Preocupación por demora de obras con recursos de regalías, en norte del Valle

Preocupación por demora de obras con recursos de regalías, en norte del Valle

Septiembre 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Mónica Garzón Valencia | Redacción de El País, Cartago
Preocupación por demora de obras con recursos de regalías, en norte del Valle

En Cartago, las obras del zanjón presentan un avance cercano al 75%. El Municipio también invirtió en ellas.

A siete municipios del norte del Valle se les entregaron recursos provenientes de las regalías para proyectos que no han terminado de ejercutarse. De no terminarlos en mayo del próximo año, deberán devolver los dineros.

En su casa ubicada en Pueblo Nuevo y a la espera de que lleguen las lluvias, pero no en demasía, como ocurrió en años anteriores cuando resultó damnificado, se la pasa don José Manuel Calzada Rodríguez.Su familia, al igual que otras 38 de Roldanillo, vieron cómo el agua entró en sus casas una y otra vez, como lo hicieron los dirigentes que prometieron gestionar recursos ante el Gobierno Nacional para darles una vivienda digna.Al cesar los aguaceros, catorce de esos hogares quedaron sin techo y actualmente pagan arriendo o siguen alojados en casas de familiares y amigos, mientras esperan la noticia de que por fin el proyecto de reubicación arrancará.Esto porque, aunque los $473 millones del Fondo de Regalías previstos para la ejecución de las obras fueron aprobados por el Departamento Nacional de Planeación, DNP, entre el 2009 y el 2010, a la fecha no se ha construido una sola vivienda, pese a que ya se han desembolsado $143 millones.“Es una muestra de la falta de gestión de la anterior Administración”, aseguró el alcalde Julián Cabrera, quien tiene la misión de finalizar las obras en mayo del próximo año.Lo cierto es que ese es uno de los proyectos por los que Planeación Nacional le envió una circular de advertencia a siete municipios del norte del Valle del Cauca, a los que les fueron girados recursos provenientes de las regalías para obras que no han tenido avances.Caso similar ocurre en Argelia, municipio al que la Nación le aprobó un proyecto habitacional de carácter rural para familias damnificadas por la ola invernal que está avaluado en $1.122 millones.Con esos recursos la Administración local, encargada de la ejecución de las obras, debía entregar cien viviendas de interés social, de las cuales han sido construidas 40 en los sectores de La Palma, Maracaibo y Soledad. “Ese proyecto lo estamos sacando del pozo y se puede decir que es uno de los más importantes de este Gobierno”, aseguró el alcalde Wilman Harry Marín.Allí, aunque algunos hogares ya tomaron posesión de las casas, en un recorrido realizado por CartagoHoy se pudo evidenciar que algunas fueron habitadas sin tener vidrios en sus ventanas y que otras tienen pisos de madera, mientras que unas más tuvieron que ser ampliadas rudimentariamente por sus propietarios.Tal es el caso de Rosa Julia Grisales de Herrera, una desilusionada anciana que hace cinco meses recibió su casa: “Nos la dieron solo con los marcos, nos tocó tapar los huecos con cortinas”.“A pesar de las falencias y de que sea un poco pequeña, uno se siente agradecido”, sostuvo, a su vez, José Tomás Sánchez, quien perdió la cuenta del costo de su vivienda, ya que en varias oportunidades le dijeron que del dinero que daba el Gobierno Nacional se debían descontar algunos rubros que nunca les fueron explicados.Otro de los casos que el DNP calificó de crítico, por no tener mayores avances en su ejecución física, es el de la construcción de 55 viviendas de interés social para los damnificados por el invierno en Caicedonia, avaluado en $760 millones.Según Luz Estella López Osorio, gerente del Fondo de Vivienda Municipal, “la Administración anterior entregó 18 casas sin terminar, cuando se suponía que debían dejar por lo menos 22”.Por ello, el Gobierno local actual le exigió al constructor la finalización de las obras, incluida la adecuación de las cuatro viviendas restantes, para que Planeación Nacional desembolse los recursos faltantes antes de que se termine el 2012.Al igual que en Caicedonia, en El Águila se tenía presupuestada la adecuación de 85 casas valoradas en $1.086 millones, pero solo se han entregado 36 a algunos damnificados que dejó la temporada invernal del 2008 en las veredas Cañaveral, La Judea y San José. “Hay que hacer claridad en que, a pesar de que estas familias resultaron afectadas en el 2008, solo hasta el 2010 se desembolsaron los recursos de la Nación”, precisó Argemiro Serna, secretario de Planeación Municipal.Agregó que se está a la espera de otro desembolso para iniciar la construcción de más viviendas rurales, las cuales requieren la compra de un predio en otro sector por parte de los damnificados. “Por fortuna no ha habido inconveniente con ello y los campesinos han podido adquirir el terreno con sus propios recursos”, aseguró.Por último, en el listado de las localidades del norte del Valle del Cauca que tienen programas habitacionales pendientes por ejecutar, se encuentra Versalles, que debía entregar 78 casas a los afectados por las lluvias.El proyecto tiene un presupuesto asignado de $997 millones, de los cuales se han entregado $327 millones, invertidos al parecer en la ejecución de unas pocas casas en lugares dispersos.“Aún no tenemos claridad de cuántas fueron entregadas porque el proyecto no tuvo un buen manejo. Además, todas están en lugares apartados y ni siquiera son casas dignas”, aseguró Darío Rodríguez, mandatario de los versallenses.Pero no todos los proyectos financiados con recursos de las regalías están destinados a vivienda: dos municipios deben ejecutar trabajos destinados a mejorar el servicio de agua potable y al saneamiento ambiental.El primero es Toro, que en el 2009 obtuvo la aprobación presupuestal de $656 millones para la optimización del sistema de alcantarillado y la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales en el corregimiento El Bohío.“Lo único que hicieron fue romper la calle y poner una tubería hace más de dos años, no han hecho nada más y esta es la hora en que aquí todavía usamos letrinas”, sostuvo Rubiela de Jesús Benítez, integrante de la Junta de Acción Comunal de ese corregimiento. CartagoHoy intentó comunicarse con la Alcaldesa de Toro para obtener información sobre esta obra, pero no fue posible contactarla.La otra localidad a la que le fueron asignados recursos para saneamiento ambiental es Cartago, que recibió $1.285 millones, de los cuales ya fueron desembolsados $600 millones para la canalización del zanjón El Herrero, interceptores de aguas negras y un colector de aguas lluvias.El proyecto ha sido ejecutado en un 72% por las Empresas Municipales de Cartago, según la ingeniera Ángela Marcela Hurtado, del Departamento del Planeación de esta entidad, quien aclaró que los aportes han sido entregados por el DNP, Ecopetrol y el Municipio y que la inversión asciende a más de $2.000 millones.“Con las obras se mitigarán las inundaciones y se logrará ampliar la prestación del servicio de alcantarillado pluvial para optimizar las redes en toda la ciudad”, aseguró la experta, quien anotó que la culminación del proyecto depende solo del desembolso de los recursos de la Nación.Así, mientras las administraciones de estos siete municipios toman las medidas necesarias para cumplir con lo exigido por el Gobierno Nacional para no tener que devolver los recursos entregados, sus pobladores siguen a la espera de que se ejecuten las obras que tanto necesitan.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad