¿Qué está pasando con las entidades culturales del Valle del Cauca?

¿Qué está pasando con las entidades culturales del Valle del Cauca?

Junio 13, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva | Reportera de El País
¿Qué está pasando con las  entidades culturales del Valle del Cauca?

La Biblioteca Departamental fue cerrada el lunes pasado por una Asamblea permanente que realizaron algunos de los funcionarios para protestar por el no giro de recursos por parte de la Gobernación.

Dicen que en gastos están reducidos a su mínima expresión. Biblioteca, en situación más crítica.

“Estamos reducidos a nuestra mínima expresión”, es la frase que tienen en común las cuatro entidades descentralizadas de la Gobernación dedicadas a la cultura, cuando se les pregunta cómo es el manejo de sus gastos actualmente. El secretario de Hacienda del Valle, Juan Manuel Obregón, aseguró esta semana en una entrevista con El País que como parte de la crisis financiera del Departamento, es necesario que las entidades recorten gastos. Las declaraciones fueron a raíz del cierre de la Biblioteca el pasado lunes, por protestas de los trabajadores que reclaman recursos.Las entidades responden que el no pago de los recursos de inversión durante estos primeros seis meses ha ocasionado que pasen aprietos. Apenas esta semana se generó el registro presupuestal y el CDP (certificado de disponibilidad presupuestal) para el pago del dinero. Señalan que han tenido que “salir a buscar recursos”. El caso más crítico es el de la Biblioteca Departamental, que según empleados, tiene parados los Bibliobuses desde el año pasado y lleva cuatro años sin poder actualizar la colección de libros. Además, debe $66’290.292 en servicios públicos a Emcali, desde marzo de este año.Biblioteca DepartamentalEl presupuesto de la Biblioteca para este año es de $5689 millones. De ese valor, solo 16 % proviene de recursos propios. Esto, en parte, porque por la Ley 1379 o Ley de Bibliotecas Públicas, los servicios de esta entidad deben ser gratuitos, explica Betty Moreno, contadora de la institución. Ese 16 % proviene de alquiler de auditorios, cobro de parqueaderos, entre otras. El 84 % restante se distribuye en dos partes. La mitad corresponde al recaudo de las estampillas Procultura y Prounivalle (esta última está pignorada en un 50 % por tres años más, para el pago de un lote comprado junto a la Biblioteca). Hasta la semana pasada solo se habían pagado a la entidad los meses de enero y febrero por valor de $474 millones y esta semana, tras las protestas, se giraron $300 millones de marzo y abril.La otra mitad llega a través del convenio con la Gobernación del Valle, proveniente de recursos de inversión del Departamento. Se destinaron cerca de $2350 millones para todo el año, de los cuales la primera mitad se estaría girando en el transcurso de este mes.De acuerdo con Lucedy Pabón, vocera de Sintragobernaciones regional Valle, el convenio para el pago de los recursos del primer semestre se vence el 30 de junio, y al 1 de junio no se habían generado el Certificado de Disponibilidad Presupuestal, CDP, ni el registro presupuestal, que deben emitirse antes de que se venza dicho plazo.“Por eso decidimos hacer la protesta, porque lo poco que había llegado ya estaba comprometido y sin esos recursos la Biblioteca no tiene cómo funcionar”, explicó.Aseguró que la situación es tan crítica que se deben los servicios públicos, no se actualiza el inventario de libros desde hace cuatro años, no se han comprado nuevas bases de datos online ni se ha podido trabajar con la red de bibliotecas del departamento. “Tenemos libros en braille que nos han llegado por donación y que no hemos podido llevar a las bibliotecas de los otros municipios porque no tenemos cómo costear el transporte del material”, añadió María Teresa Palau, bibliotecaria de la institución.La vocera del Sindicato también aseguró que no entiende cómo el secretario de Hacienda les pide que recorten gastos innecesarios, cuando “en varias ocasiones hemos denunciado las presuntas nóminas paralelas, porque en esta Administración se ha dado mucha politiquería y el Gobernador le ha dado el pedacito de torta a cada persona, sin que tenga el perfil adecuado para cumplir su labor”. De acuerdo con Pabón, actualmente hay 61 personas de planta y 88 contratistas. “Hay muchos contratistas muy buenos, pero hay otros que nunca se aparecen a trabajar, o no hacen sus funciones bien porque no tienen el perfil”, dice.El País intentó comunicarse con la directora de la Biblioteca Departamental, Beatriz Otero, pero no fue posible obtener sus declaraciones.Bellas ArtesEsta institución universitaria brinda formación artística a los vallecaucanos. De acuerdo con el rector, Ramón Daniel Espinosa, en los últimos 5 años el presupuesto que la Gobernación le ha asignado ha sido el mismo, con un incremento anual del 3 %, como estipula la ley. “Todo lo hacemos con recursos propios, a través del pago que hacen los estudiantes”, explica. Además, “hemos aumentado la gestión de recursos para actualizar la infraestructura tecnológica y hacer el pago de los servicios y materiales requeridos para las clases”.Asegura que los gastos se han mantenido controlados y que quisieran incluso poder ampliar más cupos, pero para eso requerirían de una mayor inversión en talento humano. “Hemos hecho sinergia con la secretaría de Cultura de Cali y con dinero del situado fiscal hemos brindado talleres a 13.000 estudiantes de 15 comunas y 4 corregimientos”. Los aportes de la Gobernación, señala, son para inversión en talento humano. Es decir, personal docente y artistas a través de los cuales se brinda la educación a 16.000 estudiantes de programas de educación formal y no formal. En este momento Bellas Artes espera que la Gobernación gire $3442 millones del convenio de seis meses de servicios (enero a junio del 2014) que están pendientes. “Hemos desbordado la utilización de recursos propios para poder sostener la institución e incluso adquirimos un préstamo para pagar talento humano. Nos hemos solidarizado con el problema financiero del Departamento y confiamos en que el pago se realizará pronto, como el secretario de Hacienda afirmó en la mesa de trabajo que tuvimos esta semana”, señaló Espinosa.IncolballetEsta institución brinda educación y formación en danza para los vallecaucanos. Para este año tiene un presupuesto de ingresos de $3849 millones, de los cuales $1135 millones son por recursos propios, $2163 millones vienen del Departamento, $51 millones de Mineducación por Sistema General de Participaciones y $500 millones de la estampilla Procultura.Gloria Castro, directora de la institución, explicó que hay tres frentes: la escuela, la compañía para producción de espectáculos y el área de extensión.“Para producción de eventos que promueven las artes podemos invertir lo de la estampilla Procultura, pero esta no es para funcionamiento. El funcionamiento se hace a través del convenio con la Gobernación”, explicó. La directora manifestó que, desde el punto de vista educativo, con el dinero que les paga la Secretaría pueden sostenerse, pero “la parte artística se hace con los recursos de Gobernación”. Con ese dinero del Departamento, señaló, se pagan los maestros, la parte administrativa y los servicios generales, como parte de la inversión social para dar educación artística a los 473 niños y jóvenes que tiene Incolballet hoy. De ese dinero aún les deben $1113 millones. “En el caso de Incolballet los gastos se han reducido al mínimo. En nuestra institución cada persona tiene hasta tres y cuatro tareas por desarrollar”, puntualizó. Pidió al Secretario de Hacienda especificar a qué instituciones se refiere en cuanto a que no se han reducido gastos.Para hacer el Festival de Ballet, contó, no se utilizan los recursos de Gobernación. “Eso se gestiona con la Alcaldía, la empresa privada y a través de canjes”, dijo.IncivaEl Inciva se encarga de la preservación de los museos regionales y de la conservación del material arqueológico.Rómulo Ospina, su director, explica que al interior de esa entidad se hizo una reestructuración en el 2008 en la que quedaron 38 personas de planta y 24 contratistas (jardineros y demás personal para labores en el Jardín Botánico de Tuluá, el Museo Arqueológico Calima, Museo de Ciencias Naturales en Cali, la Hacienda El Paraíso en El Cerrito, el Muelle Turístico de Buenaventura y el Parque Natural El Vínculo en Buga).Asegura que a raíz de la reforma del plan financiero de la Gobernación de Ubéimar Delgado, la entidad depende solo en un 50 % de la Gobernación.El otro 50 % corresponde a recursos propios, que entran a través de boletería en los centros antes mencionados y proyectos de Investigación que se hacen con instituciones como Minambiente, Mincultura, el Instituto Von Humboldt y la parte arqueológica preventiva del Departamento. Actualmente están a la espera de una parte del pago de los recursos del convenio con la Gobernación, equivalentes a $638 millones. “Esto nos ha afectado los proyectos de inversión, que incluyen la preservación del patrimonio, como la conservación de los rosales de la Hacienda El Paraíso, por ejemplo”, dijo Ospina.Explicó que estos proyectos se han ido adelantando con “los poquitos recursos propios que nos quedan”, pero indicó que ya están en el límite y “por eso es importante que la Gobernación nos haga la transferencia pronto”.Señaló que esta semana les dieron el registro presupuestal que asegura que vienen los dineros en camino y esperan que lleguen en el plazo de un mes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad