Que el alcohol no arruine las fiestas departamentales

Que el alcohol no arruine las fiestas departamentales

Agosto 10, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Monica Andrea Arias | Cartago Hoy

Cuando la ingesta de bebidas embriagantes se sale de control se habla de alcoholismo, un problema que requiere atención especializada y temprana. En las fiestas familiares empieza muchas veces la adicción.

Por estos días en los que varias localidades del norte del Valle celebran sus fiestas aniversarias suele ponerse de manifiesto un problema que no sólo afecta a quien lo padece sino también a su círculo familiar y social.Se trata del alcoholismo, el hábito tóxico más extendido en todo el mundo, que se define como el consumo de bebidas alcohólicas que cause daño de cualquier tipo al individuo, a la sociedad o a los dos.De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS, es un trastorno conductual crónico, manifestado por ingestas repetidas de alcohol, excesivas, respecto a las normas dietéticas y sociales y que acaban interfiriendo la salud o las funciones económicas y sociales del bebedor.Jóvenes, adultos, adultos mayores e inclusive niños pueden ser víctimas del alcoholismo, por eso, para los expertos, es vital que se identifiquen los factores de riesgo a tiempo.¿Cuáles son?En la investigación ‘El alcoholismo, consecuencias y prevención’, las doctoras Miriam Bolet y María Matilde Socarrás señalan que, al evaluar a una persona, se deben tener en cuenta patrones de consumo como que ésta no pueda mantenerse dos días seguidos sin beber, no tenga control cuando comience a beber y necesita alcohol para enfrentar las exigencias de la vida.“El alcohólico no se cura nunca, pero su calidad de vida y su salud están determinadas por no beber una gota de alcohol, desempeñando un papel muy importante la labor educativa a pacientes y familiares, en cuanto a la enseñanza de los efectos dañinos del alcohol y sus consecuencias para evitar recaídas”, dicen las expertas.José Joaquín, miembro de Alcohólicos Anónimos de Cartago, señaló que uno de los problemas es que no se encuentran alcohólicos puros, sino personas que, además del licor, consumen droga, lo que indica que las barreras se han traspasado. Y es que el alcoholismo va más allá de la ingesta de licor. Por eso, instituciones como Alcohólicos Anónimos en la Villa cuentan con grupos de ayuda para quienes quieren salir de esta condición, teniendo en cuenta que cuando alguien es alcohólico disminuye su apetito, produce calorías vacías y tiene problemas con el funcionamiento de su cuerpo, que muchas veces lo llevan a la muerte.A otro nivel, los alcohólicos llegan a extremos como perder sus familias y sus empleos, pues, según José Joaquín, la bebida tiene un problema adicional: supuestamente alegra la vida.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad