Pugna interna amenaza a la Universidad del Pacífico

Junio 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa de El País
Pugna interna amenaza a  la Universidad del Pacífico

Algunas obras civiles y adecuaciones al campus de Unipacífico se están llevando a acabo en medio de la agria disputa entre las directivas del alma mater.

Una agria disputa entre el rector y el Consejo Superior tiene sumida en el caos a la única entidad de educación superior oriunda del litoral.

En los próximos días una decisión de la Fiscalía 37 de Buenaventura puede propiciar la captura de Florencio Candelo, rector de la Universidad del Pacífico, golpe que sin duda agravaría la crisis que desde hace dos años afecta a este centro de educación superior, el más importante en esa zona del país.La amenaza judicial que pende sobre el rector y mantiene en vilo a la comunidad universitaria, es consecuencia de la disputa que enfrenta a Candelo con buena parte del Consejo Superior (cinco de sus nueve miembros), máximo órgano de dirección y gobierno del centro educativo. Desavenencia que trascendió el plano académico y administrativo, llegando a los estrados judiciales.La gravedad de esta situación radica en que Unipacífico, fundada en 1988, es la única entidad educativa del nivel superior que los habitantes del litoral consideran propia, más allá de las sedes que universidades como la Nacional y la del Valle tienen en esa parte de Colombia. Su misión es brindar formación profesional al capital humano de esa zona del país, de ahí que su normalidad académica y su salud administrativa sean sinónimo de esperanza para superar en alguna medida el rezago de la región.El litoral Pacífico y en especial Buenaventura, pese a ser el puerto más importante del país y uno de los distritos más prósperos de Colombia, se caracteriza por sus altos niveles de pobreza.Según datos del Departamento Nacional de Estadística, el 36% de los hogares en Buenaventura tiene por lo menos una necesidad básica insatisfecha, un tercio de la población no cuenta con servicios de salud, el 20% de la población es joven y ha ocupado los últimos lugares en las Pruebas Saber.Para transformar esta compleja realidad la Universidad del Pacífico está llamada a jugar un papel preponderante, especialmente ahora que Buenaventura fue escogida capital de la Alianza del Pacífico, con los retos que esta distinción plantea. Sin embargo su actualidad dista mucho del ideal que debería encarnar. A las habituales razones: El déficit presupuestal que arrastra desde hace años y la crisis administrativa en que cayó luego de cancelar el segundo semestre de 2012 por un paro estudiantil que duró siete meses, se suma ahora la investigación penal y otro proceso, esta vez disciplinario, contra el rector.Hablan las autoridadesDe acuerdo con un informe de mayo pasado, presentado por el Procurador 75 Judicial de Buenaventura, el rector de Unipacífico habría cometido al menos dos presuntos delitos: Prevaricato por acción y celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales.Según el documento, el prevaricato se relaciona con la apertura de una convocatoria pública de méritos para seleccionar los docentes que ingresarían a la planta de la entidad en noviembre de 2012 y con el cambio en los criterios de evaluación de dicho concurso; actuaciones realizadas por el rector aparentemente sin autorización.Aunque El País intentó obtener su versión, el rector no quiso responder y en su nombre habló Juan Carlos Ibargüen, secretario general de Unipacífico.Según su explicación, “el concurso siguió los lineamientos del estatuto de la universidad, que le otorga potestad al rector para realizar una alianza con una entidad con experiencia en procesos de selección, para lo que se estableció convenio con la Universidad Nacional”.Dicho negocio le costó $200 millones a Unipacífico y, según dijo Ibargüen, “no se cambiaron los requisitos sobre la marcha, sino que el estatuto pide dos años de experiencia para que los docentes ingresen al escalafón (clasificación de los profesores de acuerdo a sus méritos académicos) y en el concurso pedimos un solo año de experiencia, ya que antes de ser nombrados, el proceso administrativo obliga a los seleccionados a pasar un año de prueba, con lo cual completan los dos años que pide el estatuto”.La acusación por presunta celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos se basa en la firma de un negocio entre la universidad y Gendarmes Ltda., empresa que prestó el servicio de seguridad en las instalaciones de Unipacífico entre enero y marzo de 2013.Posteriormente, bajo las mismas condiciones de tiempo, modo y lugar, Gendarmes Ltda. fue contratada de nuevo por el rector para prestar el mismo servicio de seguridad entre abril y diciembre de ese año, configurando un aparente fraccionamiento. En total a dicha empresa por el servicio de seguridad se le pagó un poco más de $204 millones.Según las denuncias, el rector habría quebrantado el estatuto universitario pues cuando el valor de un contrato se sitúa entre 200 y 350 salarios mínimos legales vigentes (entre $123 y $215 millones), está obligado a informar y obtener la autorización del Consejo Superior antes de firmar, cosa que Candelo Estacio no habría hecho.Sobre esta acusación Ibargüen afirmó que “es un concepto errado que emitió el Jefe de Control Interno de Unipacífico, pues esos eran los montos que en el 2005 se definieron en el Acuerdo 015, los mismos que fueron modificados un año después mediante el Acuerdo 033 de 2006, en el cual se extendió la posibilidad al rector de contratar sin autorización del Consejo Directivo por valores entre 170 y 270 salarios mínimos mensuales legales vigentes (entre $104 y $166 millones)”.En manos del fiscal Daniel Giraldo, quien lleva el proceso, está el futuro de Candelo, pues si le llega a imputar cargos por esos presuntos delitos, el rector podría ser detenido ya que las penas se sitúan entre tres y doce años de prisión, con multa de entre $30 y $120 millones.Sin cabezaLo más grave es que la salida del rector de Unipacífico por los líos judiciales que enfrenta no asegura la tranquilidad para la universidad. De hecho las diferencias entre varios miembros del Consejo Superior y el Ministerio de Educación Nacional, MEN, amenazan con dejar sin cabeza visible al centro educativo.Las divergencias entre Maximiliano Gómez, representante del MEN, y cinco consejeros superiores encabezados por Konti Cifuentes, arrancaron en 2013 cuando el máximo ente del gobierno universitario nombró una comisión disciplinaria para investigar al rector.“Una medida sin precedentes ya que en Colombia a los rectores de las universidades públicas los investiga la Procuraduría”, aclara Édgar Varela, delegado del Presidente ante el Consejo Superior.Las diferencias se agravaron porque, según explicó el secretario Ibargüen, “el rector se niega a reconocer la comisión disciplinaria pues la considera en contravía del ordenamiento jurídico y desconoce los móviles que impulsan a los consejeros que la eligieron”.Sin embargo, Dalila Cabezas, delegada del Gobernador del Valle ante Unipacífico, denunció en una carta que forma parte del proceso judicial que, “el rector intentó boicotear la investigación, razón por la cual el Consejo Superior lo suspendió por tres meses (desde diciembre de 2013), como medida cautelar para concluir el proceso, además, designó como rector encargado al Jefe de la Oficina de Control Interno, Óscar Salcedo”.“Sin embargo, el 6 de diciembre de 2013, fecha en la cual Salcedo asumiría las funciones como rector encargado, Cándelo se negó a retirarse del cargo y abandonar la institución, burlando la determinación de la máxima autoridad universitaria e infringiendo el orden jurídico, legal y estatutario del Alma Mater e, incluso, declarando insubsistente al rector encargado”, asegura Cabezas.La representante del Gobernador rechaza la actuación de Gómez, el delegado del MEN, “quien atribuyéndose funciones que no posee, eludió las decisiones tomadas por la mayoría del Consejo Superior, dejando sin registrar los actos administrativos de suspensión y encargo, provocando con ello un caos jurídico-administrativo”.Varios de los consejeros superiores calificaron esa actuación como un golpe de estado a la autonomía universitaria y el comienzo de una dictadura al interior de Unipacífico, en apariencia auspiciada por la Ministra Campo. Además, como una postura discriminatoria desde el Gobierno central contra la autodeterminación de los pueblos afro del Pacífico.A su vez, el MEN inició una investigación administrativa en contra de los consejeros que adelantaron las denuncias y actuaciones en contra del rector.En medio de la polémica el Tribunal Superior de Buga avaló las decisiones tomadas por el Consejo Superior con el fallo de tutela T-026 del 7 de abril de 2014, la cuales fueron aceptadas por el MEN, que declaró en trámite los actos de suspensión del rector titular y encargo de un rector provisional.Dos meses después de dicho fallo la situación sigue igual. El rector Candelo no se ha retirado del cargo, pues, según dice su secretario, “no tiene a quien entregar el puesto ya que el MEN ha rechazado tres veces el nombramiento del rector encargado (Salcedo) pues este no hace parte del personal de la universidad desde diciembre pasado”.Más allá de la polémica y los enredos judiciales que enfrentan al rector con el Consejo Superior, lo que está en juego es una planta de casi 250 cargos, entre profesores y personal administrativo; un presupuesto que llega a los $16.000 millones anuales y que fue reforzado con $6200 millones más provenientes de las regalías estatales para ciencia.En ese mar revuelto en que se ha convertido Unipacífico por la disputa entre sus directivas, los políticos de la región están al acecho, tal como lo denuncian varios consejeros superiores: “Ya están llamando tanto el alcalde de Buenaventura, Bartolo Valencia, como el senador liberal, Édinson Delgado, ¿qué será lo que buscan si nunca antes les importó la universidad?”.Una cinta escandalosaEn medio de la polémica generada por la investigación contra el rector Florencio Candelo, El País conoció una grabación donde este le hace una fuerte recriminación al anterior delegado de la Presidencia de la República, Javier Zamora, a quien le reclama porque supuestamente le está exigiendo “prebendas personales a cambio de ayudarle a conseguir la mayoría dentro del Consejo Superior y cuando no accedo a sus pretensiones, usted es grosero conmigo y mis funcionarios”.Este diario consultó a Zamora quien explicó que se trata de una grabación obtenida en mayo del 2013, “en la cual hay expresiones falsas salidas de contexto que ya fueron investigadas por la Procuraduría General de la Nación, ente de control que desestimó esas afirmaciones pues no encontró pruebas que sustenten los dichos del rector, a quien, dicho sea de paso, le exigí respeto y que parara sus acusaciones infundadas porque de lo contrarios lo demandaría por injuria”. Zamora fue reemplazado como delegado por Édgar Varela.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad