 don Héctor lee el anuncio de la inauguración de una discoteca en el pueblo hasta la invitación a un sepelio.

Los mensajes llegan hasta el último rincón de la zona urbana del municipio gracias a cuatro potentes 'cornetas' o parlantes que están ubicados estratégicamente a 45 metros de altura sobre la torre principal del templo.

A veces la potente voz de este locutor se escucha en el corregimiento de El Overo, distante varios kilómetros del casco urbano o en la vereda de Mestizal, cerca del río Cauca.

“Los únicos avisos que están prohibidos son los relacionados con política, con brujos, casas de citas o la publicidad de burdeles o sitios de mala reputación”, indicó don Héctor Fabio, quien dijo que rara vez se enferma y en cincuenta años ininterrumpidos y como un relojito, todos los días, a las 11:00 a.m. y a las 5:00 pm. comienza la lectura de los “comerciales” y lo hace en vivo y en directo.

Durante todos estos años, en Bugalagrande es costumbre persignarse a las 6:00 p.m. cuando suena el Ave María y escuchar los villancicos del 1 al 24 de diciembre.

Álvaro González, un comerciante de esa población, dice que los avisos que se pasan en Radio Vaticano son muy efectivos, por esa razón cada vez que necesita un empleado o desea promocionar sus servicios o productos acude donde don Héctor Fabio Wallens, a quien no le preocupa el surgimiento de las redes sociales ni la competencia que le puedan hacer otros medios de comunicación masiva.

“A veces se pasan avisos extras, como la pérdida de un niño, la muerte intempestiva de alguna persona o cuando se extravía una mascota”, indicó Héctor Fabio.

“Esta es una costumbre de mediados del siglo pasado que aún subsiste a pesar los intentos que han hecho algunos personajes del pueblo por silenciar a Radio Vaticano”, manifestó el párroco de Bugalagrande, Luis Guillermo Parra Jaramillo.

El sacerdote recuerda como caso curioso que en el comando de policía de Bugalagrande, en alguna ocasión le pidieron que apagara esa “emisora”, porque no dejaba dormir de día a los policías que habían hecho el turno la noche anterior.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad