Propietarios de estaciones de servicio en Tuluá anuncian reducción de empleos

Agosto 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | Tuluá
Propietarios de estaciones de servicio en Tuluá anuncian reducción de empleos

Propietarios de estaciones de servicio en Tuluá dicen que la venta de combustibles dejó de ser un negocio rentable.

Luis Alberto Villegas, gerente de la estación de servicio Los Profesionales, indicó que el margen de utilidad sobre las ventas de combustibles en las estaciones pequeñas está por debajo de lo requerido.

Los gerentes de las 14 estaciones de servicio que funcionan en Tuluá se mostraron muy preocupados con las nuevas medidas del Gobierno Nacional, pues según ellos, la venta de combustibles dejó de ser un negocio rentable.Así lo manifestó Luis Alberto Villegas, gerente de la estación de servicio Los Profesionales, quien dijo que el margen de utilidad sobre las ventas de combustibles en las estaciones pequeñas es inferior a lo que se requiere. Aquellas que venden por debajo de los 40.000 galones al mes tienden a cerrar sus puertas y a despedir empleados.“Lo que hace costoso un galón de gasolina son los impuestos y la utilidad para los empresarios del sector no se compadece con los costos operacionales”, manifestó el señor Villegas.En una carta que estos comerciantes le enviaron al presidente Juan Manuel Santos se lamentan de la baja rentabilidad por la venta de combustibles ya que estos comerciantes son responsables del recaudo de varios impuestos como la sobretasa a la gasolina. "Los márgenes de utilidad por galón que el Ministerio de Minas establece para las estaciones de servicio, EDS, es insuficiente, por no decir penoso, y no se justifica ni se compadece con la inversión realizada en ellas, ni con los altos costos de operación y responsabilidades de todo tipo que el mismo gobierno descarga sobre las estaciones. Hoy por hoy aproximadamente el 30% de las EDS del país están en venta por dificultades económicas derivadas de los escasos márgenes de utilidad y por las presiones de toda índole (tributarias, ambientales, etc) por parte de las entidades del mismo Estado", reza en uno de los comunicados a la opinión pública que dieron a conocer los empresarios tulueños.Según los representantes de este gremio, los márgenes de utilidad por galón que el Ministerio de Minas estableció para estas estaciones de servicio son insuficientes por lo que esto se va a ver reflejado en la disminución en el número de empleos que estas empresas generan en Tuluá.Se estima que de los 145 empleos que brindan las 14 estaciones de servicio en Tuluá, por lo menos se reduciría a la mitad si persisten las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional.¿Por qué están inconformes?Lo que motivó la inconformidad de los propietarios de las estaciones de servicio de Tuluá fue la expedición de una resolución por parte del Ministerio de Minas y Energía a través de la cual se determinó regresar nuevamente al régimen de libertad regulada, ante posibles abusos que se venían presentando en el cobro del margen de rentabilidad en algunas bombas de gasolina del país.La medida fijó un precio máximo de venta de los combustibles, gasolina motor corriente oxigenada, gasolina motor corriente y Acpm, al consumidor final.A través de esa resolución se bajó la participación de los minoritarios (propietarios de las bombas de gasolina) en la venta de este combustible.Se dispuso bajarla del 10% al 5% del precio al cual se le vende hoy al público. De acuerdo con los voceros de los minoritarios, esa medida los llevará a una segura quiebra.Según estos comerciantes, una estación tipo, que vende 40.000 galones de gasolina al mes, con una utilidad del 5%, recibiría sólo 428 pesos por galón. Es decir, terminaría recibiendo por su participación en el negocio $17 millones al mes, pero para recibir esos $17 millones, debe invertir por lo menos $28 millones mensuales que se discriminan así: alquiler a los mayoristas: $15 millones, nómina de 10 personas por estación: 10 millones de pesos y Servicios públicos: 3 millones de pesos.En esta cuenta no se incluyen costos como los impuestos locales y nacionales, seguros, Cámara de Comercio, mantenimiento, depreciación de los equipos.El régimen de libertad vigilada busca que los distribuidores minoristas, en un escenario de competencia, tengan una remuneración adecuada que les permita desarrollar su negocio, pero que dicho régimen no se aproveche en su beneficio y en detrimento de los consumidores finales.Además, se determinó que la tarifa de transporte de la planta de abastecimiento mayorista a las estaciones de servicio en las ciudades capitales y su área metropolitana se fija en un valor máximo de $45 pesos por galón, la cual se actualizará el 1 de febrero de cada año, con base en el índice de precios al consumidor del año inmediatamente anterior.Así las cosas el precio de gasolina en la ciudad de Bogotá será de 8 mil 535 pesos con 54 centavos, en Cartagena de $8.354, Bucaramanga $8.375, Medellín $8.488 y Cali $8.536.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad