¿Qué viene para las víctimas de los paramilitares en el Valle?

¿Qué viene para las víctimas de los paramilitares en el Valle?

Marzo 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Laura Marcela Hincapié | Redacción de El País
¿Qué viene para las víctimas de los paramilitares en el Valle?

Diego Arias, director de la Comisión Nacional de Reparación en el Valle.

¿De qué manera, cómo y cuándo se ocupará el Estado de quienes sufrieron la violencia de las AUC? Responde el analista político Diego Arias, nuevo director de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación en el Valle.

Luego de cinco años de trabajar en los programas de derechos humanos de la Presidencia de la República, el analista político Diego Arias llega a dirigir la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación en el Valle. En medio de los cuestionamientos que hoy tiene la entidad, debido a las denuncias sobre el manejo burocrático que le estaría dando el Vicepresidente de la República, Angelino Garzón, Arias defiende la labor de la Comisión y promete lograr en el Valle una mayor participación de las víctimas en los procesos de reparación. ¿Cuáles son los temas más urgentes que va a atender usted como nuevo director de la Comisión en el Valle?Quiero trabajar en la protección y garantías que el Estado está obligado a ofrecerle a las organizaciones y a los líderes de los derechos humanos. También vamos a revisar el tema del subregistro en el número de víctimas de la violencia en el Valle, que por temor no se han reportado. Hoy vemos que en la región casi todas las víctimas se remiten a la población desplazada, y aunque ellos son una dimensión del fenómeno, no son los únicos. ¿Cómo va a garantizar la Comisión que la reparación no se limite a entregar tierra y dinero a las víctimas, sino que sea un proceso integral de socialización?Bueno, la reparación busca un concepto integral. Hay una dimensión que apunta a un resarcimiento económico por los daños materiales que sufrió la víctima, pero pretender reducir el proceso sólo a eso es inútil, entre otras cosas porque ninguna cantidad de dinero podrá pagar la pérdida de una vida o los daños psicológicos. El Gobierno ha asumido esto con mucha responsabilidad y por eso se busca que la reparación tenga otros componentes como el esclarecimiento de la verdad. Pero ese proceso no ha sido del todo integral, pues muchas personas que han regresado a sus tierras han sido amenazadas, pues no se les ha garantizado su seguridad...El Estado está obligado a ofrecer las garantías para que esas víctimas no vuelvan a ser objeto de violencia. Lo que pasa es que hay grupos de narcotráfico y bandas criminales que tienen un rol significativo en zonas rurales, sobre todo en el pacífico colombiano y por eso resulta difícil que las personas regresen a sus hogares con todas las garantías de seguridad. La violencia también se ha presentado en los procesos de restitución de tierras de Córdoba, Uraba y Antioquia.¿En el Valle cuándo va a iniciar ese proceso y qué riesgos hay?La restitución de tierras es un tema que ya no maneja la Comisión, pero lo que sí puedo decir es que hay un esfuerzo del Estado y se tiene claro que si no hay las garantías de seguridad para darle tranquilidad a las personas, lo mejor es manejar el tema con calma.Por estos días la Comisión está en el ojo del huracán. Se dice que el vicepresidente Garzón la está utilizando con fines clientelistas y se ha dedicado a despedir y a contratar nuevos funcionarios... La política de atención a víctimas está dirgida por el señor Vicepresidente y es apenas normal que, en su intención de tener un equipo de confianza a su lado, esté contratando nuevas personas. Eso no me parece reprochable. Pero se dice que los nuevos funcionarios del Vicepresidente no tienen la experiencia ni el conocimiento requerido, ¿no cree que ha habido burocracia en estos nombramientos?Los organismos de control tienen que hacer un seguimiento a los resultados que obtengan estos nuevos funcionarios. Lo que yo creo es que todos deberíamos sentir una vergüenza colectiva porque un tema interno de la Comisión, como son las contrataciones, se han convertido en debate nacional, cuando el tema central debería ser qué está haciendo el Estado y qué le falta para reparar y ayudar a tantas víctimas de la violencia. Todos esos cuestionamientos tienen en riesgo el futuro de la Comisión, ¿no cree que hubiera sido mejor que la entidad siguiera a cargo de una persona ajena al Gobierno, pues eso le ha hecho perder autonomía? Yo creo que el hecho de que el Gobierno haya asumido la dirección de la Comisión es señal del compromiso y responsabilidad, pues la entidad no es una organización no gubernamental. Al que no le gustó el cambio fue a Eduardo Pizarro que renunció a la Comisión apenas se enteró de que el Vicepresidente llegaba a dirigirla... El Presidente y el Vicepresidente han hecho un reconocimiento profesional a la labor que aportó el doctor Pizarro. Entonces creo que las cosas no deberían entenderse como roces, sino como una misión que el Vicepresidente quiso asumir directamente. Por supuesto hay situaciones de cambio que producen lecturas externas, pero esa no es la intención del Gobierno.De los temas pendientes que tiene la Comisión en el Valle, uno de los más importantes es la reparación a las víctimas de la masacre del Naya. De las 5.000 personas que fueron despojadas de sus tierras, sólo unas 300 han sido reubicadas, ¿cómo va a hacer usted para avanzar en el tema?Hay que lograr un esclarecimiento cabal y una judicialización. En ese sentido, la política del Gobierno ha planteado la utilización de unos modelos de reparación colectiva y eso es lo que se está haciendo sobre el área del Naya. Esto también lo queremos aplicar en otras zonas de la Costa Pacífica. Pero ya se tiene un proyecto concreto, ¿en qué zonas y cuándo se empezaría a aplicar?Primero se trabajaría con unas comunidades del centro del Valle, que han sido víctimas del paramilitarismo y también con otras víctimas de la guerrilla en Buga y Tuluá. También hay zonas del pacífico, a los lados de los ríos, donde hay comunidades indígenas y afrodescendientes que requieren de trabajo para reconstruir su tejido social y comunitario. ¿Qué tanto ha afectado para la reparación de las víctimas del paramilitarismo en el Valle que alias HH haya suspendido sus declaraciones a la justicia? En eso yo quiero hacer pública una expresión a favor de las víctimas y dirigida a todos los jefes del paramilitarismo y es que más allá del beneficio jurídico que ellos puedan sacar de la Ley de Justicia y Paz, deben pensar que lo mejor que pueden hacer es colaborar en el proceso porque le deben la verdad a las víctimas y lo que ellos cuenten es clave en los procesos. Esa falta de garantías de seguridad también se ve reflejada en la poca participación de las víctimas en los procesos de reparación en el Valle, ¿qué piensa hacer para cambiar esto?Hay que hacer un esfuerzo grande para tener las condiciones de seguridad, confianza y motivación, que acerquen a las víctimas a los procesos de Justicia y Paz. En el Valle es muy necesario que las comunidades hagan parte de la reparación para que puedan interpelar los testimonios de los que han sido los responsables de la violencia.En el tema de los desaparecidos por el conflicto armado, el Valle tiene una desventaja porque no se han encontrado muchas fosas en la región, ¿qué van hacer para adelantar las exhumaciones y así las víctimas puedan enterrar a sus familiares? Nosotros estamos haciendo unas coordinacioenes muy significativas que esperamos que dén resultados concretos para abocar una tarea de búsqueda de personas desaparecidas, sobre todo en Buenaventura, donde los mismos líderes paramilitares han dicho que hay casi 3.000 personas asesinadas y otros cientos de desaparecidos, entre el periodo de 1999 y 2002, que están como víctimas en Marsella (Risaralda) y llegaron por el curso del río Cauca. La Comisión Nacional de Búsqueda de Desaparecidos espera avanzar en las exhumaciones y en la identificación de esas víctimas. Otro de los sitios es Palmira, donde también esperamos lograr un resultado positivo.El Vicepresidente le ofreció personalmente a usted este cargo, ¿qué le responde a aquellos que afirman que todos esos nombramientos se deben sólo a cercanías políticas?A mí me honra tener un reconocimiento de parte del Vicepresidente, pero nadie puede decir que mi nombramiento se debe a un ejercicio político porque no lo tengo, siempre mi vocación ha sido trabajar por la paz, los derechos humanos y la reconciliación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad